Anuncios

Crece la presión sobre Netanyahu por los rehenes en Gaza: protesta en la puerta de su casa y críticas internas

Acampe y protesta en la casa del primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu en Cesarea
Acampe y protesta en la casa del primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu en Cesarea - Créditos: @AP

JERUSALÉN - Familiares de los más de 100 rehenes en manos de Hamas en Gaza expresaron hoy su frustración con el gobierno israelí al protagonizar una protesta frente a la casa del primer ministro, Benjamin Netanyahu. La manifestación es un símbolo de la creciente insatisfacción ante la aparente falta de progreso del gobierno para liberar a los cautivos en medio de la prolongada guerra en el enclave palestino.

Un grupo que representa a las familias de los rehenes señaló que había “suplicado durante 105 días” y ahora exige que el gobierno demuestre liderazgo y tome medidas audaces para lograr la liberación.

Más de 100 rehenes, en su mayoría mujeres y niños, regresaron durante un breve alto el fuego en noviembre, mientras las autoridades israelíes sostienen que más de 130 rehenes aún están en Gaza -entre ellos, 12 argentinos-, aunque se estima que solo 100 permanecen con vida.

El padre de un hombre de 28 años retenido por Hamas inició una huelga de hambre el viernes frente a la residencia de Netanyahu en Cesarea. Eli Shtivi, cuyo hijo Idan fue secuestrado en un festival de música en el sur de Israel, se comprometió a comer solo un cuarto de pan de pita al día para llamar la atención sobre la escasez de alimentos de algunos rehenes. Decenas de personas se unieron a Shtivi a última hora ayer y hoy por la mañana, exigiendo que el primer ministro acceda a reunirse con Shtivi.

Manifestación contra el gobierno israelí y el primer ministro israelí, BenJamin Netanyahu, el 6 de enero de 2024 en Tel Aviv, Israel. (Amir Levy/Getty Images)
Manifestación contra el gobierno israelí y el primer ministro israelí, BenJamin Netanyahu, el 6 de enero de 2024 en Tel Aviv, Israel. (Amir Levy/Getty Images) - Créditos: @Amir Levy

La guerra se desató después de la incursión sin precedentes de Hamas en el sur de Israel el 7 de octubre, resultando en alrededor 1200 muertos, en su mayoría civiles, y aproximadamente 250 rehenes. Según las autoridades gazatíes, la ofensiva dejó cerca de 25.000 palestinos muertos y llevó a más del 80% de los 2,3 millones de habitantes de Gaza a abandonar sus hogares como consecuencia del bloqueo israelí, que derivó en hambre generalizada y brotes de enfermedades, según informes de Naciones Unidas.

¿Cambio de estrategia?

Durante una entrevista televisiva el pasado jueves, Gadi Eisenkot, exjefe y miembro del gabinete de guerra israelí cuyo hijo murió en diciembre en combate en Gaza, señaló que afirmar que los cautivos quedarán libres sin que haya un acuerdo y un alto el fuego “es propagar ilusiones”.

Las declaraciones de Eisenkot, al sugerir que un alto el fuego es crucial para garantizar la liberación, añaden tensión a la ya compleja situación al criticar la estrategia oficial, que cada vez recibe más resistencia interna, según The New York Times.

La protesta en la residencia del primer ministro y las declaraciones de Eisenkot reflejan las crecientes discrepancias en Israel sobre el rumbo de la guerra, que entra en su cuarto mes. Mientras Netanyahu busca una “victoria total” contra Hamas, sus opositores lo acusan de evitar discusiones sobre el escenario de posguerra para Gaza, temiendo posibles conflictos que podrían desintegrar su coalición de gobierno.

“Los objetivos duales de liberar a los rehenes y destruir a Hamas son ahora incompatibles”, dice el diario neoyorquino, citando a cuatro altos líderes militares de Israel.

La falta de avances y el control limitado de Gaza generan frustraciones entre los comandantes, quienes ven la libertad de más de 100 rehenes israelíes como alcanzable solo a través de medios diplomáticos, planteando un conflicto con la estrategia militar.

