Anuncios

Henry Martín, el delantero que lloraba por no poder anotar, y ahora el América depende de él

Henry Martín festejando un gol contra Puebla el pasado 21 de enero de 2023. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)
Henry Martín festejando un gol contra Puebla el pasado 21 de enero de 2023. (ALFREDO ESTRELLA/AFP via Getty Images)

Los apodos en el futbol lo dicen todo. El de Henry Martín, cuando pasaba su peor momento con el América, no podía ser más cruel: 'Patas de Raqueta'. Se lo decían los propios aficionados de Las Águilas, que se mostraban hartos de verlo en su equipo. Martín ha estado sometido a un examen constante desde que llegó a Coapa, en enero de 2018. Siempre ha habido una pregunta para cuestionarle, como si no fuera suficiente para ocupar el puesto de delantero azulcrema, ese que casi siempre ha estado reservado para alguien con la etiqueta de estrella indiscutida.

A sus treinta años, Martín por fin empieza a gozar del reconocimiento que tantas veces se le negó. Desde 2014 hasta la fecha, no hay jugador mexicano que haya anotado más que él, tanto en Liga como en Liguilla. Según el periodista especializado en estadísticas Óscar Guevara, Martín contabiliza 66 goles desde entonces. Su más cercano perseguidor es el retirado Oribe Peralta, con 61. Muy detrás vienen Víctor Guzmán con 50, Elías Hernández (48) y José Juan Macías (42).

No son números deslumbrantes, quizá, pero enmarcan a la perfección la dificultad que tienen los jugadores mexicanos de vocación ofensiva por hacerse un nombre en una liga repleta de extranjeros. Y particularmente simbolizan la lucha que ha librado Martín por permanecer en los primeros planos del futbol nacional. Debutó en Primer hasta los 22 años, por lo que nunca fue una promesa. Y en Tijuana le costó mucho trabajo hacerse de un sitio. Por eso mismo, su llegada al América en 2018 no pudo sino despertar escepticismo. No se le auguraba un buen futuro y, a cinco años de distancia, sólo se puede decir que Martín ha visto desfilar a diversos jugadores incapaces de quitarle su lugar o de mejorar sus números.

Ni Roger Martínez, Federico Viñas, Jérémy Ménez, Andrés Ibargüen, Giovani Dos Santos, Nicolás Castillo. Todos ellos llegaron con el cartel de figura y la encomienda de hacer del América el equipo que, en sus principios futbolísticos, siempre debe ser: el que gana, gusta y golea. Pero todos fracasaron en diferente magnitud. Algunos siguen, como Viñas y Martínez, aunque no tienen la influencia de Martín, que se ha convertido en el referente absoluto del ataque azulcrema después de afrontar momento de mucha oscuridad.

"Llegaba a la casa después de los partidos de haber fallado una, dos o tres claras de gol, me sentaba en la cama y me ponía a llorar como niño chiquito con las piernas cruzadas, veía el techo y decía '¿qué tengo que hacer para salir de esto?'", contó el atacante en entrevista con TUDN. Hoy marcha como líder de goleo del torneo, con seis goles, y el certamen pasado fue subcampeón de goleo con 13 dianas.

Martín siempre fue consciente de los momentos en que no hacía bien las cosas, particularmente en el primer semestre del año pasado, cuando las críticas arreciaron contra él. "No te permiten eso aquí, tienes un torneo malo y estás ya con un pie afuera y yo tuve me parece dos torneos muy malos, pero me aguantaron, entonces agradezco que me hayan tenido paciencia, agradezco que hayan confiado en mí". La Bomba se levantó de su mal momento a punta de goles al comienzo del Apertura 2022, y esa plenitud le valió para ser convocado a Qatar 2022 incluso por encima de Santiago Giménez, que se había marchado al futbol europeo con el Feyenoord. En el Mundial le marcó a Arabia Saudita.

El delantero azulcrema cuenta que tuvo que hacer mucho trabajo mental para retomar el nivel que había mostrado antes y que le valió para ser medallista de bronce en Tokio 2020. "Hasta que no di con el punto exacto que fue el trabajo psicológico fue que no vi una luz en el túnel donde estaba, era un cuarto oscuro y chocaba con pared y chocaba y no sabía qué hacer".

Martín no es un dechado de virtudes técnicas. No lo será nunca. Pero su ejemplo está más allá de las florituras de un campo de juego. Jamás cedió ante los comentarios negativos y hoy es la piedra angular de un América sin estrellas que debe, sin embargo, honrar su nombre y siempre pelear por los primeros puestos. Ahí ha estado siempre Henry Martín: en los momentos malos y en los buenos. Han traído muchos nombres y nadie ha sido más rentable que él, un delantero que revirtió su peor momento, cuando parecía que para siempre sería conocido como 'Patas de Raqueta''.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Maestro rompe internet al enseñarles una canción para prevenir abuso.