Anuncios

Jannik Sinner y la otra cara del campeón del Australian Open: destacado esquiador juvenil, padres de perfil bajo y Federer como espejo

Jannik Sinner, el flamante ganador del Australian Open 2024, de chico se destacó en el esquí, siendo campeón italiano de slalom
Jannik Sinner, el flamante ganador del Australian Open 2024, de chico se destacó en el esquí, siendo campeón italiano de slalom

“Ojalá que todo el mundo tuviera a mis padres (Johann y Siglinde). Siempre me dieron la opción de elegir. Cuando era más joven, practiqué diferentes deportes y nunca me metieron ningún tipo de presión. Me gustaría que todos los jóvenes tuvieran esa libertad”. La frase de Jannik Sinner, el nuevo campeón del Abierto de Australia tras una remontada monumental contra Daniil Medvedev (3-6, 3-6, 6-4, 6-4 y 6-3), se produjo en medio de la premiación, en el Rod Laver Arena. El italiano de 22 años nacido en San Candido (en la provincia de Bolzano), bien pudo haber tenido otro destino deportivo: ser uno de los esquiadores más destacados de Europa o un futbolista de elite.

Sinner, de chico, cuando jugaba al tenis, al fútbol y practicaba esquí
Sinner, de chico, cuando jugaba al tenis, al fútbol y practicaba esquí

Sus padres (él es chef; ella, camarera) tenían un restaurante en las montañas de Tirol del Sur, una zona cercana a Austria, donde se habla alemán y el esquí es uno de los deportes más populares. “Fui campeón italiano de slalom, en 2008, con los chicos de mi edad. Más adelante, en 2012, terminé segundo”, relató Sinner en 2019, cuando explotó su popularidad en el circuito de tenis por ganar el Next Gen ATP Finals, el Masters de los Sub 21. Jannik comenzó a jugar al tenis con 7 años, pero su capacidad ramificó sus gustos deportivos. “Al esquiar debés descender una colina durante unos 90 segundos. Si cometés un error…, estás acabado”, apuntó alguna vez, sonriente.

Foto de álbum familiar de Jannik Sinner, de bebé, en brazos de su madre, Siglinde
Foto de álbum familiar de Jannik Sinner, de bebé, en brazos de su madre, Siglinde

Novak Djokovic llegó a decir que uno de los secretos de su elasticidad y desplazamientos correspondía a haber practicado esquí de chico. “Son deportes muy diferentes, pero el equilibrio es muy importante, tanto en uno como en el otro. Puedo llegar a entender por qué Novak dijo que haber esquiado lo ayudó para jugar al tenis”, apuntó Sinner. Claro que el esquí de alta velocidad, a partir de sus compromisos con el tenis cada vez más elevados, quedó al margen.

Sinner, en modo campeón de esquí

A los 13 años dejó aquella zona de nieve para sumarse a los entrenamientos con el sabio y veterano entrenador Riccardo Piatti en Bordighera, Liguria. “No fue fácil salir de mi casa, pero estaba feliz de poder vivir en una familia en la que el padre es mi entrenador, Riccardo. Hicimos una amistad y todo salió bien”, contó Jannik, que aún hoy destaca el trabajo que realizó Piatti pese a que desde 2022 ya no trabaja con él. Hoy lo acompañan Simone Vagnozzi y el australiano Darren Cahill (excoach de Andre Agassi, Lleyton Hewitt y Simona Halep).

Foto de álbum familiar de Jannic Sinner en Instagram
Foto de álbum familiar de Jannic Sinner en Instagram

Así como Carlos Alcaraz González y Verónica Garfia, los padres de Carlitos Alcaraz, son cultores del bajo perfil en El Palmar (Murcia), Johann y Siglinde actúan de la misma manera con Jannik. En Sesto, un pueblo de 1900 habitantes, donde radican los padres del nuevo mito tenístico, Sinner, y donde todos quieren jugar al tenis, nadie hace alarde de ello. “Ahora todos los niños del valle toman clases de tenis y, cuando Sinner juega, hay emoción en el pueblo. Su padre, un chef jubilado, siempre lo sigue; en cambio, la madre administra las habitaciones de Casa Sinner. Son gente normal”, declaró una mujer de la zona en el diario Corriere della Sera. ¿Qué es la Casa Sinner? En realidad, los “Appartements Sinner”, unas cabañas de madera operadas por la familia del jugador. La mamá se disculpa, pero no hace declaraciones.

Sinner, de chico, en versión futbolista
Sinner, de chico, en versión futbolista

Son los chicos del lugar o los instructores de esquí los que, a menudo, preguntan por Sinner. Saben que la familia prefiere la austeridad. Se generó mucha curiosidad y expectativa por el tenista a partir de su evolución. Claro que este parece ser apenas el comienzo de una gran historia de un chico que pudo haber seguido destacándose en el esquí, pero que eligió otro camino con éxito.

Jannik Sinner, sobre el cemento de Melbourne, tras batir a Daniil Medvedev en la final del Australian Open
Jannik Sinner, sobre el cemento de Melbourne, tras batir a Daniil Medvedev en la final del Australian Open - Créditos: @Darrian Traynor

Diestro, con revés de dos manos y de 1,88m, siempre tuvo como ídolo a Roger Federer (”Debe ser maravilloso ser Roger por un día, jugar al tenis con tanta facilidad y elegancia. Me asombra lo relajado que estaba siempre, dentro como fuera de la cancha. Tenía un gran equilibrio en los entrenamientos y en el tiempo libre, siempre fue mi referente”, contó una vez). Cumplió un sueño al poder entrenarse con el suizo durante un Abierto de Italia, en Roma. Su serie de TV favorita es Prison Break y su músico preferido es Eminem. Es hincha futbolístico de Milan y dice que su mejor virtud es “mantener la calma”. Adora la pizza y el sushi, pero sus “placeres prohibidos” son el chocolate y los dulces. Claro que ahora, tras obtener su primer Grand Slam, tendrá sus permitidos y celebrará como le plazca.