Anuncios

Enfrentamientos y bloqueos dejan 4 muertos en Celaya

CELAYA, Gto., enero 29 (EL UNIVERSAL).- Un policía municipal murió y tres civiles armados fueron abatidos en un enfrentamiento a balazos registrado la tarde de ayer domingo en la colonia Tres Guerras, de Celaya, Guanajuato.

También se registraron bloqueos con dos vehículos incendiados en la carretera Celaya-Juventino Rosas, en la comunidad Franco Tavera.

Alrededor de las 16:00 horas de ayer se registró el ataque de un grupo armado en contra de oficiales que realizan rondines en la colonia Tres Guerras, lo que propició un intercambio de disparos.

En el hecho tres hombres fallecieron y un oficial fue trasladado a un hospital en condiciones críticas, done posteriormente falleció.

Con su muerte suman seis policías de Celaya caídos en ataques armados en los últimos cinco días.

Minutos después se reportó la quema de vehículos en el municipio de Juventino Rosas, en un tramo carretero, entre las comunidades Franco de Tavera y Los Morales.

Además, grupos delincuenciales arrojaron granadas de fragmentación en la comandancia Norte de la Policía y en un punto de la Central de Abastos, que no explotaron.

Elementos del Ejército llegaron a ambos lugares y tomaron el control de la situación para la recolección de los artefactos explosivos.

Anoche se registraba una movilización de patrullas de los tres niveles de gobierno en diversos rumbos de la ciudad y municipios vecinos.

Sepultan a hermanos asesinados

Ayer fueron sepultados Aidé Yareli, de 11 años, y su hermano Aldo Isaac, de 16, asesinados el jueves pasado.

Los menores se preparaban para inaugurar un negocio de uñas y barbería cuando fueron en la comunidad de Ejido de Tirado, en el municipio de San Miguel de Allende.

También se ofreció una misa de cuerpo presente en el templo de San Antonio de Padua, al que asistieron decenas de personas y después fueron sepultados en el templo de Nuestra Señora de Guadalupe.

Al cortejo acudieron jóvenes y niños con flores y globos blancos, quienes lloraron en torno de los ataúdes, en un caso que conmovió a San Miguel de Allende.

Al funeral se unieron aficionados de un grupo de motociclistas al que pertenecía Aldo, quienes en la explanada del templo y en el trayecto al cementerio aceleraron sus vehículos en su memoria.

La tarde del jueves 25 de enero los hermanos Aidé Yareli y Aldo Isaac se preparaban para abrir una barbería en la calle Guanajuato, cuando fueron atacados.

Sus familiares contaron que la menor se había preparado como manicurista para poner uñas de acrílico y que su hermano se capacitó como barbero.

Según las primeras investigaciones, los agresores los habían extorsionado con el cobro de piso.