Anuncios

Cariló: quiénes son los hombres que desaparecieron tras salir a pescar

Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar
Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar - Créditos: @Marcelo Aguilar

José, 24 años y uno de los cuatro hijos de Ramón Román, camina impaciente por las inmediaciones de un puesto de Prefectura Naval Argentina, ubicado sobre el Muelle de Pinamar. Pasaron 48 horas desde la desaparición de su padre y de Gabriel Raimann (37) tras salir a pescar en Cariló y mantiene la esperanza. Mientras aguarda resultados, lo describe con tiernas palabras. “Mi viejo es constructor. Un trabajador de toda la vida. Le gusta la pesca desde muy chico” , dice en diálogo con LA NACION, acompañado por su hermano Facundo y su tío Gregorio. “Siempre se metió en kayak, cerca. Nunca pasó el límite”, aclara.

El vínculo que unía a Ramón con Gabriel era reciente. “Ellos [Ramón y Gabriel] se conocieron el año pasado. Gabriel había venido de Misiones hasta acá, a Pinamar, hace tres días. Todo porque había conseguido un trabajo importante. Ambos tenían experiencia en pesca. Y bueno, ese domingo en el que coincidieron tomaron la decisión de salir a dar una vuelta y pasó lo que pasó”, repasa el hijo del pescador desaparecido.

Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar
Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar - Créditos: @Marcelo Aguilar
Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar
Los hijos y familiares de Ramón Román esperan novedades afuera de la sede de Prefectura en Pinamar - Créditos: @Marcelo Aguilar

El día que se perdieron en el mar -explica José- la dupla preparó todo para salir a primera hora de la mañana. “Se metieron temprano con el kayak. Dejaron sus pertenencias en el auto (una Toyota Hilux negra). Dejaron el teléfono, herramientas y documentación. Se metieron y decidieron adentrarse en aguas profundas porque tenían motor en el kayak. Estuvieron un rato y desaparecieron. El mar se había picado mucha ese día”, indica.

“Estoy desde las cuatro de la mañana acá, siguiendo todo el operativo. Necesitamos más ayuda. Que manden más helicópteros, más gente”, insiste. Y concluye con un mensaje esperanzador: “A pesar de todo, estamos tranquilos. El kayak estaba reforzado. Tenía dos flotadores en los costados y había chalecos. Hay casos de personas que se perdieron por cinco días y después aparecieron. Estamos con la fe bien arriba”.

Mientras este medio hablaba con uno de los cuatro hijos de Ramón, familiares del desaparecido reclamaban a una persona cercana a Juan Ibarguren la presencia del intendente. Insistían, además, con que la Municipalidad de Pinamar ponga a disposición un helicópetero. “Solo pedimos eso. Ni siquiera el combustible. Vimos un helicoptero cercano que se podría usar. No hacen nada con eso”, dijo a LA NACION uno de ellos.

Tras unos breves momentos de tensión, personal de Prefectura escoltó a los allegados del desaparecido de 57 años dentro del puesto ubicado a metros del Muelle de Pinamar. Los familiares fueron informados del hallazgo de un kayak, pero no se trató del que habían utilizado Román y Raimann para ingresar al mar.