Anuncios

ALBA condena destrucción "injustificable" del avión venezolano-iraní decomisado por EE.UU.

Caracas, 1 mar (EFE).- La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) condenó este viernes la "injustificable destrucción de la aeronave Boeing 747, propiedad de la Empresa de Transporte Aerocargo del Sur (Emtrasur), filial de la aerolínea venezolana Conviasa, por parte de las autoridades de los Estados Unidos", denunciada el jueves por el presidente Nicolás Maduro.

En un comunicado, la alianza denunció que la "destrucción física" de la aeronave venezolana-iraní es "otra de las innumerables consecuencias de las criminales medidas coercitivas unilaterales impuestas por el gobierno estadounidense que atentan contra la soberanía y el patrimonio de la República Bolivariana de Venezuela".

Este jueves, durante una concentración masiva en Caracas, el jefe de Estado venezolano acusó a Estados Unidos de "descuartizar" el avión de la aerolínea venezolana Emtrasur Cargo, que estuvo 20 meses retenido en Argentina por sospechas de espionaje y que fue trasladado el pasado 12 de febrero al país norteamericano, en respuesta a un pedido de decomiso.

El mandatario aseguró que la aeronave fue partida "a pedazos", y que "le quitaron el color de la bandera" del país caribeño, además de borrarle el nombre de Emtrasur, en un aeropuerto de Miami.

En su escrito, difundido en redes sociales, la ALBA se sumó al rechazo de este hecho y aseguró que "respalda todas las acciones legales, diplomáticas y políticas que las instituciones venezolanas emprendan".

El Boeing 747 llegó el 12 de febrero al sur de Florida procedente del Aeropuerto Internacional de Buenos Aires, en la localidad de Ezeiza.

La aeronave aterrizó en Argentina en junio de 2022 con una tripulación de cinco iraníes y catorce venezolanos, que fueron retenidos inicialmente por la Justicia argentina y más tarde puestos en libertad por falta de pruebas por el supuesto delito de financiación de actividades terroristas.

El avión fue propiedad de la aerolínea iraní Mahan Air y actualmente pertenecía a Emtrasur Cargo, filial de la estatal venezolana Conviasa, empresas que están sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

El 11 de febrero, el Gobierno argentino transfirió la custodia del Boeing 747 a Estados Unidos en cumplimiento de una orden del Tribunal del Distrito de Columbia (EE.UU.).

Estados Unidos reclamaba la aeronave, porque fue transferida a un tercero por parte de Mahan Air sancionada por Washington, lo cual "violó las leyes de control de exportaciones de Estados Unidos", según el fiscal general adjunto Matthew Olsen.

Tras conocerse que la aeronave dejó Buenos Aires, el Gobierno de Venezuela advirtió que dará una "respuesta contundente, directa y proporcionada ante este ataque, para lo cual usará todos los recursos disponibles en el marco de la Constitución nacional, la diplomacia y el Derecho Internacional".

(c) Agencia EFE