Anuncios

Mujer queda colgando de cortina de tienda en Gales; se vuelve viral

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 7 (EL UNIVERSAL).- A sus 71 años, Anne Hughes, no creyó que podría volverse famosa a nivel mundial. Pero un video donde se le ve colgando de la cortina de fierro de una tienda se volvió viral. Su respuesta: "Tenía que pasarme a mí".

Hughes, residente de la localidad de Tonteg, en el sur de Gales, en Reino Unido, trabaja en un supermercado de la cadena Best One, en el área de limpieza.

Hace unos días, esperaba a que la tienda abriera. Distraída, no se dio cuenta de que su suéter se quedó atorado de la cortina de la tienda cuando ésta se empezó a levantar. La mujer, quedó colgando de la persiana, llevaba un carrito de mandado y no atinó sino a levantarlo con ella.

Hughes permaneció colgando de cabeza unos segundos de la persiana, hasta que un empleado se dio cuenta de lo ocurrido y salió corriendo a ayudarle a bajar. Finalmente, logra destrabarla y la mujer baja sin sufrir lesión alguna.

El incidente quedó registrado en la cámara del lugar y la tienda decidió sacarle provecho. Difundió el video en TikTok con el siguiente mensaje: "No te quedes colgado como Anne. ¡Ven a Best One para conseguir las mejores ofertas! Lo único que sube en esta tienda es nuestro personal, ¡no los precios!". El video tiene 2 millones de vistas.

Entrevistada por medios locales, Anne dijo que decidió tomarse las cosas con humor. "En ese momento, sólo pensaba que ojalá no me cayera de cara".

Señala que la gente, sus compañeros de trabajo, le dicen que "esto podría pasarle a cualquiera, pero no, ¡sólo podría pasarme a mí!".

Una vez que su compañero lo ayudó a bajar, le ofreció un café, o un té, para los nervios. "Pero le dije que no, y mejor me fumé un cigarrillo para calmarme".

Hughes narró que ella debió retirarse hace años, pero le gusta lo que hace. Sin embargo, debe tener cuidado. En las entrevistas, mostró moretones que tenía en la cara. Incluso un ojo morado, pero no fue del accidente en la tienda.

"Llevo sufriendo caídas desde hace unos seis meses y los médicos del hospital creen que es porque tengo baja la presión", explicó.

"Tuve suerte de que no se me rompiera el abrigo, porque no quería volver a caerme de bruces", concluyó, entre risas.