Anuncios

EEUU y UE abren un corredor marítimo de ayuda a Gaza ante el cierre terrestre de Israel

Jerusalén, 8 mar (EFE).- La Unión Europea y EEUU pondrán en marcha este fin de semana un corredor marítimo para el envío de ayuda humanitaria internacional a la Franja de Gaza desde Chipre, ante la negativa a abrir más vías terrestres de Israel, que celebró la medida.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, anunció este viernes que el corredor marítimo con ayuda internacional para el enclave empezará a funcionar este sábado o domingo, aunque habrá "un primer viaje piloto saliendo de Chipre hoy mismo".

La líder europea subrayó el gran esfuerzo de la UE y otros países como Estados Unidos o Emiratos Árabes Unidos -Reino Unido anunció luego su adhesión al proyecto- para hacer llegar más ayuda humanitaria a la población de la Franja, donde han muerto más de 30.800 personas en cinco meses de guerra.

"El desafío es hacer llegar la ayuda a la población. La situación humanitaria en Gaza es terrible, con familias y niños palestinos inocentes desesperados por las necesidades básicas", afirmó Von der Leyen sobre la situación en el enclave, donde el hambre acecha a más de 700.000 personas en el norte y se ha cobrado la vida en las últimas dos semanas de una veintena, la mayoría bebés, pero también un anciano y un adolescente por malnutrición y deshidratación.

El barco que inaugura hoy el corredor en la prueba piloto es el Open Arms de España, que lleva días en el puerto chipriota de Larnaca en espera de los permisos para entregar ayuda alimentaria de World Central Kitchen, ONG fundada por el famoso chef español José Andrés.

El anuncio llega horas después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, adelantara los planes de su país de construir un puerto temporal frente a la costa de Gaza, precisamente para canalizar la ayuda que llegue por ese corredor marítimo desde Chipre.

"Ordeno al Ejército de Estados Unidos que lidere una misión de emergencia para establecer un muelle temporal en el Mediterráneo, en la costa de Gaza, que pueda recibir grandes barcos que transportan alimentos, agua y medicinas", dijo el jueves en su discurso sobre el Estado de la Nación.

Biden también exigió al gobierno israelí, liderado por Benjamín Netanyahu, que no use la ayuda humanitaria como "moneda de cambio" y le instó a que abra más cruces en el norte de la Franja y permita la entrada de más alimentos y medicinas como parte de las donaciones internacionales, a las que EEUU ha contribuido con 180 millones de dólares en asistencia para la emergencia en Gaza.

EEUU es también el mayor proveedor de armamento para Israel, por más de 3.500 millones de dólares anuales para defensa. En los cinco meses de guerra ha recibido más de cien envíos de armas, según The Washington Post, que sugería que la administración estadounidense estaba estudiando restricciones a esa ayuda militar de cara a la esperada ofensiva a Rafah, en el extremo sur de la Franja donde hay 1,4 millones de desplazados gazatíes.

Por su parte, Israel acogió este viernes "con satisfacción" la noticia de la apertura del corredor, que "permitirá aumentar la ayuda humanitaria a la Franja tras realizar los controles de seguridad de acuerdo con los estándares israelíes", afirmó su Ministerio de Exteriores.

Israel permite, tras exhaustivos controles, la entrada de ayuda humanitaria por Kerem Shalom y Rafah, que conectan el enclave con Israel y Egipto respectivamente, con una media de 250 camiones diarios en la última semana -antes rondaban los cien-, una cantidad insuficiente para las acuciantes necesidades de la Franja.

En las últimas semanas varios países han lanzado ayuda humanitaria por aire, especialmente en el norte, donde la situación es más crítica.

Jordania, Egipto, Emiratos Árabes Unidos o Francia son algunos de los primeros países que recurrieron a esta fórmula, a la que EEUU se unió hace una semana, y desde entonces ha llevado a cabo tres lanzamientos -en cooperación con Jordania- de 38.000 raciones de comida cada uno.

Sin embargo, uno de estos lanzamientos mató hoy a cinco personas en ciudad de Gaza por el impacto de los palés de ayuda lanzados desde el aire, ya que no se abrieron los paracaídas, y se precipitaron al vacío sobre las personas que esperaban los alimentos.

"El lanzamiento aleatorio de ayuda desde el aire provocó 5 mártires y varios heridos, a pesar de nuestra insistencia en que esas operaciones son inútiles y no son la mejor manera de llevar ayuda", afirmó en un comunicado el Gobierno gazatí, controlado por Hamás, que exigió a Israel, como EEUU, la apertura de más cruces terrestres.

Sara Gómez Armas

(c) Agencia EFE