Anuncios

River vs. Boca: un superclásico en donde el VAR sólo intervino para resolver las expulsiones del final

Enzo Díaz, amonestado, levanta por el aire a Sebastián Villa. El árbitro Herrera no quiso expulsarlo
Enzo Díaz, amonestado, levanta por el aire a Sebastián Villa. El árbitro Herrera no quiso expulsarlo

El superclásico parecía destinado a un empate sin goles. River quería ganarlo, pero no podía. Boca pretendía esforzarse defensivamente para irse con el 0-0, pero el penal de Sandez sobre Pablo Solari le dio el triunfo sobre el final al equipo de Martín Demichelis. Lo anotó Miguel Borja, en tiempo de descuento. Y luego vinieron las peleas y los tumultos del final, donde Darío Herrera terminó expulsando a siete protagonistas, seis jugadores y Jorge Almirón (DT de Boca). Pierna fuerte hubo de principio a fin, con 39 infracciones (17 de River y 22 de Boca).

Lo curioso fue que el VAR, tan protagonista en el fútbol argentino en los últimos tiempos, con aciertos en algunos casos y con errores que generaron poca credibilidad en otros, no le modificó ningún fallo al árbitro Herrera. Recién sobre el final, sí aparecieron las cámaras para revisar las expulsiones de Palavecino, Centurión y Elías Gómez en River, y las de Valentini, Merentiel, Equi Fernández y el DT Almirón en Boca. A cargo del VAR estuvo Silvio Trucco, que en los partidos anteriores de la Liga Profesional en donde tuvo esa responsabilidad, tuvo injerencia en los fallos de los jueces principales. Cabe destacar que siempre el VAR revisa las jugadas. Y si no convocó a Herrera en la acción del final, en donde Agustín Sandez le termina cometiendo penal a Solari, fue porque en los monitores observaron lo mismo que Herrera: penal para el Millonario.

Escena del superclásico entre River Plate y Boca Juniors.
Escena del superclásico entre River Plate y Boca Juniors. - Créditos: @Fabián Marelli

Las polémicas

Enzo Díaz pudo ser expulsado a los 6 minutos del segundo tiempo. Amonestado, el hombre de River protagonizó una fuerte entrada sobre Sebastián Villa. Que, incluso, fue más fuerte que la acción por la que había visto la primera amarilla. Sin embargo, contrario a su rol sacatarjetas del primer tiempo, el árbitro Darío Herrera marcó el lateral para el Xeneize y evitó sacarle la segunda. El juez no creyó necesaria la sanción al lateral izquierdo, quizás porque entendió que la primera amarilla sacada a Díaz pudo ser exagerada.

Ya el primer tiempo marcaba que el clásico podía terminar sin los 22. En un desarrollo tenso, caliente y demasiado cortado, River y Boca se fueron al descanso con ocho amonestados, entre los que aparece también el técnico Jorge Almirón. Fueron cuatro los futbolistas del equipo local que salieron condicionados a jugar la segunda etapa: Rodrigo Aliendro, Leandro González Pirez, Enzo Díaz y Enzo Pérez. En tanto, en el conjunto xeneize quedaron al límite Pol Fernández, Alan Varela y Nicolás Figal, además de su entrenador, Jorge Almirón, por protestar fuera de los límites en los que puede moverse. Antes, había sido advertido por el árbitro por patear una pelota hacia adentro de la cancha. mientras River debía ejecutar un lateral.

En una primera etapa con demasiadas interrupciones (21 infracciones), sorprendió la facilidad con la que el árbitro Darío Herrera sacó la cartulina amarilla, algo que lo fue condicionando con el correr de los minutos. Sobre todo porque pareció demasiado castigo las amonestaciones a Aliendro y a Pol Fernández.

Aliendro, el primer amonestado

Fuerte infracción de González Pirez sobre Villa y amarilla

Primer amonestado de Boca: Pol Fernández

Almirón frenó un ataque de River y fue advertido

Otro amonestado en River: Enzo Díaz

Varela, el segundo amonestado en Boca

Figal, al límite

Casco también fue amonestado

Casco se salva de la expulsión

Romero, una de las figuras

Sergio Romero fue clave para que Boca mantenga la valla invicta en la primera parte. A los 8 minutos, le desvió un zurdazo esquinado y de afuera del área a Nacho Fernández, con una estupenda volada.