Anuncios

“Nunca maltrató un animal”. La mujer que quiso faenar a su golden es la suegra de Felipe Fort y tendría un trastorno psiquiátrico

El fin de semana, un grupo de proteccionistas de animales salvó a Toby, un alegre golden retriever de 9 años, al que su dueña quiso matar y, para eso, fue hasta una carnicería a pedir si era posible que ellos faenaran a la mascota que le fue retirada.

Aunque se había conocido su cara, no se había difundido su identidad. Sin embargo, en las últimas horas, se conoció que se trata de la madre de la novia de Felipe Fort, el hijo de Ricardo Fort, y fue la propia joven la que contó que su madre tiene una enfermedad mental que estaba controlada, pero que tuvo una recaída en los últimos días.

A través de un extenso posteo en sus redes sociales, Priscila Godoy, contó su versión de lo ocurrido y confirmó que Toby fue adoptado por otra familia con la que ella está en contacto.

“¡Hola a todos! Quería contarles un poco para que dejen de brindar desinformación. Mi mamá es una persona con una enfermedad psiquiátrica. Es una lucha desde que tengo 4 años de edad, ella es una madre amorosa, y una gran persona, lamentablemente tuvo una recaída de un momento a otro, por lo que ya se tomaron cartas en el asunto y ahora está en manos de su psiquiatra de toda la vida. Toby estuvo en mi familia durante nueve años que fueron maravillosos, llenos de amor, jamás sufrió un maltrato, ni en ese momento ni nunca”, comienza el texto y agrega: “Cuando ocurrió esto, yo misma estuve de acuerdo con la decisión de darlo en adopción a una chica amorosa, con una familia y una quinta con piscina para que pueda jugar (le encanta nadar), ya que mi mamá no está en condiciones de hacerse cargo de nadie. Tengo contacto con la chica e incluso su dirección para ayudar en lo que sea. Nunca sufrió, ni sufrirá, ningún tipo de necesidad. Siempre fue un perro feliz y lo seguirá siendo en esa hermosa familia. Nosotros somos una familia unida y llena de amor, con problemas, como cualquier otra familia podrá tener, no existe nada turbio detrás. Amo los animales con mi alma, desde toda mi vida. Ni mi mamá, ni yo, ni nadie de mi familia, maltrató nunca un animal. Por mi amor hacia ellos, es que logro entender y empatizar con la indignación de las personas que no conocen la historia detrás de todo esto ”.

En otro fragmento del texto suma: “Los comentarios hacia mi mamá, me hacen muchísimo daño porque es mi mamá y está enferma, y la amo como cualquiera ama a su mamá, detrás de todo esto hay una familia muy angustiada por toda esta situación”.

“La ley ya tomó cartas en el asunto, Toby fue dado en adopción en ese mismo instante, algo que nunca se ha discutido y algo en que repito, yo estuve de acuerdo. Mi mamá fue llevada con su psiquiatra para seguir el respectivo tratamiento. Luego de todo el proceso legal fue que se difundió este video con toda nuestra información y datos personales sin nuestro consentimiento, más allá de los comentarios también han llegado hasta amenazas. Realmente me duele en el alma la desestimación y frialdad con la que se tratan actualmente las enfermedades mentales, y la desinformación que los medios brindan sobre ellas”, se quejó Priscila, que desmintió que Felipe Fort hubiese amenazado a los rescatistas tras difundir el caso. “Las personas que se comunicaron con este señor, siempre fue de una forma amable y con toda la buena intención de ayudarme a pasar este momento a mí y a mi familia, que realmente estamos sufriendo mucho. Felipe es el ser más maravilloso que he conocido en mi vida, no tiene maldad, es puro amor y me duele muchísimo que lo ataquen cuando lo único que buscaba era ayudar. Que amenazó a alguien es una calumnia, ya ha pasado demasiadas cosas como para que lo involucren en un problema que está ajeno a él. Por favor, empatía, quiero preservarlo, no se merece nada malo que puedan comentarle”, pidió la pareja del joven heredero de Ricardo Fort.

La señal de alerta la dio un carnicero

El inusual hecho ocurrió en La Plata, la capital de la provincia de Buenos Aires, en la calle 5 entre 80 y 80 bis donde funciona una carnicería a la que llegó la dueña de Tobías y consultó a los empleados del local si allí podían hacer el trabajo de diseccionar al animal que estaba vivo y no presentaba ninguna patología terminal, aunque la mujer aseguraba que le quedaban pocos días de vida.

Tras la presentación de un grupo de vecinos proteccionista de la zona, efectivos policiales y los propios rescatistas fueron hasta la vivienda de la mujer y lograron poner a Tobías en resguardo. Parte de esta situación fue grabada por uno de los vecinos y nuevo la viralizaron.

En ese punto, la sorpresa fue aún mayor al escuchar los argumentos de la mujer que, sin ningún tipo de reparos, admitió que había preguntado en la carnicería cómo faenar a Tobías y que se trataba de “una costumbre de campo”.

Al ser increpada por uno de los rescatistas, la mujer le contestó: “No entiendo cuál es el problema”. Luego se explayó: “Yo le explico. Mi papá y mi abuelo son del campo. Trabajaron siempre en el barrio Hipódromo con caballos. Cuando el caballo cumple un determinado tiempo se manda a faenar”.

El asombro fue creciendo cuando el rescatista, atónito ante la respuesta, le preguntó a qué se refería con faenar. “Es como la vaca. Primero lo pelas, le sacás el pelaje. Después lo cuereas y usás la carne. Eso se hace con los animales”.

“Yo lo vi que ya estaba en edad... es un buen perro, hace buena caca, tiene buenos dientes”, explicó la mujer ante el estupor de los proteccionistas que acariciaban a Tobías y eran custodiados por efectivos de la comisaría 8ª ante el temor de que la situación se tornara violenta.

En ese momento, los proteccionistas le dijeron que le iban a secuestrar al golden retriever para darlo en adopción. Allí se produjo un entredicho que no pasó a mayores y, tras subir el perro a una jaula de transporte dentro de una camioneta, se escuchó a la mujer decir “Chau Toto”.

Tras secuestrar el perro, los rescatistas llevaron a Tobías hasta la comisaría donde quedó radicada la denuncia por maltrato animal. También fue a la sede policial la mujer.

.