Anuncios

Mujeres indígenas piden a México frenar la violencia y reconocer la medicina ancestral

Guadalajara (México), 4 mar (EFE).- Indígenas mexicanas exigieron este lunes un alto a la violencia que azota a sus comunidades y que el Gobierno reconozca la medicina ancestral como un derecho humano durante un encuentro en Guadalajara, en el oeste del país.

Organizado en el marco del Día Internacional de la Mujer que se conmemora este 8 de marzo, las activistas y defensoras de la cultura tradicional conversaron acerca de cómo articularse para que las mujeres de sus comunidades conozcan sus derechos y los hagan valer.

Cristina Martínez, presidenta de origen mazahua de la Red promotora de los derechos humanos de las mujeres en Jalisco, explicó a EFE que las mujeres de origen indígena que llegan a las ciudades viven violencia física, psicológica, discriminación y clasismo al ignorar el español, por su ropa y sus costumbres.

“(Sufrimos) de violencia, discriminación por no saber hablar, por nuestra vestimenta, por ser indígena y de ahí nace formar la asociación, por eso hemos trabajado para apoyarlas (a las mujeres) y seguir dando información, hemos logrado muchos retos de poder alzar la voz y decir aquí estamos”, señaló en una entrevista.

A la reunión asistieron mujeres de organizaciones como el Colectivo Mazahua 'Pjoxteé', el Colectivo de mujeres purépechas 'Nosotras no olvidamos nuestras tradiciones', el Colectivo 'Tatei' de mujeres wixaritari que luchan por la madre tierra, el Colectivo 'la muñeca Ar LeLe Hñäñhu', y 'Sueños de mujeres mixtecas y raíces'.

El encuentro lo lideró María de Jesús Patricio 'Marichuy', indígena nahua y médica tradicional que fue vocera del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) para la campaña presidencial de 2018 y quien capacitó a las asistentes sobre sus derechos humanos.

Las participantes dialogaron acerca de la relevancia que tiene la medicina tradicional para sus comunidades ante la falta de servicios médicos accesibles.

“(Que reconozcan) la medicina tradicional como la partería porque si (ahora) nace con una partera un bebé, no se puede registrar (ante el Gobierno), lo que queremos es que reconozcan todo ese trabajo que hemos venido haciendo desde nuestra cosmovisión, anteriormente en nuestra comunidad no había doctores”, afirmó Martínez.

Las asistentes leyeron un pronunciamiento en el que exigieron que se respeten sus derechos en las urbes, que se dé importancia a su vestimenta, a su idioma y su derecho a expresarse en ella, ayudadas con traductores en las instituciones públicas para no sufrir abusos.

México es uno de los países con más población indígena de América, con más de 23 millones de personas que se asumen como tal, de las que cerca de 7 millones hablan un idioma originario, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

(c) Agencia EFE