Anuncios

La Policía australiana cree haber hallado los cuerpos de un presentador de TV y su novio

Sídney (Australia), 27 feb (EFE).- La Policía australiana dijo este martes que cree haber hallado los cadáveres del expresentador de TV Jesse Baird y su novio Luke Davis, presuntamente asesinados la semana pasada por un policía en el sureste del país.

La comisionada de la Policía del estado de Nueva Gales del Sur, Karen Webb, dijo hoy en una rueda de prensa que el descubrimiento se produjo en una propiedad en la localidad de Bungonia, unos 185 kilómetros al suroeste de Sídney.

"Estamos muy seguros de haber localizado a Luke y Jesse", dijo en Sídney la comisionada, al informar que la Policía ya notificó del hallazgo a los familiares de la pareja y los trasladará a la escena del crimen para el reconocimiento formal de los cadáveres.

Webb también descartó que se trate de asesinatos motivados por "odio homosexual" ya que se considera que están vinculados a la "violencia doméstica".

El hallazgo de los cuerpos en Bungonia, donde se registró otra propiedad ayer, se da después de intensas búsquedas en el Parque Real Nacional y en un campo deportivo del barrio de Cronulla, ambos lugares a más de 26 kilómetros al norte de Sídney.

En el marco de las investigaciones de este crimen que ha conmocionado a Australia, las autoridades acusaron el viernes pasado de dos cargos de asesinato al policía Beau Lamarre, de 28 años y quien se cree fue pareja de Baird, después de que este se entregara en una comisaría de Sídney.

La Policía cree que Lamarre mató el 19 de febrero pasado con un arma de fuego a Baird y Davis en la casa del expresentador, una de las populares caras del canal australiano Network 10, en el suburbio de Paddington, al este de Sídney.

Posteriormente, el acusado habría alquilado una furgoneta blanca, que ha sido decomisada, para deshacerse de los cuerpos de la pareja, cuyas pertenencias fueron halladas el lunes de la semana pasada en un contenedor de basura en Cronulla, en el sur de Sídney.

El asesinato de Baird y de Davis ha causado gran malestar en la comunidad LGTBI y ha motivado que los organizadores del desfile Mardi Gras para celebrar el sábado por la noche la diversidad sexual pidan a la Policía de Nueva Gales del Sur que desista de participar con sus carrozas en este evento.

Webb reconoció ayer en un comunicado la atención mediática de este caso y pidió disculpas por la deficiente investigación de crímenes contra la comunidad LGTBI entre 1970 y 2010.

La Policía comenzó a investigar el miércoles pasado la desaparición de Baird, de 26 años, y Davis, un azafato de 29 años de la aerolínea Qantas, después de que algunas de sus pertenencias fueron halladas ese día en un contenedor de basura en el barrio de Cronulla, al sur de Sídney.

(c) Agencia EFE