Anuncios

Aragonès y Urkullu respaldan una propuesta que defiende la autodeterminación en la UE

Bruselas, 31 ene (EFE).- El presidente de la Generalitat de Cataluña, Pere Aragonès, y el lehendakari, Iñigo Urkullu, dieron hoy su apoyo a una iniciativa para fomentar el derecho de autodeterminación en el seno de la Unión Europea.

"Nos dicen que esto hoy es imposible", pero también "nos decían que nunca aceptarían una amnistía, que pese al contexto, avanza y estoy convencido que será aprobada en el marco del Parlamento español", dijo Aragonès en su intervención en un acto organizado en las instalaciones del Parlamento Europeo en Bruselas.

El político de ERC dijo que los catalanes siempre han "apostado por la democracia" y por la "voluntad de soberanía".

"Lo hicimos el 1 de octubre de 2017 y lo volveremos a hacer hoy", añadió Aragonès, quien subrayó que "el futuro solo se construirá con más democracia".

Urkullu, por su parte, dijo que "la UE ha de dar cabida, protagonismo y cauce de expresión a la pluralidad de realidades nacionales que la conforman".

El político nacionalista vasco pidió también que el proyecto europeo sitúe "a las personas en el centro" y llamó al bloque comunitario a "evitar la tendencia a la recentralización a la que estamos asistiendo".

Urkullu reclamó "un estatus único y singular" para las regiones con idioma propio y capacidades legislativas pero sin Estado, y señaló que la propuesta sometida a debate en un acto organizado por el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea de la Eurocámara en el Parlamento Europeo es "un buen punto de partida para un debate sosegado".

La propuesta, presentada el pasado septiembre por siete eurodiputados, sugiere que la Unión Europea se convierta en un observador neutral de los procesos de autodeterminación, que contribuya como mediador independiente en caso de un conflicto o que actúe cuando el Estado miembro o territorio independentista "esté en riesgo de violar los valores europeos" en el marco de la autodeterminación, entre otros puntos.

"La actitud de la UE debe ser proactiva y no reactiva", dijo el presidente del Gobierno vasco.

Por su parte, el presidente del Consejo Ejecutivo de Córcega, Gilles Simeoni, señaló que la iniciativa "nace de una carencia", ya que la UE nunca "ha intervenido dentro de sus fronteras para resolver conflictos políticos".

"Entiendo que el camino va a ser largo, pero es un camino para que Europa no sea sólo la Europa de los Estados, sino la Europa de los pueblos sin Estado, de los ciudadanos y las ciudadanas", dijo Simeoni.

Las intervenciones de los presidentes regionales se produjeron al término de un debate al que asistieron el eurodiputado corso François Alfonsi, los vascos Pernando Barrena (Bildu) e Izaskun Bilbao (PNV), el irlandés Chris MacManus (Sinn Féin), la bretona Lydie Massard, la gallega Ana Miranda (BNG) y los catalanes Diana Riba (ERC) Jordi Solé (ERC).

También se acercaron al auditorio los europarlamentarios de Junts Toni Comín y Clara Ponsatí, pero no así su compañero y expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Aragonès y Comín mantuvieron una breve conversación tras el acto, celebrado un día después de que Junts votara en contra del proyecto de Ley de Amnistía en el pleno del Congreso.

(c) Agencia EFE