Anuncios

Dengue: inédita cifra de casos para las primeras tres semanas de enero

El mosquito Aedes aegypti transmite la infección
El mosquito Aedes aegypti transmite la infección

Los casos de dengue notificados para las tres primeras semanas del año ya superan los 10.000: rondan los 11.800, según voceros del Ministerio de Salud de la Nación, aunque son casi 17.000 hasta el 20 de este mes, de acuerdo con una estimación a partir de los datos oficiales publicados. Más allá de la diferencia, se trata de una cifra inédita a esta altura de la temporada de enfermedades transmitidas por mosquitos, incluso durante las epidemias.

Basta con repasar los casos registrados a partir de la gran epidemia de 2016 y las que le siguieron en 2020 o el año pasado. Por ejemplo, en 2023, cuando la notificación de casos no cesó ni en los meses fríos, de un total de 140.416 anuales informados solo 54 corresponden a las tres primeras semanas. Recién avanzado marzo, la cifra se acercaba a los 17.000 casos notificados desde las provincias.

A medida que se fueron dando las últimas epidemias, epidemiólogos coincidieron al explicar a LA NACION que no solo se daban cada vez una mayor cantidad de casos, sino también que se estaban extendiendo geográficamente a localidades pasando el centro del país donde nunca se habían registrado brotes.

El año pasado, además, la transmisión del virus por la actividad del mosquito vector asociada con las temperaturas más cálidas se prolongó en el tiempo. También contribuyó la falta de medidas sostenidas en el tiempo para evitar la proliferación del Aedes aegypti.

“En este momento, 11 provincias presentan cinco o más casos de dengue sin antecedente de viaje [autóctonos] en su territorio en lo que va de la temporada y todas las jurisdicciones han presentado casos importados”, informó la cartera sanitaria nacional ayer a través del Boletín de Vigilancia Epidemiológica.

Esos datos están actualizados al 20 de este mes. La suba esta temporada de dengue, de acuerdo con la evaluación oficial, arrancó durante la semana del 19 al 25 de noviembre con más de 1000 casos semanales. Entre el 10 y el 16 de diciembre, hubo un salto en las notificaciones a un promedio de 2000 casos por semana.

Ante la consulta, dado que la semana pasada el Ministerio de Salud modificó la manera de registrar los casos de dengue, desde el área de Epidemiología de la cartera a cargo de Mario Russo respondieron hoy que “las dos primeras semanas del año hubo entre 4300 y 4400 por semana”, mientras que para la tercera semana de enero son “poco más de 3000″.

LA NACION había estimado para esas tres semanas un total, hasta el momento, de 16.787 casos. Es a partir de combinar los registros oficiales solicitados al ministerio para 2023 con los datos publicados para este año en el Boletín de Vigilancia Epidemiológica semanal. Desde el Ministerio de Salud se excusaron de proporcionar los correspondientes al corriente mes “porque son parciales”.

Las temporadas de dengue se consideran de agosto a agosto en los boletines oficiales. Para la que está en curso (2023-2024), se registraron 10.643 casos entre el 30 de julio y el 31 de diciembre pasado, de acuerdo con los datos por semanas que proporcionó a este medio la autoridad sanitaria. Al término de la primera semana de 2024, ya de acuerdo con los boletines epidemiológicos, pasaron a 17.540 los casos desde agosto pasado, mientras que para la segunda semana eran 22.394 y, para la tercera, 27.430.

A partir de esto, con una diferencia semanal de nuevos diagnósticos notificados de 6897 casos la primera semana, 4854 la segunda y 5036 la tercera, los casos acumulados alcanzarían los 16.787 hasta el 20 de este mes.

“Tenemos, hasta ahora, cerca de 11.800 casos en las primeras tres semanas”, indicaron a este medio desde el área de Epidemiología ante la consulta sobre el resultado de los datos cotejados.

Distribución geográfica

“Actualmente, las jurisdicciones por región del país que presentan casos sin antecedente de viaje hasta [el 20 de enero] son, en el noreste argentino, Chaco, Formosa, Misiones y Corrientes –detalla la actualización oficial sobre el alcance del actual brote epidémico–. En el centro, la Provincia de Buenos Aires, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. En el noroeste argentino, Santiago del Estero, Tucumán, Catamarca, Jujuy y Salta; en Cuyo, San Luis”.

Se indica, además, que La Pampa, Mendoza y Neuquén informaron casos desde la última semana de diciembre, aunque aún no se determinó si son autóctonos (la infección se contrajo donde las personas viven o se mueven habitualmente) o importados (la enfermedad se adquirió al viajar a otra provincia o país con circulación viral activa).

Solo Chaco, Formosa, Corrientes y Misiones están concentrando en lo que va de esta temporada el mayor número de casos.

Barriles de obras en construcción o en la vía pública, tanques de agua sin tapa o depósitos de agua de lluvia, piletas descuidadas y hasta material de rezago son atractivos para que las hembras del Aedes aegypti depositen a sus crías
Barriles de obras en construcción o en la vía pública, tanques de agua sin tapa o depósitos de agua de lluvia, piletas descuidadas y hasta material de rezago son atractivos para que las hembras del Aedes aegypti depositen a sus crías - Créditos: @Fabian Marelli

La cartera sanitaria informó también que los serotipos del virus del dengue que se están identificando son DEN1, DEN2 y DEN3. Dado el aumento de personas que en los últimos años contrajeron la infección, hay que extremar las medidas para evitar volver a contraer la enfermedad. Una segunda infección por un serotipo viral distinto al de la primera infección aumenta el riesgo de tener la forma grave de la enfermedad.

“Los casos se distribuyen en todos los grupos de edad, pero de manera desigual, con una incidencia acumulada mínima en menores de cuatro años de 11 casos cada 100.000 habitantes y una incidencia máxima de 76 casos cada 100.000 en la población de entre 30 y 34 años. Entre los 15 y 74 años, la incidencia es mayor que en población general y desciende hacia los extremos de la vida”, detallaron oficialmente.

Los sitios menos pensados siguen siendo los principales reservorios del mosquito vector, como macetas, floreros, botellas, ornamentos, bebederos de animales, canaletas, charcos, huertas, toldos, vidrios rotos sobre muros o bateas de gomerías. Barriles de obras en construcción o en la vía pública, tanques de agua sin tapa o depósitos de agua de lluvia, piletas descuidadas y hasta elementos improvisados para regar las plantas o material de rezago también son atractivos para que las hembras del Aedes aegypti depositen a sus crías.