Anuncios

Carlos Sainz recreó una imagen de su padre: los dos operados de apendicitis, con 40 años de diferencia

Una recreación y dos hechos idénticos: a la izquierda, Carlos Sainz junior acompañado por su padre -Carlos Sainz- tras haber sido operado de apendicitis, este sábado; a la derecha, quien se ve en la cama es su padre, años atrás, cuando fue intervenido por la misma afección... Su acompañante sostiene el teléfono, un gesto que Sainz padre imitó hoy

El piloto español Carlos Sainz Jr. (Ferrari) ha sido intervenido de apendicitis en el Hospital de las Fuerzas Armadas Rey Fahd de Yedá (Arabia Saudita), un contratiempo que le ha impedido participar en el Gran Premio de Arabia Saudita de Fórmula 1, y ha reconocido que se siente “mucho mejor”.

“¡Me sometí a la operación sin problemas hoy y me siento mucho mejor! Gracias por todos vuestros mensajes cariñosos y gracias a todos los que me han atendido estos días aquí, especialmente en el Hospital de las Fuerzas Armadas Rey Fahd”, escribió en la red social X, anteriormente conocida como Twitter.

Además, en un mensaje posterior, el madrileño bromeó sobre lo ocurrido. “Sainz 2-0 Apendicitis”, señaló junto a dos fotos, una junto a su padre, el también piloto Carlos Sainz, en el hospital y otra de su propio padre cuando fue operado de apendicitis. En ambas imágenes se observa la similitud de los gestos de los protagonistas: hoy Sainz padre ocupa el lugar de quien lo acompañó aquella vez... El Carlos Sainz “original” fue operado de apendicitis hace cuatro décadas: en la foto de entonces quien sostiene el teléfono es Juanjo Lacalle: aquel era uno fijo, el de ahora es un móvil. Misma posición, misma mano, misma venda, mismo gesto...

“Gracias a todos por vuestros mensajes estas últimas 24 horas. Realmente siento vuestro apoyo”, manifestó. Por otra parte, Sainz quiso mandar ánimos a su equipo, su compañero y a su sustituto en la carrera de este domingo. “Gran ‘qualy’, Ollie Bearman, en tu precipitado debut, nada fácil, y también de Lord Perceval alias Charles Leclerc. ¡Buena suerte, Ferrari!”, concluyó.

Ayer ya había publicado un mensaje, para llevar tranquilidad a sus seguidores y los de Ferrari. “He tenido hoy una pequeña operación y me siento mucho mejor”, había señalado el piloto, aliviado luego de pasar dos días sin localizar el dolor abdominal que le hizo tener 39 de fiebre. Y pese a todo disputar las dos sesiones de libres, antes de tener que bajarse del auto y dirigirse al hospital. Sainz permanecerá un día o dos más en el hospital, hasta que pueda ser dado de alta para comenzar su recuperación con vistas a la próxima carrera de Australia, dentro de 15 días, donde no está claro si podrá participar.

Un viernes agitado

“A partir de la FP3 y durante el resto de este fin de semana, será sustituido por el piloto reserva Oliver Bearman”, dijo Ferrari en un comunicado publicado el viernes, lo que alteró la dinámica del día en la Fórmula 1. Bearman, quien conduce para Prema Racing en la Fórmula Dos, pasó por la Ferrari Driver Academy. El británico de 18 años terminó sexto en el campeonato de pilotos de Fórmula 2 la temporada pasada. “Por lo tanto, Oliver no volverá a ser parte en esta ronda del Campeonato de F2″, agregó Ferrari entonces.

El joven piloto Oliver Bearman, de 18 años, debió reemplazar a Carlos Sainz en Ferrari y terminó undécimo en la clasificación para el GP de Arabia Saudita
El joven piloto Oliver Bearman, de 18 años, debió reemplazar a Carlos Sainz en Ferrari y terminó undécimo en la clasificación para el GP de Arabia Saudita - Créditos: @Giuseppe Cacace / AP

Me levanté esta mañana pensando que iba a largar décimo en Fórmula 2 por la grilla invertida y después me enteré de que Carlos estaba enfermo. Ahora estoy un poco frustrado por no haber llegado a la Q3, pero supongo que tengo que estar satisfecho por el resultado”. Oliver Bearman, de 18 años y cara de adolescente, no se olvidará de este 8 de marzo. La apendicitis de Carlos Sainz –operación incluida– le abrió las puertas del segundo auto de Ferrari en el Gran Premio de Arabia Saudita, en la segunda fecha de la temporada de Fórmula 1. Y el corredor inglés, que integra el programa para jóvenes pilotos de la escudería de Maranello, estaba allí. Había conseguido la pole position en la categoría telonera, la F. 2, con 1m42s217/1000. En la F. 1, claro, la historia es muy distinta. Con ese registro no sólo habría resultado último: ni siquiera habría cumplido con el máximo clasificatorio del 107%. No habría tenido el derecho a largar en la carrera de este sábado a las 14 de Buenos Aires.

“La tarea que tiene por delante Bearman es enorme. Aunque conozca la pista, tendrá que ser por lo menos 14 segundos más rápido que en la F. 2 en un circuito de seis kilómetros. Es un desafío enorme. Se sentirá como en un cohete”, planteó el periodista especializado Will Buxton antes de que el joven saliera a la pista con el auto rojo. El inglés no tenía tiempo para preguntarse nada. Apenas algunas vueltas de práctica, y a girar para procurar tiempos rápidos y pasar de la Q1 a la Q2 y de ésta a la Q3. En la primera tanda, Bearman no tuvo ningún problema. Quedó entre los 15 mejores superando en casi esos 14 segundos su mejor marca en Fórmula 2: clavó 1m28s984/1000. ¡Noveno puesto! En su primera tanda cronometrada en el Gran Circo. Ser el piloto más joven en la historia de Ferrari, y el tercero en la de la Fórmula 1, no lo condicionó. Y el chico pasó a la Q2.

Carlos Sainz sentado en su auto antes del inicio de la segunda sesión de práctica antes del Gran Premio de Arabia Saudita, el jueves. Al día siguiente no aguantó más los dolores y debió ser reemplazado
Carlos Sainz sentado en su auto antes del inicio de la segunda sesión de práctica antes del Gran Premio de Arabia Saudita, el jueves. Al día siguiente no aguantó más los dolores y debió ser reemplazado - Créditos: @Darko Bandic

En esa segunda tanda sí tuvo errores, un par, que minaron su progresión. Debió desechar un intento de vuelta rápida y su mejor registro lo ubicó undécimo, a apenas 36 milésimas del último pasaje a la Q3. Ese lugar era de un compatriota, Lewis Hamilton, de Mercedes. El presente y el futuro de la F. 1 se daban la mano en la planilla de tiempos. Bearman, alentado por su padre, David, desde el box del Cavallino Rampante, debía ver el resto de la prueba de clasificación por los monitores. Cuando su ingeniero de pista le habló por radio al auto, el joven atinó a ¡disculparse!: “¡Pido perdón!”, manifestó.

Eso, a pesar de que, en la improvisación del día y de su edad y de la responsabilidad para un debutante, quedó en esa tanda a apenas medio segundo de su compañero, Charles Leclerc, que resultó segundo, y a seis décimas del todopoderoso Red Bull del tricampeón Max Verstappen. Y todo, en un circuito más que complicado, callejero y de tránsito rapidísimo, donde los muros amenazan con golpes a cada instante. “Ollie hizo un trabajo increíble. Tuvo contacto con el auto solamente en la práctica 3 y después se clasificó. Estoy contento por él y espero que Carlos se recupere rápidamente”, lo elogió Leclerc.