Koike revalida mandato en Tokio, pero el gobernante PLD se debilita en comicios locales

Tokio, 8 jul (EFE).- La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, revalidó un tercer mandado al frente de la capital japonesa en las elecciones locales de este domingo, mientras que el partido que la apoyaba, el gobernante Partido Liberal Democrático (PLD) a nivel nacional, salió debilitado en unos comicios a la Asamblea local.

Koike, de 71 años, aseguró su reelección con un 42,8 % de los votos, seguida por el exalcalde de Akitakata (oeste), Shinji Ishimaru (41), con un 24,3 %, y después, Renho Murata (56), la candidata respaldada por la principal formación de la oposición, el Partido Constitucional Democrático (PCD), que obtuvo un 18,8 % de los sufragios, según los últimos datos publicados por NHK.

Estos eran los tres únicos candidatos con opciones reales de ganar en unos comicios con una participación récord de 56 contendientes.

Exministra de Defensa, Koike se convirtió en 2016 en la primera mujer en ostentar el cargo de gobernadora del área metropolitana de Tokio, la más poblada de Japón y su principal polo económico, y con esta victoria revalida para un tercer mandato de cuatro años.

Elecciones parciales a la Asamblea Metropolitana

Aunque Koike se presentaba como independiente, contaba con el respaldo del gobernante a nivel nacional PLD, su socio de coalición, Komeito, y otras fuerzas conservadoras, que salieron, sin embargo, debilitadas en unas elecciones parciales a la Asamblea Metropolitana de Tokio también celebradas el domingo.

El PLD solo logró asegurarse dos escaños de los nueve que estaban disponibles en esos comicios parciales, una posible muestra del descontento popular con el partido, que se ha visto implicado en un escándalo de financiación irregular y otros gafes recientes.

Entre los ocho distritos por los que el PLD presentó candidato propio, ganó en el de Itabashi, distrito electoral del exministro de Educación Hakubun Shimomura, cuya membresía fue suspendida por el escándalo contable, pero perdió el de Hachioji, ciudad natal del influyente exministro de Industria Koichi Hagiuda.

Hagiuda, considerado un peso pesado dentro del PLD, en el que se desempeñó como jefe de políticas de la formación durante más de un año hasta 2023 bajo el liderazgo del primer ministro japonés, Fumio Kishida, también fue suspendido de cargos un año por el caso.

Esta derrota a nivel regional podría socavar la posición política de Kishida y llevar a los legisladores del PLD a intentar derrocarlo del poder antes de las próximas elecciones generales de 2025, sembrando dudas, además, sobre si se presentará a las primarias presidenciales del partido programadas en septiembre.

Los índices de aprobación del Gabinete de Kishida se han desplomado a mínimos desde que se diera a conocer el escándalo de la financiación irregular en el seno del partido y entre sus miembros el año pasado, cayendo muy por debajo del 30 %, un umbral ampliamente considerado como el 'nivel de peligro' para un Gobierno.

El escándalo que viene atravesando el partido, destapado a finales del año paso, gira en torno a irregularidades en eventos de financiación del partido por parte de varias de sus facciones, que no habrían declarado durante años la totalidad millonaria de las recaudaciones, parte de los cuales habría sido, además, repartidas entre algunos miembros que tampoco las habrían declarado.

(c) Agencia EFE