Anuncios

La presidenta de Madrid acusa a algunos líderes progresistas de trabajar contra la libertad

Santiago de Chile, 23 mar (EFE).- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, criticó hoy a algunos de los principales líderes progresistas de Suramerica, a los que acusó de trabajar contra la libertad, algo que en su opinión también hace el jefe del Gobierno español, Pedro Sánchez.

En un foro organizado en Santiago de Chile por el diario ultraconservador El Líbero, la responsable madrileña acusó directamente a los presidentes de Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva, y de Colombia, Gustavo Petro, así como al expresidente boliviano Evo Morales y al argentino Nestor Kirchner, si bien dejó fuera de esta lista al presidente chileno, Gabriel Boric.

“La defensa de la verdad es tan importante..., la libertad no se hereda, se conquista y se defiende cada día ejerciéndola... Sólo así es como podremos vacunar todo lo que nos hemos dado. Y ahí están Kirchner, Petro, Lula, Da Silva, Morales o Pedro Sánchez. Todos están en ese proceso contra la libertad", afirmó.

Horas antes, y en un encuentro con magnates financieros, Ayuso había alabado, por el contrario, al expresidente conservador chileno, Sebastián Piñera, muerto el pasado 6 de febrero al estrellarse en un lago del sur de Chile el helicóptero que él mismo pilotaba.

En el coloquio organizado por El Libero, uno de los diarios más críticos con el actual gobierno en Chile, Ayuso también opinó que en España existe un plan para acabar con el sistema constitucional y una normalización del crimen, antes de criticar la política en Cataluña y extender un paralelismo con Chile.

"En España padecemos un intento de minar el orden constitucional que nos dimos los españoles en la Transición, que fue nuestra gran obra política durante siglos, que los hermanos españoles de lado a lado se dieran la mano y decidieran caminar unidos en torno a una monarquía parlamentaria, unas instituciones sólidas, un Estado de Derecho y el firme convencimiento de no volver a caer en los mismos errores del pasado", afirmó.

"Cuando las democracias están unidas, cuando las sociedades son prósperas, los totalitarios no tienen cabida y necesitan dividirnos, como nos hacen ahora a nosotros. En España estamos sufriendo una estrategia que la hemos llamado de la carcoma, consiste en ir minando y erosionando todas las instituciones, todos los contrapoderes, siempre con fines políticos, intentado deteriorarlas para que un día, cuando te quieras dar cuenta, el mueble caiga", agregó.

Al hilo de este argumento, opinó que "poco a poco van minando la separación de poderes, el Estado de Derecho, la empresa libre, la libertad y la prosperidad, poniendo activistas, afines políticos en todas las instituciones para que un día, cuando la sociedad despierte no tenga donde acudir, no tenga un tribunal donde ser amparado y no tenga un medio de comunicación donde defenderse".

"Esta estrategia pasa por el desprestigio y el control de los medios, por la politización de los jueces, la expulsión de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, el ninguneo al rey, la manipulación de la historia, el control ideológico de la educación, poniendo trabas al libre mercado, degradando los funcionarios de carrera por oposición, destruyendo la alternativa política para hacerla imposible y, por último, pactando con criminales", subrayó.

"En España, además, estamos viviendo la criminalización de la normalidad, la vida cotidiana, la de siempre. Y, sin embargo, se normaliza el crimen para que parezca todo lo mismo, que la escala de valores se rompa, que pactar con alguien que procede del terrorismo sea lo normal, que indultar a personas que han cometido graves delitos contra la unidad de España y el patrimonio sea lo corriente".

"En esto estamos ahora -afirmó-, en una ofensiva total de ingeniería social para transformarla, para destruir la convivencia y sólo para mantenerse en el poder", opinó.

Siguiendo el mismo argumentario, recalcó que "lo que estamos viviendo estos días es realmente increíble: A muchos españoles todavía les cuesta creerlo porque hemos vivido más de 45 años de paz y de prosperidad dentro del marco europeo, pero está sucediendo y cada vez a mayor velocidad. Nunca había habido una crispación política semejante. El fracaso de la política catalana y del nacionalismo que haya hundido empresas las ha expulsado y ha roto familias".

"Les conviene la tensión como les ha convenido aquí en Chile, cuando las cosas iban bien -continuó Díaz Ayuso-. Les conviene tenernos siempre en tensión. ¿Qué ha pasado? Que el Gobierno, por un estrecho margen, ya que no tenemos un presidente que ha ganado en las urnas, se ha tenido que poner en manos de nacionalistas de la ultraderecha nacionalista".

"De hecho, con amigos de dictadores, de narcotraficantes como Maduro, del mismo entorno de los herederos de ETA. Y es lo que llevan haciendo mucho tiempo aliándose al nacionalismo. Persiguiendo la pluralidad y la libertad, que es como ocurre en los países donde las tiranías vencen. Nada que no se haya visto en otras latitudes, desde luego, pero no nos había pasado a nosotros en España", dijo.

"Es algo que espero que seamos capaces de derrotar. Lo hemos conseguido, desde luego, en Madrid, con los mismos mensajes con los que les traslado aquí mismo. Y yo espero que ellos también tengan una derrota sin paliativos allá donde apliquen esas políticas, ya sea en España o también en Chile", concluyó.

(c) Agencia EFE