Anuncios

Preocupa a APLA injerencia del crimen y gobierno en elección

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 26 (EL UNIVERSAL).- La Alianza Progresista de las Américas (APLA) manifestó su preocupación por la injerencia del crimen organizado y del gobierno federal en el proceso electoral en marcha en México, lo que podría derivar en una elección de Estado.

En una declaración expone que en estos comicios se elegirán 20 mil 375 cargos de elección, entre ellos Presidente, Congreso de la Unión y nueve gobernadores "lo que hace de estos comicios los más importantes en la historia del país".

"Conocemos y nos preocupan los intentos gubernamentales de deteriorar el sistema electoral en México, así como la injerencia sistemática que el gobierno federal y los gobiernos estatales están llevando a cabo a favor de las y los candidatos oficialistas, contraviniendo las normas electorales y generando un clima de inequidad e inseguridad en la contienda electoral", señaló la Alianza.

Advirtieron del riesgo de elecciones de Estado: "Preocupa el alto índice de violencia en México y la imposibilidad de que en muchos municipios las y los ciudadanos no pueden ejercer libremente su voto".

"Nos preocupa que candidatas y candidatos sean objeto de amenazas e incluso de asesinatos por organizaciones criminales que no están de acuerdo con el combate a la corrupción y de no aceptar más la presencia de esos grupos criminales en sus gobiernos, violentando la paz, la estabilidad y la gobernabilidad de esos municipios y estados, lo que restringe de manera importante la participación ciudadana y puede provocar que la participación en el proceso electoral sea muy baja", añadió.

La democracia participativa y deliberativa genera estabilidad y gobernabilidad en nuestras sociedades por lo que las autoridades mexicanas deben generar las condiciones de seguridad que permitan el voto libre y secreto de los ciudadanos mexicanos en el próximo proceso electoral el próximo 2 de junio.

Ante ello, la Alianza Progresista exhortó al Estado mexicano a garantizar la plena autonomía de las autoridades electorales del país y manifestar claramente su respeto a las libertades políticas de la ciudadanía de cara al proceso electoral.

Asimismo, se respaldó al Instituto Nacional Electoral (INE) para que conduzca el proceso electoral de manera impecable a fin de que se respete la voluntad popular, se fortalezca la democracia y emerja del mismo un gobierno con legitimidad ciudadana.

Además, convocó a sus partidos miembros a ser parte de una misión de observación electoral en México, participar activamente en el diálogo con los diferentes actores políticos y el gobierno e inhibir cualquier intento de los actores políticos, el gobierno y organizaciones del crimen organizado de alterar la voluntad ciudadana, antes, durante y después del proceso electoral.

Reiteró su preocupación por la potencial influencia del crimen organizado en las elecciones, lo que podría poner en peligro la integridad del proceso electoral y la necesidad de evitar cualquier duda de equidad y seguridad en la próxima elección.

"Exhortamos al gobierno de México a garantizar la integridad de las elecciones del 2 de junio y la seguridad de los candidatos", señalaron.