Anuncios

El público joven se engancha a la Euroliga

Xavier Serrano

Barcelona, 19 ene (EFE).- Seducir al público joven es una prioridad para los deportes tradicionales y la Euroliga parece haber dado con la tecla. La máxima competición europea de clubes de baloncesto ha disparado este año la asistencia a los pabellones y el crecimiento en las redes sociales, con un especial impacto entre los nuevos aficionados.

En un informe, la Euroliga presentó un crecimiento anual del 93% (total, 28 millones) en 'engagement' (interacción), del 76% en alcance (417 millones), del 92% en impresiones (747 millones), del 110% en visualizaciones (246 millones) y del 18% en seguidores (3,4 millones) entre todos sus perfiles en las redes sociales.

Instagram y Tiktok, las dos plataformas más consumidas por el público joven, lideran la captación de nuevos seguidores, con un 29% en el primer caso (total, 967.000) y un 64% en el segundo (450.000) en el segundo. Un resultado que obedece a la apuesta decidida de la Euroliga para atraer a esta audiencia, como explica a EFE el 'senior director' de marketing y comunicación de la organización, Alex Ferrer.

Francia y Alemania, mercados prioritarios

"A nivel de captación de aficionados, hay dos objetivos: llegar a esta generación más joven e incorporar nuevas aficiones a mercados con un gran potencial de crecimiento. Francia y Alemania son los dos primeros a nivel de prioridades, después Italia y el Reino Unido", analiza.

Como parte de este plan se incorporaron a la competición el ASVEL Villeurbanne y el Bayern Múnich con una licencia permanente, así como el Alba Berlín y el Mónaco mediante otras fórmulas. En estos mercados estratégicos para la Euroliga, además, el perfil del consumidor es mucho más joven y se diferencia de mercados más tradicionales como Serbia, Lituania o Grecia.

Según datos internos de la Euroliga a los que EFE tuvo acceso, un 22% de la población de entre 16 y 24 años en los países que cuentan con equipos en la Euroliga (España, Francia, Italia, Grecia, Serbia, Israel, Lituania, Turquía, Alemania) y el Reino Unido está interesada en la competición. El interés en esta franja de edad ha aumentado un 24% desde 2019.

Entre 2019 y 2023, en Francia el interés en el baloncesto ha crecido un 17%, en la Euroliga un 66% y la audiencia de los partidos ha subido un 710%. Estos mismos valores en Alemania han progresado en un 40%, un 56% y un 1476%, respectivamente.

Baloncesto, un fenómeno urbano

"Son aficionados que se han enganchado más recientemente al baloncesto por otros factores, no porque sus padres les hayan inculcado el amor por este deporte o lo hayan jugado de pequeños", ejemplifica Ferrer, que cita estudios internos para asegurar que el baloncesto es el deporte tradicional que más crece entre los jóvenes en Europa.

Según el responsable de marketing y comunicación de Euroleague Basketball, "esto tiene mucho que ver con cómo la cultura del baloncesto se enlaza con la cultura urbana, con la moda y con la música". Un fenómeno diferencial al que ha contribuido la NBA, beneficiando al resto de competiciones en todo el mundo.

"Queremos enfatizar mucho más el posicionamiento de la Euroliga no solo como competición deportiva, sino como una cultura dentro del baloncesto y conectar mucho más con esta generación joven", añade Ferrer, para quien abrir nuevos mercados no está reñido con proteger los mercados tradicionales y el ADN de la competición.

Cada partido importa

Comunicativamente, la organización ha centrado sus recursos en los últimos años en ampliar el abanico de contenidos, impulsando y fragmentando la producción -entrevistas, documentales y podcasts, entre otros- para dirigirse a las audiencias de las distintas plataformas, con la intención de consolidar un imaginario propio.

Esto se ha traducido en un aumento anual del 131% en las visualizaciones (total, 21 millones) en X (antes Twitter), de un 77% en en Facebook (19 millones), de un 19% en Youtube (15,1 millones) y de un 225% en EuroleagueTV, que también ha crecido un 45% en las suscripciones.

Parte de este progreso se debe al formato de la competición, que destaca por el equilibrio y la intensidad desde la primera jornada en cada encuentro. El sistema de liga regular unificada ha potenciado rivalidades como el clásico Barça-Real Madrid o los derbis de Belgrado, Atenas y Estambul, reforzando una narrativa más atractiva, condensada en el lema 'Cada partido importa'.

Fiebre en las gradas

Esta competitividad ha alimentado un aumento del 17,4% en la asistencia a los pabellones respecto a la primera vuelta de la temporada pasada, con una media récord de 10.296 por partido, 1.525 más que el curso pasado a estas alturas.

El Partizan (19.801), el Estrella Roja (18.888) y el Zalgiris (14.935) encabezan una clasificación en la que el Baskonia, octavo (9.916), se sitúa como el único equipo español en el top-10.

La pasión con la que se vive el baloncesto en las gradas es otra seña identitaria de la Euroliga y una fuente de contenido que llama especialmente la atención en Estados Unidos, donde en los últimos años ha aumentado el interés, en parte también por el impacto de las estrellas europeas en la NBA y el camino inverso de jugadores americanos mediáticos como Jabari Parker o Kemba Walker.

(c) Agencia EFE