Anuncios

“Si me pasa algo, no es suicidio”: revelan la advertencia del exempleado que denunció a Boeing y fue encontrado muerto

Barnett había sido gerente de control de calidad de Boeing
Barnett había sido gerente de control de calidad de Boeing

NUEVA YORK.- John Barnett , de 62 años, estaba testificando contra la compañía Boeing en relación con los procesos de producción del fabricante de aviones cuando fue encontrado muerto el sábado pasado en Carolina del Sur con lo que parecía ser una herida de bala autoinfligida en la cabeza. Ahora, sin embargo, una amiga de la familia de Barnett dijo que, antes de morir, él le advirtió que si lo encontraban muerto, no sería resultado de un suicidio.

Jennifer, que no compartió su apellido, habló con WPDE, afiliada local de noticias de ABC, sobre una conversación preocupante que dijo haber tenido con Barnett. Ella afirmó que Barnett fue a visitarla cuando necesitaba ayuda y comenzaron a hablar sobre su próxima declaración en Charleston, Carolina del Sur.

“No le preocupaba la seguridad, porque se lo pregunté directamente”, dijo Jennifer a WPDE . “Le dije: ‘¿No tienes miedo?’ Y él dijo: ‘No, no tengo miedo, pero si me pasa algo, no es suicidio’”.

Barnett, que fue gerente de control de calidad de Boeing, se alojaba en un Holiday Inn en Charleston antes de su declaración. Cuando sus abogados no pudieron comunicarse con él, solicitaron un control policial, según informes de los agentes obtenidos por el New York Post. Fue entonces que un miembro del personal del hotel encontró el cuerpo de Barnett en su camioneta, con una pistola plateada en la mano, y parecía haber muerto de una sola herida de bala en la cabeza.

Esta imagen proporcionada por Kelly Bartlett muestra a los pasajeros cerca de un agujero en el fuselaje de un Boeing 737 Max 9 de Alaska Airlines, vuelo 1282, que se vio obligado a regresar al Aeropuerto Internacional de Portland el viernes 5 de enero de 2024. (Kelly Bartlett via AP)
Esta imagen proporcionada por Kelly Bartlett muestra a los pasajeros cerca de un agujero en el fuselaje de un Boeing 737 Max 9 de Alaska Airlines, vuelo 1282, que se vio obligado a regresar al Aeropuerto Internacional de Portland el viernes 5 de enero de 2024. (Kelly Bartlett via AP) - Créditos: @Kelly Bartlett

Jennifer le dijo a WPDE que sabe que “él no se suicidó. No hay forma. Amaba demasiado la vida. Amaba demasiado a su familia. Amaba demasiado a sus hermanos como para hacerles pasar por lo que están pasando ahora”. Ella cree que alguien quería silenciar a Barnett.

Por supuesto, no hay manera de verificar las afirmaciones específicas de Jennifer previas a la muerte de Barnett. Sin embargo, los abogados de la víctima, Robert Turkewitz y Brian Knowles, compartieron que “nadie puede creer” que tuviera intenciones suicidas. Estaba de “buen humor” y no compartió ningún indicio de que se quitaría la vida; de hecho, parecía ansioso por dejar atrás este capítulo de su vida.

Aunque muchos suicidios pueden parecer haber surgido “de la nada”, a pesar del buen humor de alguien, el papel de Barnett en un caso de tan alto perfil ha generado preocupaciones de que se haya cometido un delito, y la familia de Barnett ha solicitado que las investigaciones policiales reflejen esas preocupaciones.

Boeing se ha visto envuelta en un escándalo porque sus aviones parecen funcionar mal con regularidad. Una investigación profunda sobre los procesos de seguridad y fabricación de la compañía surgió del vuelo en el que un Boeing 737 Max 9 perdió una puerta de emergencia mientras estaba en el aire en enero.

Desde ese incidente de la puerta, un avión de Boeing tuvo pérdidas de combustible, otros sufrieron caídas repentinas y uno perdió una rueda.

Una auditoría de la Administración Federal de Aviación descubrió, por ejemplo, que se utilizó detergente para platos Dawn como lubricante en el proceso de fabricación y que los mecánicos verificaban los sellos de las puertas con una tarjeta de acceso del hotel. Desafortunadamente, las investigaciones se vieron obstaculizadas por una política de Boeing que hace que las imágenes de sus cámaras de seguridad se eliminen automáticamente después de 30 días.

Barnett, que pasó décadas trabajando para Boeing en sus plantas de Everett, Washington, y North Charleston, Carolina del Sur, había denunciado repetidamente que las prácticas de fabricación de Boeing habían disminuido y que, en lugar de mejorarlas, añadió, los gerentes habían presionado a los trabajadores para que no documentaran posibles defectos y problemas.

Barnett apareció en los titulares internacionales en abril de 2019 cuando él y otros ex empleados de Boeing hablaron con The New York Times sobre lo que llamó problemas de fabricación de mala calidad en Boeing. Barnett acusó a la empresa de adoptar una cultura que priorizaba las cifras brutas y las ganancias sobre la calidad y, por extensión, la seguridad de los pasajeros.

Agencia AP