Anuncios

El mundo no puede ver lo que realmente sucede en Gaza

Imagen de la destrucción en Gaza del 1ro de febrero vista desde el sur de Israel (Foto: Amir Levy/Getty Images)
Imagen de la destrucción en Gaza del 1ro de febrero vista desde el sur de Israel (Foto: Amir Levy/Getty Images)

Transmitir la magnitud de la violencia y destrucción en Gaza ha resultado imposible por los desafíos constantes y extremos que enfrenta el periodismo internacional y local.

Para muchas personas fuera de Gaza, la guerra pasa como un desfile fatalista de titulares y cifras de bajas y fotos de niños gritando, los fragmentos sangrientos de la angustia de alguien más.

Sin embargo, la verdadera magnitud de la muerte y la destrucción en la zona es imposible de comprender, los detalles confusos y ocultos por los cortes del servicio telefónico y de internet que obstruyen la comunicación, restricciones que impiden la entrada de periodistas internacionales y los desafíos extremos, a menudo mortales, de reportar como periodista local desde Gaza.

Hay pequeñas rendijas en la oscuridad, aperturas como las transmisiones de Instagram que realizan fotógrafos de Gaza y un pequeño número de testimonios que se filtran. Pero, con cada semana que pasa, la luz disminuye a medida que aquellos que documentan la guerra se van, renuncian o mueren. Informar desde Gaza ha llegado a parecer riesgosamente inútil para algunos periodistas locales, quienes pierden la esperanza de impulsar al resto del mundo a la acción.

“Sobreviví a la muerte varias veces y me puse en peligro” para documentar la guerra, escribió Ismail al-Dahdouh, un reportero de Gaza, en una publicación en Instagram este mes para anunciar que renunciaba al periodismo. Sin embargo, un mundo “que no conoce el significado de la humanidad” no ha actuado para detenerlo.

Al menos 76 periodistas palestinos han muerto en Gaza desde el 7 de octubre, cuando Hamás lideró un ataque contra Israel e Israel respondió lanzando una guerra absoluta. El Comité para la Protección de los Periodistas afirma que más periodistas y trabajadores de medios —entre ellos personal esencial como traductores, choferes y coordinadores— han fallecido en las últimas 16 semanas que en un año entero de cualquier otro conflicto desde 1992.

“Con cada periodista asesinado, perdemos nuestra capacidad de documentar y comprender la guerra”, dijo Sherif Mansour, coordinador del programa para Medio Oriente del grupo.

The New York Times y otros grandes medios internacionales han evacuado a periodistas palestinos que trabajaban para ellos en Gaza, aunque algunas agencias de noticias occidentales aún tienen equipos locales allí.

Al mismo tiempo, reporteros extranjeros han intentado repetidamente entrar y se les ha negado el permiso por parte de Israel y Egipto, que controlan las fronteras de Gaza.

Un puñado se ha integrado al ejército israelí en visitas muy cortas que ofrecen un panorama de la guerra limitado y curado. Y un corresponsal de CNN informó brevemente desde el interior de Gaza después de entrar con un grupo de ayuda emiratí.

Aparte de ellos, solo periodistas gazatíes han estado trabajando allí desde que comenzó la guerra.

Casi todos los periodistas que han fallecido en Gaza desde el 7 de octubre murieron por ataques aéreos israelíes, según el Comité para la Protección de los Periodistas, 38 de ellos en sus casas, autos o junto a miembros de la familia. Esto ha llevado a muchos palestinos a acusar a Israel de tener como objetivo a periodistas, aunque el comité no ha replicado esa acusación.

“Israel teme la narrativa palestina y a los periodistas palestinos”, dijo Khawla al-Khalidi, de 34 años, una periodista de televisión gazatí para Al-Arabiya, un conocido canal de televisión regional en árabe. “Están tratando de silenciarnos cortando las redes”.

Un portavoz militar israelí, Nir Dinar, dijo que Israel “nunca ha tenido ni tendrá como objetivo deliberado a los periodistas”. Pero advirtió que permanecer en zonas de combate activo conlleva riesgos. Dijo que la acusación de que Israel estaba cortando las redes de comunicación con la intención de ocultar la guerra era una “calumnia sangrienta”.

El Sindicato de Periodistas Palestino, que tiene miembros en Gaza y en Cisjordania, ha contado al menos 25 periodistas gazatíes que, dice, llevaban chalecos protectores con la palabra “prensa” cuando murieron, dijo Shuruq Asad, una portavoz del sindicato. Algunos periodistas han estado durmiendo lejos de sus familias por miedo a que refugiarse con parientes los ponga en riesgo, agregó.

Desde el 7 de octubre, Israel ha bloqueado la mayoría de la electricidad de Gaza y ha prohibido la entrada de toda ayuda excepto en pocas ocasiones al territorio. La guerra también ha dañado o cortado las redes de comunicación, haciendo casi imposible para la mayoría de los gazatíes dar entrevistas a medios extranjeros. Las telecomunicaciones han desaparecido por completo más de media docena de veces durante el conflicto.

