Anuncios

Zelensky le pidió al Papa que condene los crímenes de Putin: “No puede haber igualdad entre víctima y agresor”

El papa Francisco y Volodimir Zelensky
El papa Francisco y Volodimir Zelensky - Créditos: @afp

ROMA.- En una capital lluviosa y blindada como nunca -con miles de agentes, francotiradores apostados, vallados-, el papa Francisco recibió hoy en el Vaticano al presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, con el firme deseo de poder hacer algo para frenar la “insensata” guerra desencadenada hace 444 días por Vladimir Putin en el corazón de Europa. Tras el mano a mano, el mandatario publicó un mensaje en redes en que aseguró que le pidió al líder de la Iglesia que “condene los crímenes” que lleva a cabo en su país el Ejército de Rusia. “No puede haber igualdad entre víctima y agresor”, subrayó.

En medio de enorme expectativa de que el encuentro pueda de alguna manera servir para una futura solución diplomática -algo más que difícil-, Zelensky, de 45 años, fue recibido por el Pontífice pasadas las cuatro de la tarde locales, en una visita privada que duró aproximadamente 40 minutos -según indicó el Vaticano- que no tuvo lugar en el Palacio Apostólico, sino en la dominada sala de Il Fungo (el Hongo), adyacente al Aula Pablo VI y cercana a la residencia de Santa Marta.

El presidente llegó hasta allí en un convoy de camionetas que cruzaron velozmente la plaza San Pedro y pasaron debajo del Arco de las Campanas, en medio de un dispositivo de seguridad imponente, mucho mayor al que se había visto cuando visitaron al Papa presidentes de los Estados Unidos.

En la puerta del Aula de Il Fungo no solo se veían guardias suizos con alabardas, sino también, uniformados del Ejército ucraniano que protegen a sol y sombra al mandatario, que, todo el mundo, sabe, es un objetivo de la Rusia de Putin.

Francisco, que suele rezar por la “martirizada” Ucrania todos los domingos y los miércoles, recibió en la puerta del Aula a Zelensky, que como siempre llegó vestido con ropa militar. “Gracias por la visita”, le dijo antes del cara a cara que mantuvieron, acompañados por intérpretes, mientras que Zelensky, poniéndose la mano en el corazón, le respondió: “Es un honor”.

Luego de aproximadamente 40 minutos, el presidente se retiró de la Santa Sede y publicó un mensaje en su Twitter, en el que brindó detalles de la conversación. “Me reuní con el papa Francisco. Estoy agradecido por su atención personal a la tragedia de millones de ucranianos. Hablé de decenas de miles de niños deportados. Debemos hacer todo lo posible para devolverlos a casa”, indicó en el posteo, que continuó con un reclamo: “Además, pedí condenar los crímenes en Ucrania. Porque no puede haber igualdad entre víctima y agresor. También hablé de nuestra fórmula de la paz como el único algoritmo efectivo para lograr una paz justa. Le propuse unirse a su implementación”.

Fue el segundo encuentro entre el Papa, de 86 años y el mandatario ucraniano, a quien ya había recibido en el Vaticano en febrero de 2020, cuando aún no había comenzado la guerra actual, que devastó a Ucrania, provocó cientos de miles de muertos e involucró a todo el mundo. Entonces, en ese primer mano a mano, se estaba librando un conflicto de baja intensidad en la región del Donbass, en el sudeste.

Tal como informó el Vaticano, el Papa le donó a Zelensky una obra de bronce que representa una rama de olivo, símbolo de paz, su Mensaje para la Paz de este año, su documento sobre Fraternidad Humana, un libro que recopiló todas sus intervenciones en favor de la paz en Ucrania. Zelensky, a su turno, le obsequió al Santo Padre una obra de arte de los más significativa, realizada con un chaleco antibalas sobre el que se pintó una Virgen y un cuadro titulado “Pérdida”, sobre la matanza de niños durante el conflicto.

Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky - Créditos: @vatican media
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky - Créditos: @vatican media
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky - Créditos: @vatican media
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky
Los regalos que intercambiaron el Papa y Zelensky - Créditos: @vatican media

El encuentro entre los dos fue el broche final de la primera visita que Zelensky hizo a Italia desde el comienzo de la invasión a gran escala de su país, el 24 de febrero del año pasado, con la que, como explicó, quiso agradecer el fuerte respaldo de los italianos. El mandatario, que llegó pasadas las 10 de la mañana al aeropuerto de Ciampino, primero tuvo una reunión con el presidente de Italia, Sergio Mattarella en el Palacio del Quirinal y luego un cara a cara de 70 minutos con la primera ministra, Giorgia Meloni, en Palacio Chigi.

