Anuncios

Disminución, pero no erradicación de violencia en estadios

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 5 (EL UNIVERSAL).- Han pasado dos años desde una de las tardes más cruentas en la historia del futbol mexicano. El 5 de marzo jamás será olvidado y, aunque debió ser la lección más grande para la Liga MX en cuanto a seguridad y protocolos se refiere, los cambios no han dado todos los resultados esperados.

En el estadio La Corregidora se puede leer, desde fuera, la palabra "Tolerancia", pero —de acuerdo con Amílcar Godínez, líder de la barra de los Gallos Blancos— es lo que menos hay.

"Lamentablemente, el tema de la violencia no ha parado, siguen existiendo algunos enfrentamientos y hay algunos que no se hacen públicos... No aprendimos nada, ni aficiones, ni barras, y mucho menos los clubes y la Liga MX", declaró a EL UNIVERSAL Deportes.

Después de los sangrientos enfrentamientos entre los barristas del Querétaro y el Atlas en La Corregidora, la Liga MX ha intentado erradicar la violencia con algunas medidas, como la implantación del FAN ID, registro de barristas y prohibición de los grupos de animación visitantes. Hasta ahora, han sido paliativos, no soluciones.

"No les interesa el tema de fondo. En ningún lugar se ha atendido el problema de la violencia. Lo único que hicieron los clubes fue quitarse la carga de la seguridad de los visitantes. Los fanáticos siguen viajando para ver a su equipo y, lejos de un protocolo, se exponen", declaró el barrista de los Gallos.

La presencia de programas, diálogos y protocolos —asegura Amílcar Rafael— ayudaría a prevenir la violencia, que ha disminuido en muchos estadios, pero sigue siendo un problema latente.

"La mejor seguridad es la que no se utiliza. Tiene que haber acciones preventivas, reuniones, diálogos, acuerdos, convenios... Eso es lo que se tiene que hacer. Si trabajaran en la prevención, les saldría más barato a los clubes, pero no hay un interés real", explicó.

Dato

3 años de veto para la "Resistencia Albiazul", barra del Querétaro, por lo que sucedió.