Anuncios

Paulo Dybala acaparó los focos en la Liga de Italia: un gol, un taco genial y la curiosa observación de De Rossi en el banco

Paulo Dybala festeja su gol de penal, con el arquero mexicano Ochoa caído
Paulo Dybala festeja su gol de penal, con el arquero mexicano Ochoa caído - Créditos: @Alessandro Garofalo

Tras el despido de José Mourinho por los malos resultados, Roma reacciona de la mano de Daniele De Rossi, referente del club en su época de volante central, y recordado en la Argentina por su paso por Boca. Con la conducción del nuevo entrenador, Roma consiguió el segundo triunfo consecutivo y escaló hasta la quinta posición, en zona clasificatoria para la Europa League.

En el 2-1 de visitante sobre Salernitana fue vital el aporte de Paulo Dybala, que con Mourinho también mantuvo un buen nivel, muchas veces superior al rendimiento colectivo. Más que dudas sobre su capacidad futbolística, la incertidumbre con la Joya siempre pasa por su tendencia a sufrir lesiones, especialmente musculares.

La elegante postura de Dybala en la ejecución del penal
La elegante postura de Dybala en la ejecución del penal - Créditos: @Alessandro Garofalo

Volcado sobre la derecha en un tridente ofensivo que tuvo a Romelu Lukaku sobre la derecha y a Stephan El Shaarawy en la izquierda, Dybala tuvo incidencia directa sobre el resultado. A los seis minutos del segundo tiempo marcó el 1-0 de penal y 15 minutos más tarde propició el segundo con un lujo. Con un taco asistió la proyección del lateral Rick Karsdorp, cuyo centro fue conectado en el segundo palo por el capitán Lorenzo Pellegrini.

Lo más destacado de Salernitana 1 - Roma 2

Salernitana, que contó con Agustín Martegani en la última media hora, descontó con Grigoris Kastanos y puso en apuros a Roma en los últimos minutos. De Rossi, que había debutado con un 2-1 sobre Verona, reconoció que hay mucho por mejorar: “Podemos hablar de esquemas y posesión de la pelota, pero los duelos hay que ganarlos con o sin pelota. El fútbol está todo ahí. Todo lo demás es filosófico. Si los chicos no ganan los duelos es culpa mía”.

Dybala, que fue amonestado, salió reemplazado a 20 minutos del cierre por Houssem Aouar. Leandro Paredes estuvo ausente por una fecha de suspensión.

Emocionado desde un primer momento por el recibimiento que le dieron los tifosi de Roma, De Rossi contó tras el partido un detalle sobre su estilo de conducción para crear buen clima dentro del plantel. “A veces me hago pasar por tonto con los muchachos del banco porque los quiero implicados”, expresó el campeón del mundo con el seleccionado de Italia en 2006. Y luego continuó: “En el momento del penal, le pregunté a Svilar (Mile, el arquero suplente) si creía que iba a ser gol. Me contestó: ‘¡Por supuesto, porque es Dybala el que lo va a patear!’. Fue una broma. Paulo puede actuar en muchas posiciones, sabemos lo importante que es y que siempre estará cuidadosamente marcado. Repito: depende de mí asegurar que el potencial del equipo se mejore con el juego”.

El capitán Lorenzo Pellegrini abraza a Dybala en el festejo del gol
El capitán Lorenzo Pellegrini abraza a Dybala en el festejo del gol - Créditos: @Alessandro Garofalo

Cuando su físico no lo frena, Dybala le da forma a una muy buena temporada. En 15 partidos -solo completó los 90 minutos en cuatro- por la Serie A, suma seis goles y seis asistencias. Dio 27 pases decisivos -el último fue el taco a su compañero- y tiene un promedio de 3,5 recuperaciones de pelota por encuentro. Con contrato hasta junio de 2025, su cláusula de rescisión es solo de 13 millones de euros.

Hace unos días, en una entrevista con un medio italiano, Lionel Scaloni reconoció su debilidad por Dybala: “Amo a Dybala como a un hermano porque es un buen chico. Cuando juega siete, ocho partidos seguidos, sus actuaciones cambian para mejor y el equipo se beneficia de ello”.

Roma va dejando un muy flojo comienzo de campeonato, con un solo punto en las primeras tres fechas, algo que no le ocurría desde hacía 13 años. La crisis se llevó puesto a Mourinho. De Rossi devolvió la ilusión, que crece con Dybala en la cancha.