Anuncios

Los goles de Mauro Icardi, el festejo con un bombo y la incógnita sobre su futuro

Mauro Icardi hace el festejo del Topo Gigio durante los festejos del título de Galatasaray, su equipo en Turquía
Mauro Icardi hace el festejo del Topo Gigio durante los festejos del título de Galatasaray, su equipo en Turquía - Créditos: @Anadolu Agency

Sin lugar en PSG, Mauro Icardi precisaba volver a sentirse futbolista. Le llegó una oferta de Turquía y a comienzos de septiembre fue presentado en Galatasaray, uno de los gigantes del fútbol otomano. El delantero argentino no lo sabría, pero ese pase a préstamo sería el renacer de su carrera. Un título, 23 partidos, 21 goles y siete asistencias después, el futbolista debería volver a París, donde tiene un año más de contrato con el gigante que acaba de consagrarse campeón de la liga. Pero en Estambul lo quieren de regreso para jugar la Champions League, a la que se clasificaron tras conseguir el título en la penúltima fecha. Y con dos goles de Icardi. La oferta rondaría los 10 millones de euros. Y el bienestar del futbolista argentino (que llegó sin pretemporada y terminó siendo adorado por los hinchas, que hasta le dedicaron una canción en las redes sociales) será fundamental para que el pase se haga. Aun cuando suenen cerca suyo las sirenas de la Serie A, donde recuerdan con cariño su exitoso paso por Inter de Milán.

Más allá de sus idas y vueltas promocionadas en las propias redes sociales con Wanda Nara, su pareja, Icardi se dedicó en Turquía a lo que mejor sabe hacer: jugar al fútbol. Se transformó en la referencia ofensiva de un equipo obligado a pelear el título y en el vestuario se rodeó de otros dos sudamericanos: los uruguayos Fernando Muslera (toda una institución en el lado rojo y amarillo de Estambul, donde lleva ya once temporadas) y Lucas Torreira. Adentro de la cancha, sintonizó desde el comienzo con un viejo conocido de la Serie A: el belga Dries Mertens. Y con el joven italiano Nicoló Zaniolo, llegado a mitad de temporada desde la Roma. El argentino hasta se animó a tocar el bombo en el tradicional festejo del título, a pura sonrisa y ante miles de hinchas que colmaron el centro de entrenamiento del equipo para celebrar. Incluso tomó el micrófono y cantó con los aficionados: “Okan...Okan...Okan Buruk”, los arengó, para que vitorearan al entrenador del equipo, ídolo del club desde su época de futbolista. A los 30 años, Icardi volvió a ser feliz en una cancha de fútbol.

Uno de los festejos de Mauro Icardi en el partido ante Ankaragucu, por la Liga de Turquía, en el que anotó dos goles y su equipo, Galatasaray, fue campeón
Uno de los festejos de Mauro Icardi en el partido ante Ankaragucu, por la Liga de Turquía, en el que anotó dos goles y su equipo, Galatasaray, fue campeón - Créditos: @Anadolu Agency

El doblete del martes frente a Ankaragucu como visitante hizo que las redes sociales se rindieran a los pies (y el talento) de Icardi. El portal Fanatik, el más importante del fútbol turco, destacó que “se trata del máximo goleador de los últimos años con la camiseta de Galatasaray”. Y resaltó lo ocurrido a través de las redes: le dedicaron al argentino la canción “Déjame ser tu amor”, que ahora remite directamente al número 99 del equipo. Fue trending topic en Twitter, por ejemplo.

El título conseguido hace que los hinchas se ilusionen con la temporada próxima, en la que el equipo competirá en Europa. En este sentido, el diario francés Le Parisien ya adelantó que comenzaron las negociaciones para que PSG le venda al delantero argentino al Galatasaray. Lo cierto es que lo más probable es que Icardi no perciba el mismo sueldo que recibía en la capital francesa (9 millones de euros, según los reportes), pero que sí firme un contrato de larga duración con el flamante campeón turco. Fanatik va más allá y publica que la intención de los dirigentes de Galatasaray es anunciar la compra definitiva del argentino en junio.

“La voluntad de los dirigentes del club es muy clara: piensan en hacer efectiva la compra de Icardi. Y eso no molestará en absoluto al futbolista, que está muy feliz en Galatasaray y ha admitido en reiteradas ocasiones que quiere quedarse en Estambul”, dice el portal turco. Y agrega más datos: “Las reuniones entre el vicepresidente del club, Erden Timur, y los directivos de PSG ya comenzaron en Estambul. El aspecto financiero será la clave del pase: Galatasaray está listo para hacer grandes esfuerzos y financiar una operación que podría rondar los diez millones de euros”.

Galatasaray tendrá dinero fresco en los próximos días: negocia con Arsenal, de Inglaterra, la venta de su lateral derecho, el francés Sacha Boey, de 22 años. Ya rechazó una oferta cercana a los 17 millones de euros y todo apunta a que los londinenses tendrán que subir la apuesta para quedarse con el jugador, que llegó a Turquía en 2021 a cambio de 2,5 millones de euros. Icardi ya sabe que su club lo quiere y él se siente a gusto. A los 30 años, y más allá de su cartel en Italia, parece haber encontrado su lugar en el mundo. Lo dicen las estadísticas. Y también su cara: volvió a ser feliz en una cancha de fútbol.

Icardi toca el bombo en los festejos de Galatasaray campeón