Anuncios

México quiere elecciones justas: Xóchitl Gálvez

CIUDAD DE MÉXICO, enero 15 (EL UNIVERSAL).- Ante más de 20 mil simpatizantes que llenaron la Arena Ciudad de México, la precandidata presidencial de la alianza opositora, Xóchitl Gálvez Ruiz, afirmó que se enfrenta a una elección de Estado, injusta y dispareja, con todo el poder y el dinero público en su contra y con la intervención ilegal del presidente Andrés Manuel López Obrador y de los gobernadores de Morena para tratar de favorecer a su candidata.

Denunció que la administración del Presidente es responsable de más de un millón de muertes en el país, entre ellas, 800 mil personas durante la pandemia, más de 200 mil por falta de medicamentos y más de 175 mil por la violencia.

Dijo que la buena noticia es que "ya se van del gobierno, lo prometo, ya se van", subrayó.

"No puede haber voto libre con gobernantes que atacan, acosan e intimidan a la oposición. Exijo al INE y al Tribunal Electoral que saquen al Presidente y a los gobernadores de Morena de las elecciones. México quiere elecciones justas y libres.

"Que se oiga claro: ¡El voto no se toca! ¡El voto no se toca! ¡El voto no se toca!", exclamó.

Recalcó que México sólo tiene dos opciones en estas elecciones presidenciales: claudicar o luchar. "Claudia es claudicar. Claudicar significa rendirse, doblarse, agacharse, obedecer, y México no puede claudicar. México quiere luchar por la vida, luchar por la verdad, luchar por la libertad", indicó.

Convocó a sus simpatizantes a emprender una campaña unida y poderosa para enfrentar "al peor gobierno en la historia de México" y le lanzó un reto a Claudia Sheinbaum: "Señora Sheinbaum, si le dan permiso, nos vemos en los debates".

Xóchitl Gálvez reconoció que López Obrador es un presidente muy poderoso, sin escrúpulos y dispuesto a todo con tal de que su corcholata no pierda las elecciones, pero aseguró que no le tiene miedo.

"¿Y saben por qué?, porque no hay presidente que sea más grande ni más fuerte que el pueblo de México, porque no hay trampa que le vaya a alcanzar para doblar la voluntad de los ciudadanos", enfatizó.

La precandidata opositora dijo que la de este año será la elección más importante y "la vamos a ganar", pues estarán en juego la vida, la verdad y la libertad, por lo que llamó a la unidad para concretar no sólo un cambio, sino la sobrevivencia del régimen democrático.

El evento significó un cierre de filas de la coalición Fuerza y Corazón por México, con la presencia de los presidentes de los tres partidos aliados, Marko Cortés, del PAN; Jesús Zambrano, del PRD, y Alejandro Moreno, del PRI, aunque ninguno de ellos subió al escenario para acompañar a la precandidata, que estuvo arropada por representantes de la sociedad civil, principalmente jóvenes, lo que le dio un matiz más ciudadano a este cierre de precampaña.