Anuncios

FBI desbarata red de narcotraficantes, operaba en EU, México y Canadá

CIUDAD DE MÉXICO, enero 30 (EL UNIVERSAL).- El Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) desmanteló una red de narcotraficantes que operó en Estados Unidos, México y Canadá; sin embargo, hay siete acusados fugitivos, incluidos tres mexicanos.

El Departamento de Justicia (DOJ) detalló en un comunicado que "10 personas fueron arrestadas en varias ciudades" y especificó que "además de los arrestados, dos acusados ya se encontraban bajo custodia estatal y siete acusados están fugitivos, incluidos tres mexicanos que supuestamente suministraban cantidades al por mayor de narcóticos a los traficantes en Estados Unidos y Canadá".

De acuerdo con las autoridades, "una coalición de socios internacionales encargados de hacer cumplir la ley ejecutó órdenes de arresto y registro en varias ciudades, incluida Los Ángeles; Sacramento, California; Miami; Odesa, Texas; Montreal; Toronto; y Calgary, Canadá".

Operaban en México, EU y Canadá

Según el fiscal federal Martín Estrada, el grupo de presuntos delincuentes coordinaba sofisticadamente el tráfico de cientos de kilogramos de metanfetaminas, cocaína y fentanilo, utilizando tres bases internacionales: México, donde los cárteles de la droga suministraban las sustancias, Los Ángeles, donde los intermediarios distribuían las drogas, y Canadá desde donde se enviaba a los camioneros a recoger la droga en el sur de California.

"Los cargos y arrestos de hoy en toda América del Norte reflejan la estrecha coordinación del Departamento de Justicia con nuestros socios mexicanos y canadienses para desbaratar el tráfico internacional de narcóticos", dijo la fiscal General Adjunta Lisa O. Monaco. "Estos casos proporcionan otro ejemplo más de cómo nuestros agentes y fiscales trabajan codo con codo para descubrir y desmantelar redes delictivas organizadas que trafican y se benefician de drogas mortales".

"Este caso demuestra que colaboraremos con nuestros socios internacionales para llevar estas redes criminales ante la justicia. Quienes trafican con drogas altamente adictivas y peligrosas tendrán que rendir cuentas", dijo Estrada.

Estrada añadió que incluso un asociado de una mafia italiana con sede en Canadá estaba involucrado en el negocio ilícito.

Entre las dos acusaciones reveladas el martes, una involucraba a Guramrit Sidhu, un ciudadano canadiense de 60 años, que supuestamente compró cientos de kilogramos de drogas, incluidas metanfetamina y cocaína. El FBI cree que Sidhu, también conocido como "King" entre sus asociados, contrató una red de camioneros para transportar las drogas desde Los Ángeles y cruzar la frontera canadiense.

Las autoridades incautaron 845 kilogramos de metanfetamina, 951 kilogramos de cocaína, 20 kilogramos de fentanilo y 4 kilogramos de heroína, según la Fiscalía estadounidense. Las autoridades estimaron que el valor mayorista de los narcóticos incautados ascendía a 28 millones de dólares.

De acuerdo con las autoridades, las cantidades de esas incautaciones sólo reflejaban operaciones durante los pocos meses de la investigación, lo que indica cuán activa y grande ha sido la red a lo largo de su existencia.

Las autoridades también entregaron 30 órdenes de registro en el área de Los Ángeles para apoyar la operación, dijo el subjefe del Departamento de Policía de Los Ángeles, Blake Chow.

"El alcance y la influencia de las organizaciones criminales continúan expandiéndose a través y más allá de nuestras fronteras suroeste y norte", dijo Cheryl M. Davies, directora de operaciones de campo de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EU en Los Ángeles. "Estas organizaciones criminales son sofisticadas y operan con capacidades inmensas y con recursos aparentemente ilimitados".

La operación criminal

De acuerdo con el DOJ, "los investigadores obtuvieron información que indica que el grupo del crimen organizado utilizó "manipuladores" y "despachadores" canadienses que viajaban desde Canadá a Los Ángeles por periodos cortos.