Periodistas palestinos en duelo por dos colegas, Saeed al-Taweel y Mohammed Sobh, que murieron en un ataque en Gaza en octubre. (Samar Abu Elouf/The New York Times)
Periodistas palestinos en duelo por dos colegas, Saeed al-Taweel y Mohammed Sobh, que murieron en un ataque en Gaza en octubre. (Samar Abu Elouf/The New York Times)

Recae en los periodistas gazatíes, la mayoría trabajando para medios palestinos o regionales en árabe como Al Jazeera o en los jóvenes que trabajan de manera autónoma y están equipados con poco más que Instagram, transmitir fragmentos de la realidad de Gaza al exterior. Vestidos con sus chalecos de “prensa” color azul marino que se reconocen de inmediato, muchos han ganado atención en las redes sociales por sus crudos y personales videos en inglés, así como fotos de la guerra.

Cada vez que Amr Tabash, un fotoperiodista autónomo de 26 años en Gaza, se apresura a capturar las secuelas de un ataque aéreo, dice que siente miedo de poder encontrar a su familia entre las víctimas. Al cubrir un ataque, descubrió que su tío y su primo habían muerto.

“Necesito estar completamente concentrado en informar” sobre los ataques de Israel, dijo. “Pero siempre estoy preocupado por mi familia, y eso ocupa una gran parte de mi mente”.

Otros han optado por abandonar Gaza.

Motaz Azaiza, un fotoperiodista que ganó un gran número de seguidores en Instagram con su cobertura de la guerra, fue evacuado a Catar la semana pasada.

Al-Khalidi, la periodista de Al-Arabiya, dijo que nunca había considerado dejar el periodismo, incluso cuando el trabajo se volvió tan difícil que parecía imposible, mucho peor que en las guerras anteriores que había cubierto. Pero esta vez, no se trataba de hacer reportajes de los ataques durante el día y volver a casa con su familia por la noche, no había duchas calientes ni un poco de comida. Ella y su familia tuvieron que abandonar su hogar para buscar refugio, dijo.

“No solo estamos informando sobre lo que está sucediendo. Somos parte de lo que está sucediendo”, dijo.

Un periodista que sentía el deber de cubrir la guerra era Roshdi Sarraj, de 31 años, quien fundó una empresa de medios a los 18 años y también trabajó como fotógrafo y coordinador para medios de comunicación internacionales.

Antes de la guerra, su compañía, Ain Media, ofrecía servicios de producción, fotografía y realización de películas a clientes locales e internacionales, incluido Netflix. Él y su esposa, Shrouq Aila, habían trabajado juntos en un episodio de un documental para Netflix sobre la terapia con picaduras de abeja mientras se enamoraban, dijo ella.

El Sindicato de Periodistas Palestino dice que ha contado al menos 25 periodistas gazatíes que murieron mientras llevaban chalecos protectores con la palabra “prensa”. (Samar Abu Elouf/The New York Times)
El Sindicato de Periodistas Palestino dice que ha contado al menos 25 periodistas gazatíes que murieron mientras llevaban chalecos protectores con la palabra “prensa”. (Samar Abu Elouf/The New York Times)

Cuando estalló la guerra, estaban casados con una hija pequeña y la pareja estaba en una peregrinación a La Meca, Arabia Saudita. Estaban planeando volar a Catar después.

Luego, Sarraj se enteró de que un amigo y colega periodista en Gaza había muerto. Otro estaba desaparecido.

El cuñado de Sarraj, Mahmoud Aila, quien estaba ayudando a Ain Media a expandirse en Catar, dijo que cuando le preguntó sobre sus planes de viaje, Sarraj respondió: “‘En un tiempo como este, solo puedo estar en Gaza’”. Canceló el viaje.

Los amigos de Sarraj dijeron que esto era típico de su lealtad a su lugar de nacimiento.

Tranquilo y de voz suave, Sarraj defendía firmemente sus principios cuando se trataba de la lucha por la justicia y la libertad para los palestinos. Les dijo a algunos amigos después de que comenzó la guerra que no abandonaría su ciudad natal, Ciudad de Gaza, ignorando las órdenes de evacuación israelíes, porque creía que huir era como ser expulsado de su hogar, como muchos palestinos lo habían sido durante la guerra de 1948 en torno a la creación de Israel.

Fue en la casa de su familia el 22 de octubre, mientras estaba sentado con su esposa e hija, que un ataque aéreo israelí los impactó, según dijo Aila. Fue herido tan profundamente que ella podía ver su cerebro, dijo por teléfono. Vendaron su cabeza, Aila se decía a sí misma que, en el peor de los casos, quedaría paralizado.

“No importa mientras aún esté aquí”, recordaba pensar. “No me importa en absoluto si estuviera paralizado. Me quedaría a su lado toda la vida”.

Pero en el hospital, le dijeron que su caso no tenía esperanza; el quirófano ya estaba repleto. Murió en media hora, dijo Aila.

Ella recordó besar su hombro para despedirse: juraría que olía a almizcle, como si alguien lo hubiera perfumado en el momento de la muerte.

Lo recordó cuando estaban rezando en La Meca, sus manos sobre la cubierta negra del santuario sagrado de la Kaaba, que también olía a almizcle. Dijo que le había dicho a su esposo que rezara para que viviera para criar a su hija, Dania, para que ella no fuera huérfana como Aila, que perdió a ambos padres jóvenes.

Pero él no parecía seguro, dijo ella.

Aila lo enterró en una fosa común. En medio del caos, no había otra opción.

Vivian Yee es reportera del Times que cubre África del Norte y Medio Oriente. Radica en El Cairo. Gaya Gupta es becaria de la sección Live de The New York Times.

c. 2024 The New York Times Company

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La población de Gaza, atrapada en la guerra de Israel contra Hamás, "muere de hambre"