Anuncios

Casi 100.000 nuevos desplazados, incluidos 61.500 niños, por el yihadismo en Mozambique

Maputo, 5 mar (EFE).- Más de 99.300 personas -incluidos cerca de 61.500 niños- se vieron desplazadas en el norte de Mozambique, en la provincia de Cabo Delgado, por una nueva ola de violencia yihadista en los últimos dos meses, informó este martes la ONG humanitaria Save The Children.

En un comunicado, la ONG señaló que se registraron múltiples casos de enfrentamiento violento entre los yihadistas y las fuerzas de seguridad en numerosos distritos, lo que obligó a esas personas a huir de sus hogares entre el 22 de diciembre y el 3 de marzo pasados.

"La reciente oleada de conflictos y ataques representa un importante revés en los esfuerzos por reconstruir las vidas de los niños y las familias en Cabo Delgado", afirmó la directora de la organización defensora de los derechos de la infancia en Mozambique, Brechtje van Lith.

"Pedimos el fin inmediato de este conflicto para que los niños puedan vivir una vida pacífica y volver a la escuela", agregó la directora.

El aumento de los ataques se produce después de un período levemente más tranquilo con acciones concentradas en algunos lugares de la parte norte de la provincia.

El año pasado, unas 600.000 personas regresaron gradualmente a sus distritos de origen en un intento de retomar la vida normal, según Save The Children.

Sin embargo, continuaron produciéndose algunos desplazamientos de menor escala debido a los ataques en algunos de distritos de los retornados.

El conflicto ya ha dejado a 540.000 personas desplazadas, más de la mitad de ellas niños, con "repetidos informes de decapitaciones y secuestros, incluidas múltiples víctimas infantiles", recordó la ONG.

Cabo Delgado es campo de batalla desde 2017 del grupo yihadista Al Sunnah wa Jamah (ASWJ), más conocido localmente como Al Shabab, aunque no guarda relación con el grupo homónimo de Somalia.

Los ataques de Al Shabab -identificado en 2021 por Estados Unidos como una "organización terrorista internacional" afiliada al Estado Islámico (EI)- han causado unos 4.920 muertos, incluidos más de 2.120 civiles, según las últimas cifras del Proyecto de Datos de Ubicación y Eventos de Conflictos Armados (ACLED).

Uno de los peores episodios fue el brutal ataque cometido por los yihadistas el 24 de marzo de 2021 en la ciudad costera de Palma -donde se desarrollaban millonarios proyectos gasísticos capitaneados por la multinacional francesa Total-, que causó decenas de muertos y forzó el desplazamiento de unas 70.000 personas.

Ese ataque desencadenó el despliegue en julio de ese año de una fuerza militar conjunta enviada por la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC, en inglés), que tiene previsto completar la retirada del contingente el próximo 15 de julio.

(c) Agencia EFE