Anuncios

Una entidad independiente investigará el ataque en el que murieron 7 humanitarios en Gaza

Jerusalén, 2 abr (EFE).- Una entidad independiente, el Mecanismo de Investigación y Evaluación de Hechos, investigará el ataque en el que murieron siete trabajadores humanitarios de la ONG World Central Kitchen en Gaza, dijo este martes el Ejército de Israel.

El portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), Daniel Hagari, explicó en un mensaje que ha hablado personalmente con el chef José Andrés, fundador del grupo humanitario, para expresarle sus condolencias por las muertes de los trabajadores.

"Abriremos una investigación para examinar este serio incidente. Esto nos ayudará a reducir el riesgo de que vuelva a ocurrir un evento similar", aseguró.

Según la página web de las IDF, el Mecanismo de Investigación y Evaluación de Hechos (FFAM) es un cuerpo, liderado por un mayor general, encargado de ofrecer la mayor información posible para decidir si se abre una investigación criminal sobre un incidente ocurrido durante los combates.

Después de la conocida como "masacre de la harina", en la que al menos 118 gazatíes murieron y más de 700 resultaron heridos cuando esperaban la llegada de un convoy de ayuda humanitaria, el Ejército israelí ordenó también una investigación independiente al FFAM.

En imágenes publicadas recientemente en redes sociales puede verse uno de los vehículos de WCK afectados con un agujero en el techo, lo que sugiere que fue alcanzado por un ataque aéreo.

Hagari, el portavoz del Ejército, aseguró que el incidente está siendo examinado "en los niveles más altos", y expresó su tristeza "a nuestras naciones aliadas que han hecho y siguen haciendo tanto para ayudar a los que lo necesitan".

World Central Kitchen, por su parte, anunció que pausará sus operaciones en la región tras el ataque, y responsabilizó directamente al Ejército israelí de lo sucedido, que calificó de "imperdonable".

El ataque se cobró la vida de siete trabajadores de la ONG, entre ellos cuatro de nacionalidad extranjera: un británico, un polaco, un australiano y un ciudadano con doble nacionalidad estadounidense-canadiense.

Se cree que se trata de los primeros trabajadores humanitarios extranjeros asesinados en la guerra de Gaza desde el 7 de octubre, y que ya se ha cobrado más de 32.800 víctimas, la mayoría mujeres y niños.

(c) Agencia EFE