"Los manipuladores coordinaban la recogida y entrega de grandes cargamentos de cocaína y metanfetamina, que se cargaban en semirremolques de largo recorrido con destino a Canadá. Como resultado de la investigación se incautaron cantidades al por mayor de fentanilo. El transporte fue coordinado por una red de conductores que trabajaban con docenas de empresas de transporte por carretera que realizaron numerosos cruces fronterizos desde Estados Unidos a Canadá a través del túnel Detroit Windsor, el Buffalo Peace Bridge y el Blue Water Bridge".

Las acusaciones

En el caso de Estados Unidos contra Sandoval se detalló que "una acusación formal de 18 cargos presentada el 4 de enero implica a 10 acusados por su papel en una organización que supuestamente comenzó a operar en una fecha desconocida y continuó en marzo de 2023 o alrededor de esa fecha. Los cargos en la acusación alegan dos conspiraciones de tráfico de drogas; conspiración para importar cocaína; conspiración para la exportación de drogas; distribución/posesión con intención de distribuir sustancias controladas; posesión de arma de fuego con fines de tráfico de drogas; y ser un delincuente en posesión de municiones".

Se especificó que los acusados imputados son "Jesús Ruiz Sandoval Jr., 45 años, de Guadalajara, México; John Joe Soto, 42, de Guadalajara; Eduardo Carvajal, 50 años, de Guadalajara; Roberto Scoppa, 55 años, de Montreal; Ayush Sharma, 25 años, de Brampton, Canadá; Subham Kumar, 29 años, de Calgary, Canadá; Carlos Barragán, 51 años, de Long Beach, California; Corell Carbajal García, 38 años, de Hemet, California; Humberto Luis Bermejo, 26 años, de Odessa, Texas; y Esteban Sinhue Mercado, 24 años, de San Jacinto, California".

Además, se "cree que Sandoval Jr., actualmente prófugo, es un narcotraficante a gran escala involucrado en la importación de drogas desde México a Estados Unidos para su distribución. Se cree que John Joe Soto trabaja con Sandoval. Se cree que Eduardo Carvajal, también presunto narcotraficante a gran escala, exporta drogas de Estados Unidos a Canadá. Robert Scoppa es un presunto narcotraficante canadiense con estrechos vínculos con una familia del crimen organizado italiano en Montreal. Barragán es un presunto narcotraficante que vive en Estados Unidos. Sharma y Kumar son conductores de camiones involucrados en la exportación de drogas a Canadá".

En otro caso, se informó de una "acusación formal de 23 cargos presentada el 3 de enero (que) acusa a nueve acusados por su papel en una empresa criminal relacionada que supuestamente operó desde al menos septiembre de 2020 hasta febrero de 2023. Además de una conspiración de tráfico de drogas, la acusación alega una conspiración de exportación de drogas y cargos de distribución/posesión con intención de distribuir sustancias controladas".

De acuerdo con el Departamento de Justicia, "los acusados imputados son: Guramrit Sidhu, 60 años, de Brampton, Canadá; Iván Gravel González, de 32 años, residente tanto en República Dominicana como en Montreal; Daniel Antonio Trejo Huerta, 43 años, de Riverside, California; Ignacio López, 53 años, residente de Santa Ana, California; Daniel Joseph Alan Herrera, 27 años, de Miami; Orlando Velasco Jr., 29 años, de Stanton, California; Ángel Larry Sandoval, 32 años, de Bell Gardens, California; Jorge Piña Nicolás, de 22 años, de Long Beach, California; y Bryan Ureta Valenzuela, 24 años, de Ontario, California.

"Se alega que Sidhu, también conocido como King, orquestó el tráfico y la exportación de cantidades a gran escala de sustancias controladas a Canadá, trabajando con varios coacusados descritos como proveedores. Se alega que Iván Gravel González forma parte del equipo de exportación de Sidhu con sede en Estados Unidos. Sidhu está acusado de un cargo de participación en una empresa criminal continua. Según la acusación, Sidhu ocupaba un puesto de organizador, supervisor y gerente, y en este cargo obtenía ingresos y recursos sustanciales".

Las autoridades especificaron que "si son declarados culpables, cada acusado enfrenta penas máximas que van desde 40 años hasta cadena perpetua. De ser declarado culpable, Sidhu se enfrentaría a una pena mínima obligatoria de 20 años de prisión. De ser declarados culpables, Sandoval y Carvajal enfrentarían cada uno una pena mínima obligatoria de 15 años de prisión".