Anuncios

Obras de Sedatu: estéticas, pero disfuncionales

Alejandra Crail

CIUDAD DE MÉXICO, enero 14 (EL UNIVERSAL).- En Xalapa, Veracruz, el viejo rastro municipal se transformó en un renovado Centro de Desarrollo Comunitario. El moderno edificio, de espacios abiertos e iluminados, se construyó con un techo que no sella con los muros del inmueble.

Planeado para tener ventilación natural, sus ventanas superiores no tienen vidrio. Su diseño permite el libre paso del viento, pero también de palomas que todos los días llenan de excremento el área pensada para que mujeres y niñas realicen actividades. La lluvia se filtra y encharca el interior.

La obra se hizo con el Programa de Mejoramiento Urbano (PMU) que opera la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu). Costó casi 33 millones de pesos y aunque la dependencia presumió en julio de 2023 que ya era utilizado por los vecinos, en realidad el edificio es considerado disfuncional.

El ayuntamiento encabezado por el morenista Ricardo Ahued Bardahuil envió un oficio a la Sedatu en el que detalla casi 200 razones por las que se niega a recibir esta y otras dos construcciones realizadas por la dependencia federal.

Ha denunciado grietas en muros, contactos a nivel piso con riesgo de accidente eléctrico, que no se puede comprobar si se impermeabilizó, carencia del sistema de telecomunicaciones, falta de una barda que proteja al inmueble, entre otros.

Carlos Loyo, subdelegado de la Sedatu en Veracruz, reconoce el reporte del ayuntamiento y asegura que están atendiéndolo. Ante las fallas, tuvieron que asignar más dinero: el sobrecosto fue de 7 millones aproximadamente.

El problema en obras del PMU no es exclusivo de Veracruz. De Baja California a Tabasco, de Nayarit a Campeche, pasando por Tlaxcala, Morelos y el Estado de México, en municipios de al menos 16 estados donde el programa ha asignado recursos millonarios hay gobiernos municipales que reportan problemas con los inmuebles nuevos.

Las construcciones fueron subsidiadas con el programa que instauró el gobierno de Andrés Manuel López Obrador y que tiene como finalidad realizar obra pública para reducir el rezago de las zonas más vulnerables del país. Con esa idea, se han demolido mercados, deportivos y escuelas para dar paso a nuevas estructuras, y se han levantado centros culturales y de salud.

Entre las quejas se enumeran materiales de baja calidad, filtraciones de agua, redes hidráulicas deficientes, drenajes sin conexiones, fugas, falta de impermeabilización, problemas de seguridad, carencia de planos, grietas, baños sin puertas, falta de rampas para personas con discapacidad y varias más.

Las respuestas brindadas vía transparencia por la Sedatu y los municipios, cotejadas con una búsqueda hemerográfica, revelan que hay al menos 55 obras repartidas en 22 ayuntamientos que han tenido problemas durante su ejecución o se entregaron con deficiencias.

Las edificaciones son consideradas inseguras, poco higiénicas e inoperativas, informaron los ayuntamientos. También hay quejas por mala planeación, pues en el diseño no se consideró el clima, la humedad o el salitre, tampoco el tipo de suelo, ni las dinámicas locales.

La Sedatu, a cargo de Román Meyer Falcón, es la dependencia que elige los proyectos propuestos por los ayuntamientos y/o estados, asigna el presupuesto, contrata a las empresas que diseñan el proyecto arquitectónico y a las que construyen, también vigila que cumplan con la calidad prometida. Ante obras imperfectas, el aumento de recursos para solventar su mala planeación y/o ejecución se ha vuelto una característica del programa.

Bellos por fuera

A los habitantes de la colonia Unidad del Bosque Ferrocarrilera, en Xalapa, Veracruz, les sorprendió que la Sedatu ideara un Centro de Ecotecnias en el Bosque Los Pinos, un área verde de 2.2 hectáreas con árboles de hasta 80 años. Para la construcción del proyecto de 45 millones de pesos se ingresó maquinaria pesada que dañó las raíces de los árboles y acabó con unos 15 ejemplares, explica Laura Arias, vecina y abogada.

