Anuncios

Jorge Martín ante su reto más difícil, el reto de 'Lo imposible'

Madrid, 22 nov (EFE).- Jorge Martín (Ducati Desmosedici GP23) afronta este fin de semana su reto más difícil, el reto de 'Lo imposible', al más puro estilo de la trama planteada en su película por Juan Antonio Bayona, pues el piloto español tendrá que ser un auténtico 'tsunami' en el circuito 'Ricardo Tormo' de Cheste, escenario de la última carrera del mundial de motociclismo, el Gran Premio de la Comunidad Valenciana.

El 'fiasco' protagonizado por Jorge Martín en la carrera de Catar por culpa de un neumático trasero defectuoso, ha puesto al español contra las cuerdas en su pelea por el título mundial de MotoGP con el italiano Francesco 'Pecco' Bagnaia (Ducati Desmosedici GP23), que ahora cuenta con 21 puntos de ventaja.

Aunque el título no está sentenciado definitivamente, lo cierto es que Jorge Martín lo tiene bastante complicado, o 'Pecco' Bagnaia lo tiene muy fácil, como se quiera ver, pues al italiano le basta con defenderse de los ataques del español y acabar tras él en ambas carreras para conseguir su objetivo, y Martín necesita arrollar, ser un auténtico 'tsunami', para tener alguna opción de proclamarse campeón.

El Ricardo Tormo es un circuito que en palabras del propio Martín se le da "muy bien", pero esta vez no le bastará con eso, pues ya no depende exclusivamente de él, sino también de que su rival falle en el gran premio, ya que la carrera 'sprint', aunque otorga puntos, no será determinante en lo que a decidir el campeonato se refiere.

Y, el peligro añadido, pueden ser una buena retahíla de pilotos que buscará cerrar la temporada con el mejor resultado posible y ahí entran varios pilotos del fabricante de Borgo Panigale como el italiano Fabio di Giannantonio, último vencedor en Catar, el español Alex Márquez, o los también italianos Marco Bezzecchi y Luca Marini.

Por su condición de 'locales' y dado que disponen de las 'armas' necesarias para pelear por la victoria, también se deberá tener en cuenta a los pilotos oficiales de Aprilia.

Aleix Espargaró y Maverick Viñales, por distintos motivos, buscarán la última victoria de la temporada, el primero para unirla a las de Gran Bretaña o Cataluña, y el segundo, para conseguir su primer triunfo con el fabricante de Noale, un hito que le convertiría en el único piloto del mundial que vence grandes premios con tres marcas distintas.

Y no serán los únicos los pilotos de Aprilia, a esa pareja se unirá la de oficiales de KTM, el surafricano Brad Binder y el australiano Jack Miller, que no han logrado ningún triunfo en 2023.

Seguro que intentarán conseguirla en el Ricardo Torno, un circuito 'ratonero' y corto, en el que el potencial de las Ducati queda más diluido respecto a la competencia, o dicho de otra manera, puede resultar más fácil batir al prototipo de Borgo Panigale, auténtico dominador de la temporada, con dieciséis victorias sobre diecinueve posibles.

Otro cantar será el de los pilotos de Honda, que llegan a la Comunidad Valenciana sin grandes expectativas.

Marc Márquez afrontará su última carrera como piloto oficial de Honda y seguro que su compromiso será total y absoluto, como ha demostrado a lo largo de todo el año, aunque difícilmente podrá pensar en la victoria o, tan siquiera el podio, en su despedida.

En el caso de Joan Mir, la situación personal es muy distinta, pero en lo deportivo, tal y como se ha podido ver a lo largo de la temporada, no parece que en el 'Ricardo Tormo' pueda esperarse una 'proeza' en forma de podio.

Como Marc Márquez, a la Comunidad Valenciana llegan una serie de pilotos con la despedida debajo del brazo, como él.

Se despiden de sus actuales equipos el francés Johann Zarco, quien se marcha de Ducati a Honda, el italiano Fabio di Giannantonio, todavía sin su futuro resuelto, el español Alex Rins, que se marcha de Honda a Yamaha, el italiano Franco Morbidelli, quien se va de Yamaha a Ducati, probablemente Luca Marini, cuyo futuro parece estar más vinculado a Honda que a Ducati, pero sigue sin confirmarse, o Pol Espargaró, que deja su puesto en Gas Gas al campeón del mundo de Moto2, Pedro Acosta, para pasar a ser piloto probador de ese fabricante.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE