Anuncios

Réferi para pelea cuando ganaba venezolano Barroso y da título a Romero en extraño final

Rolando Romero ganó esta noche el título vacante de las 140 libras de la Asociación Mundial de Boxeo gracias a una muy cuestionable decisión del réferi Tony Weeks, que le dio la victoria al detener el combate en el noveno asalto ante el venezolano Ismael Barroso. Weeks paró el pleito en una pelea que Romero iba perdiendo en The Chelsea, dentro del Cosmopolitan de Las Vegas, Nevada.

Romero (15-1, 13 KO) había sido derribado en el tercer asalto y fue superado por un hombre de 40 años durante la mayor parte del compromiso.

Con Barroso (24-3-2, 22 KOs) arriba en las tarjetas de los tres jueces al final de los ocho asaltos (Tim Cheatham lo tenía 76-75, David Sutherland 77-74 y Steve Weisfeld 78-73), Weeks cometió dos errores garrafales en el noveno episodio.

En el noveno asalto, Romero comenzó a conectar y derribó a su oponente, en lo que parecía más un empujón pero que el réferi Weeks señaló como una caída. Pero lo peor de todo fue cuando detuvo el combate en un momento absolutamente extraño e inexplicable, con ambos púgiles lanzando golpes y sin que ninguno conectara.

“Les voy a ser honesto, (Barroso) es un guerrero y debieron haber permitido que continúe", indicó Romero. “Me dedique a boxear de principio a fin. Comencé algo frío y me dieron duro, pero me levanté y seguí peleando como un campeón".

Por su parte, Barroso mostró su enojo cuando fue entrevistado dentro del ring tras la pelea.

“Estoy bien. Fue una injusticia que hayan parado la pelea. Yo estaba asestando los mejores golpes", declaró Barroso, quien no reclamó mucho y parecía resignado a la mala decisión del réferi.

“El primer derribo fue un empujón. No fue ningún golpe duro", añadió el venezolano, quien llegó a la pelea con una racha de cuatro victorias. “El referí simplemente detuvo la pelea y no me dijo nada. Es evidente. Yo lo estaba lastimando (a Romero). Él no me dio ningún golpe certero. No comprendo por qué detuvo la pelea”.

Romero hacía su debut en las 140 libras, pero tuvo una presentación que seguramente tratará de olvidar.

Durante ocho asaltos, Romero no hizo más que permitir que un púgil de 40 años, sustituto de Alberto Puello, le propinara varios golpes de izquierda, que recordaron la razón por la cual fue noqueado por Gervonta Davis en mayo de 2022. Parecía que Romero estaba desinteresado o poco dispuesto a enfrentarse a un rival contra el que partía como favorito en las apuestas (10-1). Puello, el rival que debería enfrentar Romero, fue dado de baja por dar positivo a una prueba antidoping.

Tras el combate, Romero pidió una revancha ante Davis o un duelo ante Ryan García, aunque tras la actuación del sábado por la noche, debería replantearse muchas cosas.

“Yo solamente quiero dos peleas. La revancha contra 'Tank' Davis y la opción todavía más grande: Quiero ir en busca de Ryan García", señaló Romero.

Suscríbase al Kiosco Digital
Encuentre noticias sobre su comunidad, entretenimiento, eventos locales y todo lo que desea saber del mundo del deporte y de sus equipos preferidos.
Sign me up.

Este artículo fue publicado por primera vez en Los Angeles Times en Español.