Anuncios

Al menos un muerto y casi medio millón de hectáreas devastadas por incendios en Texas

Washington, 29 feb (EFE).- Al menos una persona ha muerto y casi medio millón de hectáreas han sido devastadas por 23 incendios forestales en Texas, entre ellos uno que ahora es el más grande de la historia del estado, y otra docena en el vecino Oklahoma, informan este jueves las autoridades.

El mayor de los incendios, 'Smokehouse Creek, ha arrasado al menos 345.200 hectáreas de bosques y pastizales y hasta el jueves en la mañana los bomberos habían logrado contener solo un 5 % de ese incendio.

Joyce Blankenship, una exmaestra de 83 años que fue encontrada muerta en su casa quemada en la localidad de Stinnett, en el condado Hutchinson, 115 kilómetros al nordeste de Amarillo (Texas), es hasta esta hoy el único fallecimiento atribuido a los incendios.

El Servicio Forestal de la Universidad Texas A&M ha comunicado que al menos 23 incendios que se han extendido por el norte del estado han cubierto casi medio millón de hectáreas. En esa región, conocida como Panhandle, se cría el 85 % del ganado de ese estado.

Esa agencia ha indicado que las condiciones que favorecen los incendios menguarán el viernes, pero el potencial de incendios aumentará en las Planicies el sábado y el domingo cuando se esperan fuertes vientos en el oeste de Texas.

Las llamas han devastado casi 162.000 hectáreas en el condado Hempshill, y los bomberos han logrado contener un 30 % del incendio nombrado 'Windy Deuce', que ha arrasado 57.500 hectáreas.

El gobernador de Oklahoma, Kevin Stitt, que ha movilizado equipos de respuesta a emergencia, ha asegurado en un mensaje en la red social X, que en su estado las llamas han destruido al menos 13 casas.

La compañía North Plains Electric Cooperative ha afirmado que deberá reconstruir aproximadamente 180 kilómetros de las líneas en su red de suministro de electricidad, dañadas por las llamas.

Las autoridades no han determinado la causa exacta de los incendios forestales de esta semana, pero señalan que las temperaturas más altas que lo normal en esta época del año y los vientos, con ráfagas de hasta 95 kilómetros por hora, han propagado las llamas rápidamente.

(c) Agencia EFE