Anuncios

La polémica que golpea a un exclusivo club de caballeros de Londres: ¿por qué todavía no admiten mujeres?

Richard Moore, el jefe del MI6, recibió un honor del rey Carlos III en el Castillo de Windsor en 2023; ambos eran miembros del Garrick Club hasta que el Sr. Moore renunció recientemente
Richard Moore, el jefe del MI6, recibió un honor del rey Carlos III en el Castillo de Windsor en 2023; ambos eran miembros del Garrick Club hasta que el Sr. Moore renunció recientemente

LONDRES.- En una calle lateral de Covent Garden se alza un imponente edificio estilo palazzo, extrañamente fuera de lugar en medio de las hamburgueserías y las carpas de neón del distrito de los teatros de Londres. Alberga el Garrick Club, uno de los clubes de caballeros más antiguos de Gran Bretaña, y cualquier día laborable, una mesa para almorzar en su comedor señorial es una de las mejores entradas de la ciudad.

Un visitante lo suficientemente afortunado como para conseguir una invitación de un miembro podría terminar en compañía de un juez de la Corte Suprema, el director de una universidad de Oxford o el editor de un periódico de Londres. Lo más probable es que esa persona sea un hombre. Las mujeres están excluidas de ser miembros del Garrick y sólo se les permite ir como invitadas, una fuente de tensión latente desde hace mucho tiempo que recientemente ha estallado con furia.

Después de que The Guardian, un periódico londinense, pusiera de nuevo en evidencia la política de exclusividad para hombres de Garrick, nombrando y avergonzando a algunos de sus miembros a partir de una lista filtrada, dos altos funcionarios del gobierno británico renunciaron al club: Richard Moore, el jefe de el Servicio Secreto de Inteligencia, y Simon Case, el secretario del gabinete, que supervisa a casi medio millón de empleados públicos.

Garrick
Garrick

Apenas unos días antes, durante una audiencia parlamentaria, Case defendió su membresía diciendo que estaba tratando de reformar una institución “antediluviana” desde adentro en lugar de “tirar piedras desde afuera”, una frase que provocó risas irrisorias. La membresía de Moore parecía estar en desacuerdo con sus esfuerzos por traer más diversidad racial y de género a la agencia de espionaje británica, conocida como MI6.

Ahora, los 1300 miembros del club están debatiendo el futuro del Garrick mientras comen chuletas de cordero en el comedor, toman unas copas después de cenar en el salón bajo la escalera principal y en un grupo de WhatsApp, donde intercambian mensajes inquietos sobre los últimos acontecimientos. Algunos reciben con agrado la presión para admitir a las mujeres, algo que se debía hacer desde hace mucho tiempo; otros lamentan que hacerlo cambiaría para siempre el carácter del lugar.

“El Garrick Club tiene derecho absoluto a decidir quiénes son sus miembros”, dijo Simon Jenkins, columnista de The Guardian y ex editor del Times de Londres, miembro desde hace mucho tiempo. “Dicho esto, hoy en día es indefendible que cualquier club social no tenga mujeres entre sus miembros”.

“Judi Dench, por el amor de Dios, ¿por qué no debería ser miembro?”, añadió.

O Jude Kelly, una premiada exdirectora de teatro. Kelly, que ahora dirige la organización benéfica Women of the World, dijo que excluir a las mujeres de la membresía de Garrick las privaba del acceso a un círculo social de élite donde las oportunidades profesionales inevitablemente fluían con el brandy.

Simon Case, en el centro en una ceremonia de premiación en Londres en 2021. Renunció a Garrick este mes.
Simon Case, en el centro en una ceremonia de premiación en Londres en 2021. Renunció a Garrick este mes.

“Estamos en 2024″, dijo Kelly. “Estas son personas increíblemente mayores. Muchos de ellos defienden la diversidad y la inclusión en sus vidas profesionales. Estar mucho tiempo dentro te convierte en cómplice”.

El Garrick Club no es el único club privado de Londres que no admite mujeres: White’s, Boodle’s, Beefsteak Club y Savile Club también son sólo para hombres. Pero lo que hace que Garrick sea único es su lista de miembros repleta de estrellas, que abarca los mundos de la política, el derecho, las artes, el teatro y el periodismo.

