Anuncios

Axel Kicillof busca en Nordelta evasores con casas y embarcaciones de lujo

Kicillof busca en Nordelta evasores con casas y embarcaciones de lujo
Kicillof busca en Nordelta evasores con casas y embarcaciones de lujo - Créditos: @ARBA

La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) desplegó este miércoles un operativo integral de fiscalización en Nordelta, partido de Tigre, con el objetivo de detectar evasores y “recuperar deuda en segmentos de altos ingresos”, informaron desde el gobierno de Axel Kicillof.

De acuerdo con el comunicado de prensa, las acciones están centradas en yates de lujo no registrados o con un importante nivel de deuda en el Impuesto a las Embarcaciones Deportivas, por lo que pueden ser secuestrados por ARBA.

El operativo fue desplegado con un equipo de más de 30 agentes del organismo cuyo objetivo es hallar edificios, casas y piletas cuyos sus propietarios no declararon ante el fisco. Esa omisión implica la evasión del tributo Inmobiliario.

Los propietarios de vehículos de alta gama que poseen deudas del Impuesto a los Automotores también están en la mira de los agentes de ARBA, por lo que quienes viven en Nordelta, de ser deudores, deberán pagar lo adeudado con los cargos punitivos debidos.

En 2020, Kicillof decidió comenzar con un proceso de regularización en los barrios cerrados que no contaban con la subdivisión de los terrenos, por lo que se encontraban en una situación “irregular” para ARBA, es decir, que cuando ven el catastro el terreno figura como baldío o tierra rural y por esas tipificaciones se recaudan menos impuestos que los que corresponderían.

La semana pasada, vecinos del barrio privado Pilar del Este realizaron una protesta en la que denunciaron a través de la plataforma change.org cómo les impactan los aumentos de hasta un 200% del impuesto inmobiliario que comenzará a llegar este mes de febrero.

En ese caso, Cristian Girard, director ejecutivo del organismo afirmó que son los desarrolladores quienes “por incumplimientos, no asumen el pago de impuestos en su ecuación de negocios y los trasladan a los compradores a través de las expensas”.

En estos casos “no hay evasión fiscal”, pero los desarrolladores -que son los que abonan hasta que les pasan las partidas a los propietarios- “dilatan la recategorización como una estrategia” para pagar menos, afirman desde el organismo provincial.