Anuncios

Borrell pide hablar de proceso de dos Estados en lugar de proceso de paz en Oriente Medio

Bruselas, 22 ene (EFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, pidió este lunes dejar de hablar de un proceso de paz en Oriente Medio para hablar de un proceso de dos Estados, israelí y palestino, para el que propondrá hoy una hoja de ruta.

"Creo que tenemos que dejar de hablar de paz, de proceso de paz, y empezar a hablar más concretamente sobre un proceso para una solución de dos Estados (…) La manera de nombrarlo es importante", indicó Borrell a la prensa a su llegada a un Consejo de ministros de Exteriores de la UE.

Los ministros europeos intercambiarán puntos de vista por separado por sus homólogos de Israel, Palestina, Arabia Saudí, Egipto y Jordania, así como al secretario general de la Liga Árabe, que han sido invitados a Bruselas.

"De ahora en adelante, no hablaré del proceso de paz, sino del proceso de solución de dos Estados", insistió Borrell, que hoy presentará a los ministros un decálogo para acabar con el conflicto entre Israel y Palestina, y que contempla la creación de un Estado palestino y la normalización de las relaciones entre Israel y el mundo árabe.

El jefe de la diplomacia comunitaria dejó claro que hay que "estudiar las causas subyacentes que evitan que la solución sea implementada", entre las que incluyó al grupo islamista Hamás.

"Pero hay otras, y este enfoque integral tiene que ser estudiado y discutido", apuntó.

Preguntado por la negativa del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a la solución de dos Estados, Borrell dijo ser consciente de que tiene "una posición diferente" pero recordó que las Naciones Unidas ha pedido esa medida y que "toda la comunidad internacional la apoya".

"Si no están de acuerdo, tendremos que discutirlo, por eso estamos aquí", agregó.

"¿Qué otras soluciones tienen (los israelíes) en mente? ¿Que vivan todos los palestinos o matarlos?", se preguntó, y añadió que 25.000 ya han perdido la vida en Gaza, el 70 % de ellos mujeres y niños.

Borrell afirmó que "la manera de destruir a Hamás, no es lo que están haciendo", ya que "están sembrando odio por generaciones".

En ese sentido, volvió a rechazar y condenar los ataques de Hamás a Israel y el respeto a las víctimas, pero recalcó que "la paz y la estabilidad no pueden construirse solo con medios militares, y no con la dogma particular en que están usando los medios militares".

El político español enfatizó que "la situación humanitaria no puede ser peor" en Gaza, y se preguntó cuántos muertos son demasiados.

La coordinadora de la ONU para la ayuda a Gaza, Sigrid Kaag, también estará hoy en el Consejo para informar de los intentos para que la ayuda humanitaria entre en la Franja.

De acuerdo a un borrador del plan de paz de Borrell, al que tuvo acceso Euractiv, socio de EFE, entre las medidas propuestas figura la creación de un Estado palestino independiente "que viva al lado de Israel" y la "plena normalización" de las relaciones entre el Estado judío y los países del mundo árabe.

Excluye como interlocutor palestino al movimiento islamista Hamás, que actualmente gobierna Gaza y que está considerado un grupo terrorista por la UE y Estados Unidos.

Los territorios de Gaza y Cisjordania estarían representados en unas eventuales negociaciones de paz por la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), según el borrador.

El plan supedita el fin del conflicto al establecimiento de unas negociaciones de paz que, en primera instancia, serían pilotadas por la comunidad internacional, y admite que "no es realista suponer" que en un futuro cercano los israelíes y los palestinos -representados por la ANP y la OLP- quieran participar "en negociaciones de paz bilaterales para lograr una paz integral".

Por ello, la hoja de ruta propone de entrada "una fuerte participación internacional" en el proceso, que se iniciaría con la celebración de una conferencia de paz "preparatoria" que siente las bases de la negociación posterior entre los propios israelíes y palestinos.

(c) Agencia EFE