Anuncios

Atlético de Madrid y una durísima eliminación en la Copa del Rey: perdió por goleada con Athletic Bilbao

Derrumbado y preocupado, Diego Simeone no lo puede creer, con los simpatizantes del Athletic detrás
Derrumbado y preocupado, Diego Simeone no lo puede creer, con los simpatizantes del Athletic detrás - Créditos: @ANDER GILLENEA

Atlético de Madrid, dirigido por Diego Simeone y con tres campeones del mundo como titulares, chocó de frente contra un Athletic Bilbao descomunal, perdió por 3 a 0 y quedó eliminado en las semifinales de la Copa del Rey. Arrancó en desventaja tras haber perdido 1-0 como local en el primer encuentro y además no tenía a su principal figura, el francés Antoine Griezmann, pero la actuación del popular equipo de Madrid no estuvo a la altura de la tradición del entrenador argentino.

No tuvo enjundia. Rebeldía, compromiso táctico. Fue una de las peores versiones del Colchonero, desde que el efusivo entrenador argentino está bajo su conducción. El encuentro se jugó en el mítico estadio San Mamés de la ciudad de Bilbao. No hubo equivalencias, desde el principio hasta el final. Iñaki Williams abrió el marcador luego de una asistencia de Nico, su hermano. Nico Williams selló el segundo luego de una asistencia de su hermano, Iñaki, en un ida y vuelta familiar que abrió bien grandes los ojos a todo el estadio, por su querible historia en común.

Una flojísima tarea de Rodrigo De Paul en el San Mamés
Una flojísima tarea de Rodrigo De Paul en el San Mamés - Créditos: @ANDER GILLENEA

Gorka Guruzeta marcó el 3-0, que acabó la faena. Lo que siguió en la última media hora fue un monólogo tímido del Aleti, que pudo descontar, pero fue demasiado tarde. Lo más doloroso es que Simeone (su equipo, en realidad), no estuvo a la altura de las circunstancia. Eso es lo que más le debe llamar la atención al Cholo. Casi nunca estuvo en partido. Y los hinchas locales se la agarraron con él.

La tradicional Copa del Rey había consagrado a su primer finalista el martes último, el sorprendente Mallorca, que eliminó a la Real Sociedad en una dramática definición por penales, y espera ahora por el enorme equipo vasco, un histórico de la tradicional competencia.

Justamente, el Athetic, que ganó la Copa del Rey en 27 ocasiones, llegó con ventaja a la segunda semifinal luego de haberse impuesto en el primer encuentro con un gol de Alex Berenguer. Esa diferencia fue psicológica: lo que ocurrió en estos 90 minutos, fue real. Y al espectáculo le sobró, literalmente, todo un tiempo.

El “Atleti” de los campeones del mundo Nahuel Molina, Rodrigo De Paul y Ángel Correa, que fue 15 veces campeón de la Copa del Rey, no pudo en ningún momento revertir la eliminatoria en un certamen en que mostró su mejor versión frente a Real Madrid y Sevilla. Flojos el defensor y el delantero, reemplazados como casi siempre por el Cholo. Y De Paul no tuvo pasta ni para pelear, luchar, exigir hasta con palabras. Los campeones del mundo dejaron una preocupante tarea.

Simeone, quien en su etapa como jugador colchonero alzó la Copa del Rey en 1996 frente a un Barcelona plagado de estrellas, sufrió demasiado por la ausencia de Griezmann, con un esguince de tobillo que también lo había marginado de los últimos compromisos del equipo. “Antoine no va a participar del partido, necesitamos que se recupere bien. Hizo un grandísimo esfuerzo para intentar estar a disposición, pero no llega”, subrayó Simeone, unas horas antes, y se inclinó por Correa, de buen 2024. Otra baja sensible que tuvo Atlético fue el zaguero uruguayo José María Giménez, con una lesión muscular.

La final de la Copa del Rey 2023/24 será el sábado 6 de abril, en el Estadio Olímpico de La Cartuja, en Sevilla. El ganador del torneo se clasificará a la etapa de grupos de la próxima edición de la Europa League. Así, los Leones disputarán el partido por el título por tercera vez en sus últimas cinco ediciones, tras las derrotas ante la Real Sociedad en la campaña 2019/20 y contra Barcelona en el curso 2020/21.

Luego del partido, los hinchas locales apuntaron a Simeone: “Que bote Simeone, que bote Simeone”. El cántico fue directo al corazón del Cholo, abrumado por la derrota. Evidentemente, fue algo personal. “No tuvimos la contundencia ofensivamente”, dijo el técnico del Atlético, tras el encuentro. ”Tenemos que ser más fuertes porque tenemos las características en los futbolistas para serlo. El gol va a llegar, son momentos”, añadió. “Vamos a ir a otra final y estamos encantados”, dijo el entrenador del Athletic Club, Ernesto Valverde.