Anuncios

Familias siguen desplazándose de Chicomuselo en Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis., febrero 1 (EL UNIVERSAL).- Un grupo de habitantes de comunidades de Chicomuselo, ubicada en la Sierra Madre de Chiapas, denunciaron que abandonaron sus hogares en las recientes horas, debido a que son obligados a integrarse a la organización MAIZ, un brazo de Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Más de medio millar de hombres, mujeres y niños de las comunidades Nuevo Sinaí, San Antonio El Ocotal y Cuatro Caminos dejaron sus hogares en las recientes horas porque aseguran que son obligados a unirse a la organización el MAIZ, un brazo armado del CJNG, que tiene su centro de operaciones en el vecino municipio de Frontera Comalapa.

Una mujer contó que hace unos días, hombres armados llegaron a su comunidad y "mataron a mi cuñado", pero el hombre "no debía nada". "Su delito era solo por vivir", dijo consternada durante el momento que dejó su hogar con sus hijos y esposo.

Otra mujer aseguró, que son obligados a unirse a la organización MAIZ, por lo que decidieron abandonar sus hogares. "Estamos dejando nuestros hogares por culpa del MAIZ y del Cártel Jalisco que vienen a apoderarse de nuestras tierras. Nos están despojando de todo. Ellos están obligando a meternos con ellos y si no, no seremos más en nuestras familias. Están matando a niños, a mujeres, a todos los inocentes. Al gobierno le pedimos que haga justicia".

Debido al hostigamiento de las organizaciones armadas, las familias han evitado viajar a las cabeceras municipales de Chicomuselo y Frontera Comalapa, ante el temor de que sean asesinados o reclutados para unirse a estas y por lo mismo, los alimentos han escaseado, dio a conocer otra mujer.

El martes, otro medio millar de hombres, mujeres y niños dejaron sus hogares, en las comunidades Galicia, 20 de Noviembre y El Cerecillo, del municipio de Chicomuselo, porque denunciaron que son obligados a unirse a la organización MAIZ.

Las familias caminaron varias horas para buscar refugio en comunidades vecinas, pero dejaron pertenencias, animales de corral y perros.

El 17 de enero, más de dos mil personas de comunidades de La Concordia, Socoltenango y Chicomuselo, abandonaron sus hogares, después de que tropas de la 39 Zona Militar, con helicópteros artillados, desbloquearon caminos que estaban bloqueados con piedras y palos, para evitar el paso de organizaciones criminales.

Como consecuencia, en la comunidad Nueva América, de Chicomuselo, tres campesinos perdieron la vida, por lo que horas después las familias tomaron algunas pertenencias y huyeron.

Las familias se mantenían en resistencia para evitar que ingresaran miembros de la organización MAIZ, que busca reclutarlos.

Las comunidades donde ingresó el Ejército se ubican cerca del embalse de La Angostura, por lo que con lanchas cruzaron hacia la comunidad Leningrado, municipio de Tzimol, para de ahí tomar carretera hacia Comitán, a unos 38 kilómetros de distancia.

Los más de dos mil desplazados se encuentran en casas particulares, salones e iglesias de las cabeceras municipales de La Trinitaria, Comitán, Tzimol y Socoltenango.

Los desplazados reciben ayuda de las secretarías de Salud, Bienestar y Protección Civil, en los sitios donde permanecen refugiados.

El gobierno de Chiapas ha entrado unas 26.4 toneladas de alimentos, así como ropa, cobertores, equipos de limpieza personal y medicinas a los desplazados.