En una conferencia de prensa conjunta, Meloni, quien no tuvo dudas en seguir la política de respaldo absoluto a Ucrania puesta en marcha por su predecesor, Mario Draghi, reconfirmó sin medias tintas ese respaldo político, económico, militar y diplomático, “a 360 grados”, de Italia a Ucrania, país víctima de “una injusta y brutal agresión”.

Zelensky junto a Giorgia Meloni
Zelensky junto a Giorgia Meloni - Créditos: @Agencia AFP

“Estoy aquí para agradecer su ayuda y abrazar a todos los italianos que le dieron refugio en el país a los ucranianos. Nunca olvidaremos esto”, dijo Zelensky, que para dar una idea de la brutalidad de la guerra que está sufriendo su país, subrayó que desde la medianoche de ayer a las 7 de la mañana de hoy, las baterías de defensa antiaéreas habían abatido 17 drones iraníes lanzados por Rusia.

El Papa y Zelensky -que ya habían hablado por teléfono dos veces y que estuvieron en contacto desde el comienzo a través de diversos interlocutores, el último, el primer ministro, Denys Shmyhal-, también hablaron de eso.

“Los temas del coloquio son referibles a la situación humanitaria y política de Ucrania provocada por la guerra en curso”, indicó un comunicado de la Sala de Prensa del Vaticano. “El Papa ha asegurado su oración constante, testimoniada por sus muchos llamados públicos y la invocación continua al Señor por la paz, desde febrero del año pasado”, agregó.

“Los dos estuvieron de acuerdo en la necesidad de continuar los esfuerzos humanitarios para ayudar a la población. El Papa ha subrayado en particular la necesidad urgente de ‘gestos de humanidad’ hacia las personas más frágiles, víctimas inocentes del conflicto”, añadió el texto oficial, que aludió de esta forma a los miles de niños deportados por Rusia.

Zelensky también se reunió con el “canciller” del Papa, el arzobispo británico Paul Gallagher, con quien también habló de la situación actual, de las urgencias humanitarias y sobre “la necesidad de continuar los esfuerzos para alcanzar la paz”, según otro comunicado de la Santa Sede.

Más allá de las expectativas por este encuentro, que tuvo lugar justo después de que el Papa revelara que estaba trabajando para “una misión” para detener la guerra en Ucrania, en una entrevista de más de una hora que concedió luego a directores de medios italianos, transmitida en directo por la RAI, Zelensky dejó en claro que es imposible cualquier mediación en este momento, porque es imposible negociar con alguien como Putin, que no quiere la paz. “Putin sólo sabe matar, no podemos tener una mediación con él. No es cuestión del Vaticano, de América latina o de China... ¿Hablar con Putin? ¿De qué?”, se preguntó. En este marco, recordó que cuando Ucrania firmó un acuerdo en Minsk para un cese del fuego en el Donbass, en 2015, Putin no lo respetó, sino que aprovechó para rearmarse. “Putin podría dar pasos diplomáticos, pero al año siguiente podría matar de nuevo”, denunció. “Con todo el respeto por Su Santidad, no necesitamos mediadores entre Ucrania y el agresor, necesitamos una paz justa y nosotros deberemos hacer el resto”, insistió, ante una pregunta sobre un eventual rol del Papa.

“Le dije al Santo Padre que lo invitamos a él, como a otros líderes, a trabajar por una paz justa, en el formato de la fórmula de paz de diez puntos de Ucrania, que presenté en el G20 de noviembre pasado en Indonesia, que es muy concreto”, precisó, al explicar que el Vaticano podía justamente ayudar en el punto que establece que deben regresar cerca de 20.000 niños ucranianos deportados a Rusia. “Le pedí al Papa que presione a Rusia en este tema”, dijo Zelensky, cuya fórmula de paz de diez puntos implica la integridad territorial de Ucrania y, por lo tanto, la retirada de Rusia no sólo de las zonas ocupadas del Donbass, sino también de la península de Crimea.

Zelensky, que dijo una y otra vez que por supuesto “todos quieren la paz”, finalmente se mostró seguro de la victoria de su país, indicó que la única salida a la guerra vendrá con la supuestamente inminente contraofensiva militar del ejercito ucraniano -de la que prefirió no dar detalles-, con la que, aseguró, “sacaremos a los rusos”: “falta poco”, añadió, optimista.