Anuncios

Las canciones de otros interpretadas por Pedal Steel Noah deleitan a los fanáticos en línea; a continuación: sus propias composiciones

Noah Faulkner, a la derecha, conocido como Pedal Steel Noah, pasa el rato con su hermano, Nate, y su perra, Kara, en su patio trasero en Austin, Texas, el 18 de marzo de 2024. (Eli Durst/The New York Times)
‌
Noah Faulkner, a la derecha, conocido como Pedal Steel Noah, pasa el rato con su hermano, Nate, y su perra, Kara, en su patio trasero en Austin, Texas, el 18 de marzo de 2024. (Eli Durst/The New York Times) ‌

Como muchos adolescentes estadounidenses, Noah Faulkner, de 16 años, está obsesionado con la música. Pasa horas sumergiéndose en madrigueras de conejos, escuchando cada nota tocada por sus artistas favoritos y estudiando nuevos descubrimientos. Recientemente salió de una inmersión profunda de un mes de Clarence Ashley, un banjista que grabó algunos discos durante la Gran Depresión y que “me hace sentir como si fuera un hombre viejo”, dijo Faulkner. La música de Ashley “se siente muy misteriosa y me imagino que es como un lugar abandonado en alguna parte”.

A diferencia de la mayoría de los adolescentes, Faulkner está transformando estas influencias en una carrera musical. Con el seudónimo Pedal Steel Noah, publica versiones diarias de éxitos del pospunk y del New Wave la década de 1980 en Instagram y TikTok, interpretando el trabajo de artistas como The Smiths y Tears for Fears en uno de los instrumentos más difíciles de dominar: la guitarra de acero con pedal. En el camino, ha convertido en fans a Neko Case, Big Thief, Jason Lytle de Grandaddy y muchos otros que han quedado encantados con su emotiva interpretación y su encantadora configuración: una enorme bandera de Texas al fondo; su hermano, Nate, de 13 años, en el bajo, y una peluda perra aussiedoodle jadeando.

En marzo, los hermanos y su padre, Jay, tuvieron varias presentaciones en el festival South by Southwest en su ciudad natal de Austin, Texas, y abrieron la charla magistral de The Black Keys. Vestido con una camisa vaquera, un sombrero vaquero negro y los coloridos Crocs que se han convertido en su calzado característico, Pedal Steel Noah puso un sello texano en canciones de Duran Duran y The Cocteau Twins.

“Fue increíble”, dijo a través de una videollamada desde la mesa del comedor, con su familia reunida alrededor, “pero fue agotador. Ojalá pueda darme como recompensa una fiesta para mis amigos”. El lunes dará el siguiente paso en su joven carrera al lanzar “Texas Madness”, un EP que incluye tres versiones y dos temas originales.

Faulkner, que es autista, ha alimentado una intensa curiosidad por la música durante la mayor parte de su vida. Cuando era pequeño, pasaba horas todos los días frente al piano, experimentando con los pedales y escuchando los sonidos que hacía cada tecla. Tiempo después, su madre, Christine, contó: “Lo inscribimos en una escuela de patología del habla y en ese momento no emitía palabras. Un día, el director salió corriendo y nos dijo: ‘¡Noah cantó una canción entera!’. Cantó antes de hablar de verdad. Es su primer idioma”.

El interés de Faulkner por la guitarra de acero con pedal surge de una temprana inmersión en la música country. “Escuchaba a George Strait cuando quería escuchar algo que fuera alegre y fiel”, explicó. “Me encanta la guitarra de acero con pedal en sus canciones. Me gusta su sonido sostenido y ambiental”. Su profesor de música, Bukka Allen (hijo del artista de Lone Star, Terry Allen), le presentó a los Faulkner a Lloyd Maines, quien es algo así como la realeza del country de Texas, tras haber tocado con Robert Earl Keen, Joe Ely y ambas generaciones de Allen.

Maines ayudó a la familia a encontrar una buena guitarra de acero con pedal para principiantes: una Mullen, la misma marca que él toca. Tras instalarla en su casa, le dio a Faulkner su primera y única lección, enseñándole cómo sujetar la barra, cómo llevar las púas y qué hace cada pedal. “Le toqué una vieja canción de Bob Wills llamada ‘Steel Guitar Rag’, que es difícil de tocar”, recordó Maines en una entrevista telefónica. “Le tomó un tiempo descifrar cómo sostener la barra, pero casi de inmediato tocó para mí la parte básica de esa canción”.

Faulkner se sumergió en la historia del instrumento y aprendió técnicas emulando a sus intérpretes favoritos y explorando la gama de sonidos que podían extraerse de sus cuerdas. Después de que comenzó a grabar versiones y composiciones originales en GarageBand y a subir videos a YouTube, sus padres sintieron la oportunidad de introducir algo de estructura en la vida de su hijo y de posiblemente encaminarlo hacia una carrera profesional sostenible.

“Es muy bueno con los horarios”, dijo Jay, quien tocó el bajo y la guitarra en “varias bandas sin nombre” en Austin. “Así que lo desafiamos a hacer un video por día durante un año. Fue solo para ayudarlo a perfeccionar su oficio como músico. Empezó a despertarse por las mañanas, hacíamos una canción y la publicábamos. Lo hacíamos muy rápido”.

En poco tiempo, esos videos involucraron a toda la familia. Jay normalmente tocaba la guitarra acústica justo fuera del encuadre y, después de la temporada de fútbol, cuando Nate ya no tenía práctica, aprendió a tocar el bajo y se instaló en un lugar justo detrás del hombro izquierdo de su hermano. Cuando su perra, Kara, no paraba de meterse en las tomas, Christine la mantenía tranquila con un trozo de tocino al lado de la cámara. “Estoy muy contento de poder hacer lo que disfruto con mi familia todo el tiempo, todos los días”, dijo Nate. “Es lo mejor del mundo”.

Noah Faulkner, conocido como Pedal Steel Noah, usa coloridos Crocs, su calzado característico cuando toca, en su casa en Austin, Texas, el 18 de marzo de 2024. (Eli Durst/The New York Times)
Noah Faulkner, conocido como Pedal Steel Noah, usa coloridos Crocs, su calzado característico cuando toca, en su casa en Austin, Texas, el 18 de marzo de 2024. (Eli Durst/The New York Times)

Faulkner ha evolucionado rápidamente en un músico sofisticado, que equilibra el dominio técnico con la visión artística. En lugar de simplemente recrear viejos éxitos, los reinterpreta, utilizando sus motivos familiares para explorar un estado de ánimo o una idea en particular, un enfoque que dispersa tanto la novedad como la nostalgia.

Tim DeLaughter, quien invitó a Faulkner a ser telonero para su veterano coro punk The Polyphonic Spree, lo ve como un artista distintivamente texano, uno que toma las lecciones y las libertades de los músicos más veteranos. “Resuena Texas”, dijo DeLaughter en una entrevista telefónica. “Noah trae música pop de todas partes, pero le incluye un aire de Texas. Eso realmente me resuena, porque somos un estado loco que produce mucho arte inusual y único. Al mismo tiempo, Noah transmite su propia personalidad. Hay alegría allí”.

c.2024 The New York Times Company