Anuncios

Desde 2019 van 20 mujeres transgénero asesinadas

CIUDAD DE MÉXICO, enero 17 (EL UNIVERSAL).- En México, desde 2019 hasta la fecha, 20 mujeres transgénero dedicadas a la defensoría de los derechos humanos de su comunidad fueron asesinadas con violencia por motivos relacionados a la transfobia o su labor de activismo, según el mapa de homicidios de personas LGBT+ de la organización civil Letra Ese.

De acuerdo con ese instrumento de recolección de datos, la Ciudad de México es una de las entidades más peligrosas para las activistas transgénero, ya que, en este sexenio, del total de los crímenes, cinco ocurrieron en la capital del país.

De ese número, el primer transfeminicidio sucedió el 22 de septiembre de 2019, cuando Itzayana López, activista por el trabajo sexual, fue asfixiada por su pareja en la alcaldía Álvaro Obregón. Tres meses más tarde, Nayhelli Andrea, promotora de los derechos sexuales de la comunidad, fue hallada muerta en la alcaldía Iztapalapa y, presuntamente, también fue víctima de asfixia.

Tres años después, el 22 de enero de 2022, Ximena García, activista en favor de los derechos políticos de la comunidad fue encontrada con rastros de apuñalamiento en las calles de la alcaldía Azcapotzalco.

En ese mismo año, el 10 de julio, Camila Bolocco, activista chilena naturalizada como mexicana, fue encontrada en estado de descomposición en su departamento en la alcaldía Benito Juárez.

El último caso registrado en el conteo de la Ciudad de México fue el transfeminicidio de la activista y política, Samantha Gomes Fonseca, quien fue asesinada a balazos cuando viajaba en un automóvil en la alcaldía Xochimilco.

En el segundo lugar del conteo de mujeres transgénero defensoras de derechos humanos asesinadas durante este sexenio, aparece el Estado de México, con un alto índice de letalidad como resultado de cuatro homicidios en este lapso.

El primer transfeminicidio en la entidad aconteció el 20 de enero de 2021, cuando Naomi Alonso, activista por los derechos sexuales de las identidades transgénero, fue asesinada dentro de su vehículo en el parque ecoturístico El Ocotal, de San Pedro Tezompa, en el municipio de Chalco, Estado de México.

Seis meses después, el 22 de julio de 2021, en Mexicaltzingo, Estado de México, fue cuando el cuerpo de Aline, voluntaria de un centro de rehabilitación para personas LGBT+ que padecen alcoholismo y drogadicción, fue encontrado en su casa junto al de su mascota, que también fue asesinada.

En el siguiente mes, el 21 de agosto, Catalina Santos Arévalo, defensora de los derechos de la comunidad, fue apuñalada en Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Un año más tarde, el 12 de noviembre de 2022, Karen Sánchez, activista por los derechos de las personas transgénero seropositivas, fue ultimada de un disparo cuando un vehículo se detuvo frente a ella en la avenida Paseo Tollocan, en Toluca, Estado de México.

En el tercer lugar de los estados con más transfeminicidios se encuentran Baja California, Chihuahua y Guanajuato, con dos incidentes y, al final de la lista, Durango, Michoacán, Morelos, Oaxaca y Tabasco, con un asesinato por estado.

Entre estos últimos hechos se encuentra el homicidio de Miriam Noemí Ríos, mujer transgénero, comisionada y militante de Movimiento Ciudadano, quien fue víctima de un ataque armado mientras se encontraba en su puesto de venta de gorras en el municipio de Zamora.

Los años de mayor incidencia de homicidios fueron 2020, 2021 y 2022, con cinco homicidios cada uno. Luego, 2019, con tres asesinatos y, al último, 2024, con dos asesinatos registrados en menos de 15 días.

Desde 2022, Letra Ese advirtió la escalada de violencia en contra de las identidades transgénero, no sólo activistas, sino mujeres y hombres, quienes al igual que los defensores de derechos humanos, fueron agredidos en su mayoría por motivos de transfobia.

Hasta 2023, el organismo civil tiene contabilizados 216 asesinatos de personas de la comunidad transgénero en todo el país, entre los cuales la mayoría se llevó a cabo en el norte y centro de México.

Letra Ese denunció una enorme cifra negra entre los homicidios que no se denuncian o de los que no hay rastro, por ello, en las recomendaciones emitidas tras la presentación del informe Los Rastros de la Violencia por Prejuicio: Violencia Letal y No Letal contra las personas LGBT+ en México 2022, divulgado en 2023, el organismo urgió al gobierno federal a elaborar un protocolo específico de investigación, seguridad y garantías de acceso a la justicia para los homicidios cometidos por transfobia.