Anuncios

Cientos de personas celebran en Río de Janeiro el día de la diosa africana Iemanjá

Río de Janeiro, 2 feb (EFE).- Cientos de personas se dieron cita este viernes en las playas de Ipanema, en Río de Janeiro, para rendir un homenaje en su día a Iemanjá, diosa ancestral africana considerada la protectora de los pescadores y vigilante del mar y una de las divinidades más reverenciadas en Brasil.

Vestidos de blanco y con detalles azules en honor a la 'orisha' del mar, la multitud salió a media tarde en procesión desde la estatua de Tom Jobim, hasta la piedra de Arpoador, a lo largo de la turística playa de Río.

Durante la procesión, los fieles siguieron la imagen de Iemanjá, que rodeada de crisantemos blancos se balanceaba al ritmo de tambores y cánticos tradicionales de cultos afrobrasileños.

"Cuando usted consigue las cosas tiene que venir a agradecer", dijo a EFE Lucinda Silva Sousa, que a sus 70 años es una devota seguidora de la reina del mar.

Los fieles, además, realizaron ofrendas con flores, velas, botellas de espumante y comida, que resaltaban como pequeños montículos en la arena, a lo largo de la playa.

Otros como Luciei de Tremedentes lanzaron rosas blancas al mar para agradecer a la reina del océano o pedir protección.

Este año, los organizadores hicieron hincapié en que las ofrendas al mar fueran biodegradables para no perjudicar el ambiente marino y proteger así su biodiversidad.

"Es un saludo a la Reina del Mar, su hogar y las fuerzas de la naturaleza. En el agua sólo se ofrecerán flores y frutos", enfatizó uno de los organizadores.

El homenaje, que además contó con una muestra gastronómica y variedad de grupos musicales, cautivó a decenas de turistas que aprovechando las vacaciones del verano y la época de precarnaval, disfrutaron de la icónica playa brasileña.

El 2 de febrero, día de Iemanjá, está catalogado como Patrimonio Inmaterial en Brasil desde 2021 y es considerada la fiesta afroreligiosa más grande del país.

Iemanjá es una de las diosas de la mitología africana que los esclavos introdujeron en Brasil y que actualmente es venerada por los fieles de la umbanda y el candomblé.

Estos cultos son el resultado del sincretismo religioso adoptado por los esclavos para mantener sus deidades, pues sus dueños las consideraban manifestaciones paganas.

(c) Agencia EFE