Manifestación frente a la sede de las Fuerzas de Defensa de Israel en la calle Kaplan pidiendo un alto el fuego y la renuncia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el 16 de diciembre de 2023 en Tel Aviv, Israel. (Alexi J. Rosenfeld/Getty Images)
Manifestación frente a la sede de las Fuerzas de Defensa de Israel en la calle Kaplan pidiendo un alto el fuego y la renuncia del primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, el 16 de diciembre de 2023 en Tel Aviv, Israel. (Alexi J. Rosenfeld/Getty Images) - Créditos: @Alexi J. Rosenfeld

Netanyahu insiste en derrocar a Hamas militarmente como única vía para lograr el regreso de los rehenes, pero las familias intensifican su campaña para un acuerdo que garantice la liberación.

Eisenkot puso en duda la insistencia de Netanyahu en una campaña militar, aérea y terrestre como la única solución para el retorno de los rehenes. Los rehenes “solo regresarán con vida si hay un acuerdo, ligado a una pausa significativa en los combates”, indicó Eisenkot, añadiendo que las operaciones de rescate son poco probables porque los cautivos parecen estar dispersos por el territorio, muchos de ellos en túneles subterráneos.

Gadi Eisenkot subrayó que rescatar civiles debe ser prioritario sobre la eliminación del enemigo. “La situación en Gaza es tal que los objetivos de guerra aún no se alcanzaron”, dijo Eisenkot, agregando: “Para mí, no hay dilema. La misión es rescatar civiles, antes de matar a un enemigo”.

La discrepancia en cuanto al tiempo necesario para erradicar a Hamas y la presión internacional para finalizar la guerra rápidamente ante el creciente número de civiles muertos agrega complejidad al conflicto.

Por otro lado, en un esfuerzo por encontrar a los rehenes, el ejército israelí lanzó volantes con fotos y nombres de 33 rehenes sobre la zona sur de Rafah, solicitando información sobre los cautivos. Las hojas también sugerían beneficios para aquellos que colaboraran.

Los volantes instan a los palestinos a ayudar a localizar a los rehenes retenidos por Hamas y ponerse en contacto.

Operaciones militares

Mientras tanto, Israel intensificó sus ataques en toda la Franja de Gaza durante el día de hoy y residentes en Gaza reportaron intensos bombardeos y combates después de una pausa de siete días en las comunicaciones.

En el norte de Gaza, combatientes palestinos se enfrentaron a tanques israelíes que intentaban penetrar en los suburbios de Jabalia, donde Israel retiró tropas y realizó operaciones a menor escala.

El ejército israelí afirmó haber atacado escuadrones de militantes que intentaban colocar explosivos cerca de las tropas y disparar misiles contra los tanques. En Khan Yunis, al sur, se informó de bombardeos intensos cerca del hospital Nasser, el más grande de Gaza, mientras Israel afirma haber asaltado un complejo militar y neutralizado lanzacohetes.

El ministerio de Salud de Gaza informó que en las últimas 24 horas, los ataques israelíes causaron 165 muertes y 280 heridos aproximadamente, una de las mayores cifras de muertos en un solo día en 2024. Según las autoridades sanitarias, y aunque no se distinguió entre combatientes y civiles, la mayoría de las 24,927 víctimas palestinas desde el inicio de la guerra en octubre son civiles.

Mientras tanto, cinco miembros de la Guardia Revolucionaria iraní, entre ellos el jefe de los servicios de inteligencia para Siria, murieron el sábado en Damasco en un bombardeo atribuido a Israel por Teherán, que amenazó con vengarse.

La Guardia Revolucionaria, ejército ideológico de la República Islámica, acusó a Israel de haber efectuado el ataque en la capital siria con “aviones de combate”.

Inicialmente indicaron que cuatro de sus “consejeros militares”, así como “miembros de las fuerzas sirias” murieron en el bombardeo, y unas horas después dieron parte de la muerte de otro miembro de los Guardianes, que sucumbió a sus heridas. La agencia iraní Mehr afirmó que entre los muertos figuran el jefe de inteligencia para Siria de los Guardianes y su adjunto.

Agencias Reuters y AP