A pesar de ser un proyecto edificado en nombre de la sustentabilidad, no tiene sistema de captación de agua de lluvia ni usa celdas solares, tampoco hay garantía de que los espacios se utilicen para enseñanzas ambientales. El proyecto de concreto y acero consta de cuatro estructuras triangulares, tan altas que las aves chocan contra ellas y caen heridas al suelo.

En junio pasado, un juez concedió un amparo a siete vecinos que deja sin efecto el Dictamen Técnico de Impacto Ambiental que avala la obra, pues se violó el derecho de los habitantes de participar de manera informada en los asuntos que pudieran afectar su derecho al medio ambiente sano.

El gobierno municipal interpuso un recurso de revisión contra el ordenamiento del juicio de amparo 1038/2022.

En varios lugares del país se ha denunciado la imposición de proyectos ajenos a las necesidades y dinámicas de las comunidades. También el uso de materiales inadecuados para el clima local, elevando el costo original de la obra.

En Minatitlán, Coatzacoalcos, Córdoba y Xalapa se han tenido que rehabilitar construcciones nuevas apenas meses después de su entrega. En Minatitlán ocurrió con la estación de bomberos, a la que le salió salitre. Lo mismo pasó en Coatzacoalcos.

"No justifico, pero hay factores que influyen en el comportamiento del material. Finalmente, todo se está rehabilitando. Los ayuntamientos deben ayudar con el mantenimiento", explica Loyo, subdelegado de la Sedatu en Veracruz. En otros estados el tabique rojo o la madera que se utilizó no soportó ni la humedad ni las lluvias.

La Casa de Música de Nacajuca, Tabasco, se llevó el Premio ArchDaily a la Obra del Año 2023, pero no resistió los embates del clima: presentó oxidación, termitas en la madera, humedad y moho, socavones en la base de las paredes. Pese a la belleza exterior, las nuevas construcciones no aguantan.

Los materiales de baja calidad y las deficiencias han sido también reportados por los trabajadores de las obras y los mismos usuarios. En el municipio de Carmen, Campeche, se destinaron recursos para la Unidad Deportiva Renovación III. La bitácora electrónica de la obra da cuenta de que el 17 de septiembre de 2021 se realizó el colado de la azotea del salón de usos múltiples.

"Con aproximadamente 220 m3 de concreto vertido, la cimbra colapsó", se lee en el documento. El concretó cayó sobre los obreros: dos murieron y 10 resultaron lesionados. Meses después, los trabajadores denunciaron el uso de materiales que consideran de mala calidad. Entre señalamientos por omisiones, las muertes y las lesiones quedaron de lado y la obra se entregó el 27 de abril de 2023. "A la fecha no se cuenta con alguna notificación o solicitud referente a la atención de defectos o vicios ocultos", respondió la Sedatu.

En Ensenada, Baja California, se tuvo que solicitar más dinero para construir rampas de acceso en el malecón de Playa Hermosa y reemplazar la techumbre en el núcleo de servicios. En Bahía de Banderas, Nayarit, el ayuntamiento presidido por Mirtha Villalvazo, de Morena, decidió firmar el acta entrega-recepción con reservas, pues detectaron vicios en el malecón de Bucerías.

En Macuspana, Tabasco, el malecón de Villa de Tepetitán —donde nació el Presidente— colapsó a menos de un año de su inauguración.

Pese a los reportes, la Sedatu sólo ha solicitado el cobro de la fianza de vicios ocultos por las obras realizadas en 13 municipios. Sin embargo, esto no ha garantizado que en todos los casos se enmienden los problemas. Por ejemplo, en Othón P. Blanco, Quintana Roo, donde se encontraron desperfectos en el mercado, centro cultural, una biblioteca y una unidad deportiva, el ayuntamiento informó que "la Sedatu no ha enviado notificación o informe de haber realizado los trabajos".

Aunque se le solicitó una entrevista a la oficina central de la dependencia federal, al cierre de esta edición no brindó respuesta.

Datos

131 millones de pesos costaron las tres obras que Xalapa considera disfuncionales