Anuncios

Copa del Rey: Athletic Bilbao eliminó a Barcelona con goles de los hermanos Iñaki y Nico Williams y pasó a una semifinal

Héroes vascos: Iñaki y Nico Williams resolvieron con goles en el tiempo suplementario la gran victoria de Athletic Bilbao sobre Barcelona en un cuarto de final por la Copa del Rey.
Héroes vascos: Iñaki y Nico Williams resolvieron con goles en el tiempo suplementario la gran victoria de Athletic Bilbao sobre Barcelona en un cuarto de final por la Copa del Rey. - Créditos: @Alvaro Barrientos

Las competencias europeas de fútbol por eliminación directa están volviéndose cada vez más atractivas. Calidad de juego, muchos goles y definiciones electrizantes se combinan para ofrecer grandes partidos, tanto en los certámenes continentales como en los torneos nacionales. Después de una Supercopa española vibrante en sus tres enfrentamientos efectuados en Arabia Saudita, la Copa del Rey, disputada en terreno original, autóctono, está entregando excelentes espectáculos.

Este miércoles, la revelación de la temporada, Girona, caía por 3 a 0 como visitante de Mallorca a los 35 minutos de uno de los cuartos de final, por un gol del canadiense Cyle Larin y un doblete de Abdón Prats (de penal en la segunda ocasión). El puntero de la liga reaccionó a los 23 de la segunda mitad, vía penal del uruguayo Christian Stuani, y a los 51 consiguió el 2-3 mediante el brasileño Sávio, pero se quedó sin tiempo. El equipo de los batacazos en la 2023/2024 fue la víctima de uno esta vez.

Compacto de Mallorca 3 vs. Girona 2

El otro encuentro del día fue espectacular. En un escenario acorde, el nuevo San Mamés, se enfrentaron Athletic Bilbao y Barcelona. Y armaron un partidazo desde el principio: a los 36 segundos –segundos, sí– Gorka Guruzeta remató una pelota que andaba entre rebotes en el área del cuadro blaugrana (esta vez, de camiseta blanca) y puso arriba al conjunto anfitrión. Estalló temprano el estadio vasco.

Guruzeta se benefició de los desvíos imprevistos de la pelota, pero resolvió bien. Más afortunado fue Robert Lewandowski a los 26 minutos. El balón se movía descontrolado como en un juego de flipper en el área de Bilbao y el defensor Yuri lo rechazó para aventarlo bien lejos, pero el recorrido fue corto. Cortísimo: ahí, muy cerca, andaba el delantero polaco, que interpuso la pierna izquierda para bloquear el tiro, con tal éxito que dejó inmóvil, sin chances de atinar a algo, al arquero Julen Agirrezalaba. Uno a uno.

No daba respiro el encuentro. A los 6 minutos, una joya de una joya: Lamine Yamal, de 16 años, estableció el 2-1 en favor de Barça. El juvenil hizo un gol propio de Lionel Messi en sus tiempos de culé: encaró por la derecha, dejó atrás en velocidad a un adversario, cambió de dirección cuando bordeó el área para desairar a otro y resolvió con un zurdazo bajo, que salió cruzado gracias a un desvío en Beñat Prados. Lindo tanto. Triunfo parcial blaugrana a los 32 minutos. Y con ese tablero terminó la mitad inicial.

También la segunda empezó con todo. A los 3 minutos Ohian Sancet cabeceó cruzado y con pique un centro de Nico Williams y equilibró el resultado. Quedaba muchísimo por jugar y hubo varias amenazas muy serias a los arcos, pero Bilbao y Barcelona le dieron un descanso al tanteador hasta el pitazo final del tiempo regular.

Y en el cierre del primer suplementario, otro flipper decisivo. El local atacó con rápidas combinaciones por la izquierda y le hizo llegar la pelota a Iñaki Williams, que recurrió al azar: definió suavemente, cruzado y bajo, de derecha, y el poste le dio otra oportunidad. Mejor, con el arco libre: el atacante vasco de raza negra, que venía de disputar la Copa África por el seleccionado de Ghana, puso el 3-2, y euforia en San Mamés.

La tensión no cedió. Barça era peligroso, con la categoría que se le conoce. Asustó con algunos avances a fondo (Yamal tuvo un mano a mano con el arquero), pero también Bilbao posee lo suyo. En el último minuto, el 120 del partido, Sancet aprovechó un desvío, corrió más que los cansados defensores culés y centró; el balón excedió a Iñaki, pero atrás estaba su hermano, Nico Williams –que sí juega por España–, y el chico de 21 años definió maravillosamente, con la cara externa y una bonita comba al segundo palo. Golazo para el 4-2 definitivo, frutilla de un postre que la afición vizcaína devoró hasta quedar extasiada.

Compacto de Bilbao 4 vs. Barcelona 2

La maravilla de espectáculo en la que el más veces campeón (49) de la Copa del Rey cayó vencido en la casa del tercero de los más laureados (27) puede ser prolegómeno de otro enfrentamiento apasionante: también Real Sociedad, el archirrival de Bilbao (aunque con buena relación entre las hinchadas), está en las semifinales. Lo había conseguido el martes con un 2-1 en el estadio de Celta de Vigo. El otro actor de la penúltima etapa del torneo quedará determinado este jueves, cuando Atlético de Madrid y Sevilla se midan a las 17 de Argentina en la capital española, con televisación de DSports.

Al día siguiente de ese choque, el viernes, quedarán sorteados los cruces de las semifinales, que serán series de dos capítulos y se desarrollarán el 7 y el 28 de febrero. La definición tendrá lugar el 6 de abril en La Cartuja, estadio de la ciudad de Sevilla. Y si el certamen sigue como hasta ahora, esa final será formidable. No necesita tener a Real Madrid –eliminado en un octavo de final por su vecino Aleti– y a Barcelona para poder lucirse como espectáculo.