Los miembros, según la lista filtrada de The Guardian, incluyen a los actores Benedict Cumberbatch, Brian Cox y Stephen Fry; Mark Knopfler, guitarrista de la banda de rock Dire Straits; Paul Smith, el diseñador de moda; el corresponsal de la BBC John Simpson; Oliver Dowden, viceprimer ministro de Gran Bretaña; y, sí, el rey Carlos III (a título honorífico).

Los nombres han dado a la disputa un toque extra de picante, especialmente porque muchos de ellos parecerían el tipo de progresistas que aborrecerían cualquier tipo de política discriminatoria. De hecho, Cox, Fry y Simpson se encuentran entre quienes se han manifestado públicamente a favor de admitir mujeres.

Votación

La última vez que los miembros votaron sobre la cuestión, en 2015, una pequeña mayoría (50,5 por ciento) dijo que la apoyaban. Pero los estatutos del club requieren una mayoría de dos tercios para cambiar la política sobre membresía, y una nueva votación, si estuviera programada, no se llevaría a cabo hasta el verano boreal. Un funcionario del club se negó a comentar sobre el asunto.

Benedict Cumberbatch es uno de los miembros de Garrick
Benedict Cumberbatch es uno de los miembros de Garrick - Créditos: @Samir Hussein

A pesar de todos los recelos que tienen los miembros sobre no admitir mujeres, algunos predicen que aún así no alcanzarían el umbral de dos tercios. La disputa, tal vez inevitablemente, se ha vuelto amarga, enfrentando a un puñado de activistas comprometidos contra un grupo más grande y mayor, muchos de los cuales están de acuerdo con tener mujeres como invitadas pero se muestran reacios a sacudir un barco que ha navegado grandiosamente desde 1831.

En la ciudad de Nueva York, clubes privados como la Union League y la Century Association comenzaron a admitir mujeres en la década de 1980, a menudo bajo la presión de sentencias legales. Pero en Londres, donde clubes como el Garrick son más entusiastas de ser instituciones sociales que de creación de redes profesionales, los defensores argumentan que el argumento a favor de preservar la membresía exclusivamente masculina es más justificable.

Estos miembros dicen que van al Garrick a beber vino, relajarse y divertirse. Hacen chistes que no harían en compañía de mujeres. No se les permite realizar negocios; incluso sacar papeles de un maletín es menospreciado.

Algunos desestimaron la polémica como una tempestad en una tetera. Jonathan Sumption, abogado y ex juez de la Corte Suprema, dijo que apoyaba la admisión de mujeres, pero añadió que quienes se oponían tenían derecho a opinar.

“El Garrick Club no es un organismo público y el asunto en su conjunto es demasiado insignificante como para armar un escándalo”, dijo Sumption. “Sigue siendo un club bastante bueno”.

Jenkins, el columnista, estuvo de acuerdo, sugiriendo que algunas de las noticias habían caricaturizado al Garrick como un lugar vagamente siniestro donde los hombres se reúnen para conspirar contra las mujeres. Las mujeres, dijo, eran bienvenidas en la mesa común del comedor, quizás el lugar más sagrado del club.

La única sala prohibida para las mujeres es el salón de miembros, conocido como Under the Stairs, donde los hombres se reúnen después de cenar. Sin embargo, como señalan Kelly y otras mujeres, las relaciones más valiosas a menudo se forman en entornos informales.

En ese sentido, el Garrick es diferente del White’s, un club de caballeros aún más exclusivo en St. James’s, donde la reina Isabel II fue la única mujer invitada. Cuando el embajador del presidente Donald Trump en Gran Bretaña, Robert Wood Johnson IV, celebró allí almuerzos con su personal superior, no pudo invitar a su propia consejera política porque era mujer. Las empleadas de la embajada se quejaron ante el Departamento de Estado y se le instó a poner fin a la práctica.

Pero White y sus hermanos de la vieja línea, amigos de los conservadores, “tienden a ser altos cargos conservadores, donde la pregunta no surgiría”, dijo Alan Rusbridger, ex editor de The Guardian, quien renunció a Garrick hace más de una década.

“Los miembros de Garrick son más bien una mezcla de actores, periodistas y abogados”, dijo. “Por lo tanto, es una pregunta más pertinente”.

Por Mark Landler