Anuncios

La ausencia de uno de los favoritos vuelve a marcar el segundo debate presidencial en Panamá

David (Panamá), 13 mar (EFE).- El segundo debate presidencial este miércoles en Panamá estuvo marcado, al igual que el primero, por la ausencia de José Raúl Mulino, uno de los principales candidatos según las encuestas para las elecciones del próximo 5 de mayo, y que sustituye en la carrera electoral al expresidente Ricardo Martinelli, que fue inhabilitado este mes tras ser condenado a más de diez años de prisión por un caso de corrupción.

Si en el primer debate electoral en febrero Mulino no pudo participar porque aún no había sido inhabilitado oficialmente Martinelli, que se encontraba ya asilado en la embajada de Nicaragua en Panamá, en esta ocasión fue el propio candidato el que "declinó la invitación" a esta cita, según anunció la moderadora.

Su candidatura, sin embargo, no está garantizada, porque aunque Mulino era el compañero de fórmula de Martinelli en el partido Realizando Metas (RM) y cuenta con su respaldo, no fue elegido en unas primarias ni recibió un acta oficial por parte del ente electoral, lo que llevó a la Corte Suprema de Justicia a aceptar una demanda de inconstitucionalidad contra esa postulación, según se conoció este mismo miércoles, que está siendo estudiada.

Así, en el estrado del debate, situado en un centro deportivo en la ciudad occidental de David, quedó vacío uno de los ocho taburetes, el destinado a Mulino, que esquivó las preguntas de los 60 jóvenes panameños de entre 18 y 35 años seleccionados de forma aleatoria en todo el país. Un rango de edad que según el Padrón Electoral se corresponde con el 38,9 % de los algo más de 3 millones de panameños llamados a las urnas en mayo.

Los candidatos que sí acudieron fueron el expresidente Martín Torrijos (2004-2009), por el Partido Popular (PP); el actual vicepresidente José Gabriel Carrizo, por el Partido Revolucionario Democrático (PRD); Rómulo Roux, por la alianza de Cambio Democrático (CD) y el Partido Panameñista (PPa); Ricardo Lombana, por el partido Movimiento Otro Camino (Moca), y los aspirantes por la libre postulación Melitón Arrocha, Maribel Gordón y Zulay Rodríguez.

La corrupción, la clave

El tema de la corrupción abrió el debate, como ha protagonizado parte de la campaña electoral.

"Aquí vemos una silla vacía, producto precisamente de la corrupción", recordó el oficialista Carrizo, que criticó "la doble moralidad, decir una cosa y hacer otra" de ciertos candidatos.

Una de las propuestas que se repitió para luchar contra esta lacra de la corrupción fue la que propusieron tanto Lombana como Roux, que adelantaron que convocarían al inicio de sus gobiernos, si son elegidos, una Asamblea Constituyente.

Lombana buscará con ella "cambiar las normas que han protegido a los corruptos por todos estos años", eliminando el fuero penal electoral y sus privilegios, mientras que Roux aseguró que nada más llegar al poder iniciará un "proceso de Asamblea Constituyente para desmantelar un sistema político que protege y que blinda la impunidad, incluyendo la disminución del tamaño de la Asamblea y la eliminación de los privilegios de la clase política".

"La corrupción se ha robado el futuro de nuestros jóvenes, y se está robando la capacidad de atraer las inversiones que necesitamos para generar los más de 500.000 empleos que ustedes se merecen", subrayó Roux.

También el expresidente Torrijos recordó a los jóvenes que ​"la corrupción no es que les está robando su futuro, les está quitando el presente", con problemas por ejemplo en el acceso a las becas, y destacó la problemática del alto precio de los medicamentos, fruto de procesos corruptos de adquisición y compra.

Las dos candidatas por libre postulación, Gordón y Rodríguez, coincidieron en los miles de millones de dólares que perdieron las arcas del Estado por actos de corrupción, por lo que, remarcó esta última, hay "que barrer todo" para "sacar a esos corruptos".

"Vivimos bajo un estado delincuencial y corrupto, no solo ello, un modelo que se reproduce como hongo (...) Todos los poderes del estado están inmersos en corrupción", sentenció Gordón, con el perfil más de izquierdas de los candidatos, que dijo que es necesario "nacer de nuevo".

Antes de este debate se conoció la última encuesta de intención de voto, publicada el martes por el diario La Prensa, en la que Mulino ocupó un muy destacado primer puesto con un 26 % de respaldo, seguido en el segundo lugar prácticamente empatados por Lombana, Torrijos y Roux, con algo más del 10 %, luego Rodríguez y Carrizo, por encima del 6 %, y Gordón y Arrocha, con más del 1 %. Casi un 26 % se mostró indeciso o que no votaría por ninguno de ellos.

El tercer y último debate antes de las elecciones se celebrará el próximo 17 de abril en la Ciudad de Panamá.

(c) Agencia EFE