Anuncios

Novak Djokovic vapuleó a Adrian Mannarino y se clasificó a los cuartos de final del Australian Open

El festejo del serbio Novak Djokovic ante Adrian Mannarino: ganó el pase a los cuartos de final con comodidad
El festejo del serbio Novak Djokovic ante Adrian Mannarino: ganó el pase a los cuartos de final con comodidad - Créditos: @MARTIN KEEP

El transcurso del tiempo parece convertirlo mejor tenista aún. Incombustible, inigualable: rumbo a los 37 años en esta temporada, Novak Djokovic se mantiene firme en la cúspide de este deporte y lo demuestra en el Australian Open, donde transita a paso firme hacia su corona N° 25 en un Grand Slam, para sacarte todavía más distancia a Rafael Nadal y Roger Federer en ese trío de máximos campeones de títulos grandes.

Las estadísticas indican que el serbio está a sólo tres partidos de consagrarse en Melbourne Park por undécima vez. Este domingo encontró el pasaje para los cuartos de final, tras batir a Adrian Mannarino por 6-0, 6-0, 6-3 en la Rod Laver Arena en una hora y 44 minutos. Implacable. Su próximo rival será el norteamericano Taylor Fritz, preclasificado N° 12.

La clasificación de Nole entre los ocho mejores del torneo le permite igualar el récord que estaba en manos de Roger Federer con 58 presencias en los cuartos de final en un Grand Slam. Es la mayor cantidad de veces que se disputa esta rueda en la Era Abierta, por delante de las 47 de Rafael Nadal y las 41 de Jimmy Connors, que completan el podio.

La flexibilidad de Djokovic a los 36 años; una vigencia increíble
La flexibilidad de Djokovic a los 36 años; una vigencia increíble - Créditos: @MARTIN KEEP

“Al final, no juego porque necesite dinero, puntos o cosas así. Quiero jugar. Disfruto de la competición. La motivación está ahí. Eso es lo más importante que un deportista debe tener y cultivar”, señaló Djokovic, tras su partido ante Mannarino en la sala de prensa. “No creo que pueda salir a la cancha sin tensión y divertirme. No soy así. Soy un competidor feroz, como muchos otros chicos. Ese es mi estilo”.

El balcánico es un animal competitivo. Sólo eso explica que después de haber construido la carrera más laureada de la historia en los Grand Slam, mantenga viva la llama para querer agregar más títulos a su vitrina. “Ganar Grand Slams, romper récords y estar en la cima del deporte es algo que siempre es un objetivo, sin duda”, confesó el serbio, quien a pesar de sus 24 majors, trabaja para ampliar su récord.

“Pensaba que, quizás, me sentiría más relejado o con menos tensión, menos estrés en los entrenamientos y los partidos, pero no”, continuó su reflexión a corazón abierto. “Es como ha sido siempre: intensidad muy alta. Se pudo ver hoy [contra Mannarino]. Estaba 6-0, 2-0 arriba, gané un juego largo y tuve una discusión, una acalorada discusión con mi box”.

“Siempre busco mi mejor rendimiento. Me esfuerzo cada día en que ocurra y cuando no pasa, me frustro. La llama sigue ardiendo. Creo que es lo que me ha permitido estar donde estoy, lograr las cosas que he logrado”, añadió.

El juego de Djokovic con el público, que asistió a una exhibición del serbio en Melbourne
El juego de Djokovic con el público, que asistió a una exhibición del serbio en Melbourne - Créditos: @MARTIN KEEP

Desde que subió a lo más alto del ranking en 2011 por primera vez, Djokovic se mantuvo en lo más alto durante más de 400 semanas. Nadie estuvo tanto tiempo en el No. 1 del mundo como él y trece temporadas más tarde de terminar una temporada como líder del ATP Tour, continúa en la misma posición.

“Mientras sea No. 1 y esté en la cima del deporte, no quiero dejar el tenis en esa posición. Quiero seguir. Cuando sienta que no pueda competir al más alto nivel ni sea aspirante a ganar títulos de Grand Slam, entonces probablemente consideraré el retiro”, apuntó.

“Pero eso puede cambiar, obviamente. Quiero decir, pueden cambiar muchas cosas. No soy un adolescente. Soy padre y marido. Pasan muchas cosas fuera del court en mi vida privada, que disfruto, que requieren mi atención, mi presencia y mi energía”, señaló Djokovic.

“Separarme de la familia me duele cada vez más. Esa es la parte que más me está costando ahora. Intento equilibrar las cosas con mi horario de trabajo y el calendario que me conviene”, advirtió el serbio antes de hacer una última reflexión: “Aún así me siento bendecido de estar donde estoy. Veremos hasta dónde se llega”.

Con información de ATP Tour.com

Lo mejor del triunfo de Djokovic