Anuncios

“¡Estamos en la Luna!”: Estados Unidos volvió al satélite terrestre más de medio siglo después del programa Apolo

El módulo Odiseo poco antes del alunizaje (Intuitive Machines via AP)
El módulo Odiseo poco antes del alunizaje (Intuitive Machines via AP)

WASHINGTON.- “Estamos en la Luna”, confirmó el jefe de la misión Intuitive Machines, Tim Crain, que este jueves se convirtió en la primera empresa privada en llegar a la Luna, y el primer regreso de Estados Unidos al satélite terrestre luego de medio siglo de finalizado el programa Apolo.

Debido a algunos problemas de comunicación con la nave, aún no hay imágenes sobre el alunizaje ni datos sobre el estado en que se encuentra el vehículo.

La NASA publicó una reacción a la misión lunar en las redes sociales: “¡Su pedido fue entregado... a la Luna!”, celebró.

“El módulo de aterrizaje lunar no tripulado (de Intutive Machines) aterrizó a las 6:23 p. m. ET (2323 UTC), llevando la ciencia de la NASA a la superficie de la Luna. Estos instrumentos nos prepararán para la futura exploración humana de la Luna bajo #Artemis “, publicó la agencia espacial en X, el sitio web anteriormente conocido como Twitter.

El módulo de alunizaje Nova-C, de unos 4 metros de alto, que transporta experimentos científicos de la NASA, había despegado desde el estado de Florida (sureste) la semana pasada. El robot de fuselaje hexagonal Odiseo se posó sobre el suelo lunar a las 18.23 hora del este de Estados Unidos (20.23 hora argentina), tal como estaba previsto.

El descenso pudo ser seguido en directo desde el sitio web de la NASA www.nasa.gov.

Empleados del Scorpius Space Launch Company (SSLC) en Torrance, California, celebran el exitoso alunizaje
Empleados del Scorpius Space Launch Company (SSLC) en Torrance, California, celebran el exitoso alunizaje - Créditos: @HANDOUT

El sistema de propulsión de la nave, crucial para el alunizaje, ya había sido probado con éxito durante el vuelo. Ya el miércoles la nave había superado otra etapa importante: entrar en órbita lunar. La sonda se había quedado durante un día “en órbita lunar circular a 92 km” de altitud sobre la superficie de la Luna, según había informado la empresa en su cuenta de la red social X.

A partir de una altitud de 30 metros, el módulo de alunizaje bajó en vertical a una velocidad de tres metros por segundo, antes de frenar a un metro por segundo durante los últimos diez metros.

En esta fotografía, cortesía de Intuitive Machines, se muestra una imagen de la cámara de navegación del cráter Bel’kovich K en las tierras altas ecuatoriales del norte de la Luna mientras el módulo de aterrizaje lunar se prepara para su aterrizaje (via Agencia AFP)
En esta fotografía, cortesía de Intuitive Machines, se muestra una imagen de la cámara de navegación del cráter Bel’kovich K en las tierras altas ecuatoriales del norte de la Luna mientras el módulo de aterrizaje lunar se prepara para su aterrizaje (via Agencia AFP) - Créditos: @HANDOUT

India y Japón lograron alunizar recientemente gracias a sus agencias espaciales nacionales, convirtiéndose en el cuarto y quinto país en conseguirlo, tras la Unión Soviética, Estados Unidos y China.

Pero los estadounidenses, que pretenden enviar astronautas a la Luna a partir de 2026, llevaban más de 50 años sin llegar al satélite terrestre. Y hasta ahora no lo había conseguido ninguna de las empresas privadas que lo habían intentado (israelíes, japonesas o estadounidenses).

Tim Crain, el jefe de la misión que volvió a llevar a Estados Unidos a la Luna
Tim Crain, el jefe de la misión que volvió a llevar a Estados Unidos a la Luna

Sitio del alunizaje

El punto de alunizaje de Intuitive Machines está situado a unos 300 kilómetros del polo sur de la Luna. Las misiones Apolo habían aterrizado más cerca del ecuador.

Esta imagen proporcionada por Intuitive Machines muestra su módulo de aterrizaje lunar Odiseo con la Tierra al fondo el 16 de febrero de 2024. La imagen fue capturada poco después de la separación de la segunda etapa de SpaceX. (Intuitive Machines via AP)
Esta imagen proporcionada por Intuitive Machines muestra su módulo de aterrizaje lunar Odiseo con la Tierra al fondo el 16 de febrero de 2024. La imagen fue capturada poco después de la separación de la segunda etapa de SpaceX. (Intuitive Machines via AP)

El polo sur lunar es de especial interés porque contiene agua en forma de hielo, que podría explotarse.

El cráter que sirve de pista de alunizaje se llama Malapert A, en honor a un astrónomo del siglo XVII.

El módulo de aterrizaje lunar, de poco más de cuatro metros de altura, transporta seis cargamentos privados (incluidas unas esculturas del artista contemporáneo Jeff Koons que representan las fases de la Luna) y seis instrumentos científicos de la NASA.

Esculturas de la Luna de Jeff Koons enviadas al satélite terrestre
Esculturas de la Luna de Jeff Koons enviadas al satélite terrestre

Incluye además un sistema de cámaras desarrollado por la Universidad de Aeronáutica Embry-Riddle, que estaba previsto que fuera eyectado 30 metros por encima de la superficie lunar para captar desde el exterior imágenes del momento del alunizaje.

Entre el material embarcado hay unas cámaras situadas bajo el módulo de aterrizaje lunar que analizarán la cantidad de polvo arrojado durante el descenso, con el fin de compararlo con los alunizajes de Apolo.

Otro instrumento estudiará el plasma lunar (una capa de gas con carga eléctrica) y medirá las ondas de radio procedentes del Sol y de otros planetas.

El módulo de alunizaje, bautizado Odiseo, funcionará con paneles solares. Se espera que funcione a partir de ahora durante siete días.

Reducir costos

El contrato firmado por la agencia espacial estadounidense para esta primera misión de Intuitive Machines asciende a 118 millones de dólares.

Se trata de la segunda misión del nuevo programa CLPS de la NASA, que ha encargado a empresas privadas que lleven su material científico a la Luna, en lugar de desarrollar ella misma vehículos para hacerlo.

El objetivo es reducir los costos para la agencia pública pero seguir desarrollando la actividad espacial.

Una primera misión, dirigida por la empresa estadounidense Astrobotic, fracasó el mes pasado.

Este año están previstas al menos otras cuatro misiones estadounidenses, entre ellas otras dos de Intuitive Machines. Para la NASA, estas misiones prepararán el regreso de astronautas a la Luna en el marco de su otro programa emblemático: Artemisa.

Agencia AFP