Anuncios

Cristiano Ronaldo y su show en Arabia Saudita: dio dos asistencias (una sin querer), tiró lujos y se peleó con los árbitros

Cristiano Ronaldo festeja uno de los goles del Al-Nassr frente al Al-Taawoun
Cristiano Ronaldo festeja uno de los goles del Al-Nassr frente al Al-Taawoun - Créditos: @-

Las estadísticas hablan por sí solas: Cristiano Ronaldo lleva cinco goles y dos asistencias en sus últimos tres partidos con la camiseta de Al-Nassr. Es decir, una valoración de +7 en tres encuentros. Este viernes, el portugués no anotó ante Al-Taawoun, pero dio sus primeros pases de gol desde que llegó a Arabia Saudita. Y montó su show: críticas a los árbitros, lujos en la mitad de la cancha y un par de remates que bien pudieron haber terminado en el fondo de la red. Su equipo es el líder de la liga saudí, con los mismos puntos que Al-Ittihad y Al-Shabab.

Rudi García, el entrenador francés de Al-Nassr, volvió a dejar en el banco a Agustín Rossi, quien esta vez estuvo acompañado entre los relevos por Gonzalo “Pity” Martínez. En el Mrsool Park, la casa de Al-Nassr, hubo visitantes ilustres: la mamá de Cristiano Ronaldo y su pareja fueron por primera vez a ver al crack nacido en Madeira en su nuevo club. El portugués, que lució la cinta de capitán y fue la voz de mando de su equipo en la cancha, no los defraudó. Apenas habían pasado 17 minutos cuando metió un pase fabuloso desde su propio campo. La pelota le quedó servida a Abdulrahman Ghareeb para anotar el primer gol del partido. Y festejarlo con su compañero famoso, por supuesto.

En el entretiempo, Ronaldo se fue al vestuario con la bronca enquistada en su rostro. Se desahogó en inglés y con un destinatario específico: la cuaterna arbitral. “Come on. ¡Wake up” (”Vamos...¡despiértense!”, en inglés). El portugués protestó por un penal que no le dieron a su equipo y que entendía como obvio. Ese primer tiempo también dejó una jugada en la mitad de la cancha en la que cambió le ritmo y dejó desairado a su marcador ocasional. Fue uno de los típicos trucos con la pelota con los que CR7 solía deslumbrar durante sus etapas en Manchester United, Real Madrid y luego Juventus. Sin tantas presiones como en Europa, y ante algunas licencias que le dan los defensores, Ronaldo comienza a dejar su huella en Arabia Saudita.

Sin embargo, a los dos minutos del segundo tiempo a los hinchas de Al-Nassr se les borraría la sonrisa del rostro. Un viejo conocido de Ronaldo, Álvaro Medrán, convirtió el gol del empate para los visitantes, quintos en la tabla de posiciones. El autor del gol se formó en el Real Madrid Castilla y su sueño era debutar en el primer equipo blanco. Lo consiguió en 2014, cuando Ronaldo ya era toda una estrella. Incluso estuvo a punto de convertir un gol tras una asistencia del portugués en un partido de LaLiga frente a Rayo Vallecano. Luego, su carrera lo llevó por Getafe, Valencia, Alavés, Rayo y Chicago Fire (de la MLS estadounidense), hasta recalar en Arabia Saudita. En Al-Taawoun comparte plantel con el argentino (nacionalizado paraguayo) Alejandro Romero Gamarra, formado en Huracán, quien fue titular frente a Al-Nassr.

De todas maneras, y pese al gol recibido, Ronaldo y los suyos siguieron siendo los mejores en la cancha. Casi sufren una segunda conquista de los visitantes, pero el VAR lo anuló. Y llegaron al gol del triunfo en una acción fortuita, en la que el propio Ronaldo intentó rematar al arco para desviar la trayectoria de la pelota. Al portugués, tocado por la suerte, el balón le rebotó. Y el tanto le quedó servido a Abdullah Madu. La jugada, por supuesto, contará como una asistencia más para el astro portugués. Intervino otra vez el VAR y después de muchas deliberaciones el gol se contabilizó.

Hubo tiempo para que entrara el Pity Martínez y se llevara una tarjeta amarilla. También hubo ocho minutos de tiempo extra por los cambios y el VAR. Hubo, en definitiva, una victoria consumada de Al-Nassr ante un rival difícil que también pelea arriba. El aura de CR7 y sus pases de gol alcanzaron para que los de camiseta azul y amarilla consiguieran la victoria y quedaran como punteros. La Liga de Arabia Saudita, parece, tendrá un final de bandera verde. Y en ese sprint decisivo Al-Nassr parece tener un arma envidiable. Tiene 38 años recién cumplidos y está decidido a seguir coleccionando trofeos. ¿Su nombre? Cristiano Ronaldo.