Anuncios

La curiosa historia de Jerome Sinclair: fue el futbolista más joven en debutar en Liverpool, pero 10 años después vende pollo frito

Jerome Sinclair, en acción con la camiseta de Liverpool
Jerome Sinclair, en acción con la camiseta de Liverpool

El 26 de septiembre de 2012, Jerome Sinclair se convirtió en el futbolista más joven en debutar con el Liverpool en toda su historia. Tenía apenas 16 años y 6 días. Sin embargo, una década más tarde su vida dio un vuelco: compró una tienda de comidas rápidas y ahora vende pollo frito.

El mote de “joven maravilla” lo catapultó a la estratósfera cuando su nombre apareció como uno de los suplentes de un partido de la League Cup de 2012 ante West Bromwich Albion. Y más aun cuando hizo su estreno oficial, en un partido que terminó en triunfo por 2 a 1. Los más aventurados llegaron a compararlo con Raheem Sterling, su compañero de equipo y apenas dos años mayor.

Fue Brendan Rodgers el que le dio esa primera oportunidad. Sinclair sustituyó a Samed Yeil y pulverizó la marca de Jack Robinson como el futbolista más joven en jugar con la camiseta roja. “Un sueño hecho realidad”, describió el chico.

Todos los mejores clubes querían a Jerome, y estábamos encantados de poder conseguirlo cuando tenía 14 años”, le contó Frank McParland, quien era el director de la academia de Liverpool cuando Sinclair se mudó de West Brom a Merseyside en 2011, en declaraciones al sitio The Athletic.

El formador agrega: “Jerome era un niño inteligente. Fue a la escuela Rainhill y fue un estudiante sobresaliente. Físicamente se desarrolló pronto y, con 14 años, no tuvo problemas para desenvolverse en el fútbol sub 18. Era rápido, poderoso, fuerte en el aire y podía usar ambos pies”. Sin embargo, en los años siguientes sólo llegó a disputar 5 partidos con el primer equipo.

El representante Aidy Ward, que había entrado en cortocircuito con la dirigencia del equipo de Anfield por el traspaso de Sterling a Manchester City a cambio de US$ 59.000.000, se convirtió en el agente de Sinclair. Y allí comenzaron las malas decisiones, que afectaron la carrera del futbolista.

Las negociaciones por el nuevo contrato se extendieron demasiado y la oferta final del Liverpool fue rechazada. Entonces, Ward le informó al club que el joven de 19 años se iría del club cuando se terminara su contrato al final de la temporada. Entonces fue cedido a préstamo a Watford.

Antes de hacer las valijas logró hacer un gol oficial. Fue en la temporada 2015-2016 contra el Exeter, por la FA Cup. El entrenador ya era Jurgen Klopp. Sin embargo, recién pudo debutar en la Premier League en marzo de 2015, durante su cesión en el Wigan Athletic.

Tampoco allí pudo afianzarse: su carrera continuó en Watford, con el que firmó contrato en 2016. Fue su tercer club en un año y medio. Allí disputó apenas 12 partidos y entonces comenzó su periplo: emigró a préstamo sucesivamente a Wigan Athletic, Birmingham City, Sunderland, Oxford United, VVV-Venlo y CSKA Sofía.

Con una carrera astillada y en la que una serie de lesiones y malas decisiones lo fueron alejando de las canchas, después de un año sin jugar en ningún equipo, Sinclair volvió a entrenarse a Oxford United (League One). Allí realizó un período de prueba, pero no le ofrecieron un contrato permanente.

Libre de Watford en 2021 después de marcar solo un gol en 18 juegos para el CSKA Sofia, el delantero está sin club desde entonces y centró su atención en otras empresas comerciales.

Así fue que en julio de 2022 compró un local en Birmingham y se convirtió en el propietario de una sucursal de la cadena de tiendas de pollo frito llamada Morley’s.

“Morley llega a Birmingham este mes. Bienvenido a la familia de Morley, Jerome Sinclair”, destacó esa cadena de comida rápida en sus redes sociales, a modo de bienvenida.

De acuerdo a la investigación de The Athletic, algunos miembros de Liverpool creen que si Sinclair hubiera firmado una extensión de su contrato en 2015 y se hubiera quedado por uno o dos años más para continuar su desarrollo con Klopp, seguramente hubiera tenido una mejor plataforma de lanzamiento para su carrera.

De hecho, cuando en enero de 2016 le preguntaron al entrenador germano sobre sus condiciones, fue claro: “Jerome es un jugador muy joven, tiene habilidades, es un muy buen tirador, pero físicamente no es fácil para él estar en la posición central del ataque en un partido de la Premier League. Jugar contra defensores más corpulentos se hace complicado. Pero es muy joven y puede desarrollarse”.

Con más de 72.000 seguidores en Twitter y casi 66.000 en Instagram, Sinclair rara vez escribe en las redes sociales o concede entrevistas. La última fue durante la pandemia, cuando habló por You Tube con el canal Football 25/8. Allí evaluó su carrera y compartió consejos para los más jóvenes. “En términos de mi experiencia como futbolista, involucrarte tanto emocionalmente cuando las cosas van bien o no, te afecta mucho”, dijo. Y agregó: “No podés dejar que las cosas te afecten tanto”.

El combo entre lesiones, malas decisiones personales, consejos fallidos de su representante y la poca suerte le impidieron a jerome Sinclair concretar todo aquello que había soñado antes de convertirse en el futbolista más joven de la historia de Liverpool en debutar en Primera división, un récord aun vigente.