Anuncios

Cerebro tiene interruptor para apagar la conciencia, confirma estudio

Científicos y filósofos han tejido complejas teorías para desentrañar los misterios del cerebro y la conciencia humana
Científicos y filósofos han tejido complejas teorías para desentrañar los misterios del cerebro y la conciencia humana

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- Científicos y filósofos han tejido complejas teorías para desentrañar los misterios de la conciencia humana a lo largo de los años. En la vanguardia de este campo, las investigaciones recientes apuntan a que la conciencia se origina en la interacción coordinada de diversas redes cerebrales, permitiéndonos percibir nuestro entorno como una experiencia unificada en lugar de meras percepciones sensoriales aisladas.

El pionero neurocientífico Francis Crick, conocido por desentrañar la estructura del ADN, propuso una teoría intrigante antes de su fallecimiento en 2004. Argumentaba que la conciencia requería "algo parecido a un director de orquesta", una entidad que organizara nuestras percepciones internas y externas. Esta teoría señala al claustro, una fina capa hiperdelgada en lo más profundo del cerebro, como el epicentro de la autoconciencia.

Años después, el científico Mohamad Koubeissi y su equipo de la Universidad de George Washington llevaron a cabo un estudio innovador. Utilizando electrodos cerebrales en una mujer con epilepsia, estimularon el claustro y observaron cómo su conciencia se desvanecía de manera controlada. El especialista compara el claustro con el interruptor de encendido de un coche, un punto crucial donde todo se enciende y opera simultáneamente.

"Yo lo compararía con un coche. Un coche en la carretera tiene muchas piezas que facilitan su movimiento: la gasolina, la transmisión, el motor, pero sólo hay un punto en el que se gira la llave y todo se enciende y funciona a la vez. La conciencia es un proceso complicado creado a través de muchas estructuras y redes. Hemos dado con la clave", exclamó.

Los datos recopilados revelan un aumento en la sincronización de la actividad eléctrica en las regiones frontal y parietal del cerebro, implicadas en la actividad consiente. Esta sincronización, aunque esencial para unir distintos aspectos de una experiencia, plantea interrogantes: ¿Cuánta es demasiada sincronización? ¿Podría interferir con la creación de una experiencia cohesiva?

En este intrigante viaje hacia la comprensión de la conciencia, el claustro emerge como un actor principal, una suerte de director de orquesta cerebral, tejiendo la compleja sinfonía que da forma a nuestra percepción del mundo y de nosotros mismos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Científicos noruegos cultivan 'mini' cerebros y corazones para ayudar a curar la demencia