Anuncios

Qué es el Purple Day, la acción que ilumina a edificios y monumentos emblemáticos

La plaza de los Dos Congresos iluminada de violeta en ediciones anteriores del Purple Day
La plaza de los Dos Congresos iluminada de violeta en ediciones anteriores del Purple Day

La ciudad de Buenos Aires se sumará hoy al Purple day, una iniciativa que nace de la alianza de casi 20 organizaciones de pacientes que buscan la participación activa de la sociedad para difundir y concientizar sobre la epilepsia. Algunos de los edificios y monumentos más importantes se iluminarán de color violeta como parte de la campaña.

El Obelisco, la Legislatura de Buenos Aires, la Floralis Genérica, el Palacio Lezama, la Usina del Arte, la Torre Monumental, el Monumento a los españoles y el Puente de la Mujer son algunos de los sitios emblemáticos que se teñirán de violeta para sumarse a la campaña que se realizó por una iniciativa del legislador porteño, Claudio Romero (PRO).

La Floralis Genérica volverá a estar iluminada durante el día de concientización sobre la epilepsia
La Floralis Genérica volverá a estar iluminada durante el día de concientización sobre la epilepsia

El Purple Day es un evento global con la intención de aumentar la conciencia mundial sobre la epilepsia y disipar los mitos y temores comunes de este trastorno neurológico. Fue iniciado en 2008 por una niña de nueve años, llamada Cassidy Megan, motivada por su propia lucha contra la epilepsia.

Luego otras ONG se unieron a la iniciativa a nivel internacional y así aumentó la participación de asociaciones, escuelas, empresas, políticos y celebridades. Desde el comienzo numerosos edificios en todo el mundo se iluminan cada 26 de marzo y miles de personas se visten de violeta ese día, para mostrar su apoyo a las personas con epilepsia.

El Obelisco será uno de los emblemas porteños iluminados de violeta para concientizar sobre la epilepsia
El Obelisco será uno de los emblemas porteños iluminados de violeta para concientizar sobre la epilepsia

“Celebro que la ciudad se sume a esta iniciativa para difundir y concientizar sobre la epilepsia en la Argentina. Los estigmas y los mitos se derriban con información, por eso debemos visibilizar, trabajar y apoyar a las personas y familias que sufren esta enfermedad”, sostuvo Romero. Además, destacó el trabajo del Doctor Roberto Caraballo, jefe de Neurología del Garrahan y de María Marta Bertone, presidenta de FundHemi, organización pionera en la difusión de este día.

Crisis

Las crisis epilépticas ocurren cuando el sistema eléctrico del cerebro deja de funcionar correctamente por un breve período de tiempo, descargando una actividad eléctrica en forma anormal. Las causas varían según el tipo de epilepsia y pueden ser sintomáticas a una lesión estructural. Existen dos tipos fundamentales de crisis epilépticas: las generalizadas, en las que las descargas afectan a ambos hemisferios; y las crisis focales, cuando las descargas comienzan en una zona particular del cerebro.

En la mayor parte, las crisis aparecen de forma súbita e inesperada. Son breves, duran unos segundos o minutos. Las más llamativas son las convulsiones (crisis tónico-clónicas generalizadas) e incluyen la pérdida de la conciencia, la rigidez corporal y los temblores. Hay otro tipo de crisis, que se reducen a una desconexión momentánea con el entorno durante unos segundos, las llamadas ausencias.

En la Argentina, se estima que la epilepsia afecta a una de cada 100 personas, sin distinción de edad, género o clase social. Las crisis tienden a aparecer en la infancia o en la adolescencia tardía, pero la incidencia aumenta nuevamente después de los 65 años, según datos aportados por la Liga Argentina Contra la Epilepsia (LACE).

La Ley 25.404 aprobada por el Congreso de la Nación busca “proteger el pleno ejercicio de los derechos y proscribe todo acto que discrimine, disponiendo especiales medidas de protección para las personas con epilepsia, no siendo impedimento para su inserción en la sociedad tanto educativa como laboral y otorgando asistencia médica integral”. Instituye también la necesidad de llevar a cabo programas de investigación, docencia, prevención, diagnóstico y correcto seguimiento en todo el territorio nacional.