Anuncios

Justin Trudeau rinde homenaje al difunto exprimer ministro canadiense Brian Mulroney

Toronto (Canadá), 19 mar (EFE).- El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, junto con decenas de dignatarios, rindió tributo este martes a su predecesor en el cargo, Brian Mulroney, que falleció el pasado 29 de febrero, en la capilla ardiente instalada junto al Parlamento canadiense en Ottawa.

A primeras horas de la mañana, una guardia de honor de la Policía Montada de Canadá depositó el ataúd con los restos de Mulroney, que gobernó el país entre 1984 y 1993, en la capilla ardiente ante la mirada de Trudeau y la gobernadora general de Canadá (que ejerce las funciones de jefa de Estado), Mary Simon.

La capilla ardiente permanecerá abierta al público este martes y miércoles. El funeral de Estado de Mulroney tendrá lugar el 23 de marzo en la basílica de Notre Dame en Montreal.

Durante su mandato, Mulroney negoció con el entonces presidente estadounidense, Ronald Reagan, un acuerdo de libre comercio entre Canadá y Estados Unidos en 1988.

Posteriormente, Mulroney acordó ampliar el tratado con los presidentes George H. Bush y Carlos Salinas de Gortari para incluir a México y formar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que entró en vigor el 1 de enero de 1994.

En Canadá, Mulroney implementó controvertidas políticas económicas e intentó apaciguar el movimiento nacionalista de Quebec, su provincia natal, con una propuesta de reforma constitucional para reconocer el territorio como una "sociedad distinta" dentro del país.

Sin embargo, su política fracasó cuando el resto del país se opuso a otorgar un papel superior a Quebec a cambio de que la provincia apoyase la constitución canadiense de 1982.

A fecha de hoy, el Gobierno de Quebec todavía no ha aprobado formalmente la entrada en vigor del texto constitucional.

El fracaso del intento de acomodar a Quebec resultó en el crecimiento del movimiento soberanista que culminó en el referéndum independentista de 1995 que estuvo a punto de romper el país cuando un 49,42 % de los votantes expresaron su deseo de negociar la separación de la provincia francófona.

(c) Agencia EFE